Alimentos que no debe comer tu mascota
Usualmente le damos a nuestras mascotas las sobras, pero ¿realmente conocemos cuáles pueden consumir y cuáles los perjudica?
Perro en el campo comiendo sandía
 

Reproduce este artículo

En muchas ocasiones, por más cuidados que tengamos con las mascotas, los perros suelen encontrar y comer algo que no deberían. Muchos de los alimentos que consumimos, como las frutas y verduras, pueden causar estragos en el cuerpo del perro, causando graves problemas de salud. Asimismo, otros de los alimentos que consumimos, pueden proporcionar beneficios para la salud de las mascotas, como fortalecer las articulaciones, mejorar aliento y mejorar el sistema inmune contra alergias.

¿QUÉ NO PUEDE COMER TU MASCOTA?

Foto: Mi Mascota

Alimentos que contengan edulcorante Xilitol

El xilitol es un polialcohol o edulcorante artificial que se encuentra en productos como en la goma de mascar, dulces, o algunas mantequillas de nueces como la mantequilla de maní. El xilitol ocasiona la liberación de insulina en la mascota, provocando insuficiencia hepática, convulsiones y daño cerebral.

Chocolate, café y cafeína

El chocolate, el café y la cafeína contienen sustancias llamadas metilxantinas, que son contraproducentes y hasta peligrosas para la salud de una mascota, puede causar vómitos y diarrea, jadeo, sed, diuresis excesiva, hiperactividad, ritmo cardíaco anormal, temblores, convulsiones e incluso puede ocasionar la muerte del animal.

Cebollas, ajo y cebollino

Estos alimentos pueden causar irritación gastrointestinal en las mascotas y podrían provocar daños en los glóbulos rojos.

Carne cruda o poco cocida, huevos y huesos

La carne cruda y los huevos pueden contener bacterias como la Salmonella y una enzima llamada avidina, que pueden ser perjudiciales tanto para las mascotas como para las personas, disminuyendo la absorción de biotina y provocando problemas en la piel y el pelaje.

Los huesos crudos también pueden ser muy peligrosos para los animales, ya que pueden ahogarse con ellos, y si el hueso se astilla, podría perforar el tracto digestivo de la mascota.

Uvas y pasas

Aunque se desconoce la sustancia tóxica residente en las uvas y las pasas, se sugiere no darles estos alimentos a los perros, ya que pueden causar insuficiencia renal.

Sal y alimentos salados

La sal y los alimentos con mucha sal, como las papas fritas, pueden provocar sed, diuresis excesivas, vómitos, diarrea, depresión, temblores, temperatura corporal elevada, convulsiones e incluso la muerte de las mascotas. 

Nueces

Las nueces, como las almendras, contienen altas cantidades de aceites y grasas que pueden causar vómitos, diarrea y pancreatitis en las mascotas. Las macadamias son especialmente las más peligrosas para las mascotas ya que pueden causar debilidad, depresión, vómitos, temblores e hipertermia.

Alcohol

El alcohol tiene el mismo efecto en el hígado y en el cerebro de un perro que en el de una persona, con la diferencia que si un perro consume solo una pequeña cantidad de alcohol, le puede causar vómitos, diarrea, depresión del sistema nervioso central; además, puede ocasionar problemas de coordinación, dificultad para respirar, coma e incluso la muerte.

Aguacate

Los aguacates tienen algo llamado persin, que puede causar vómitos o diarrea en perros, además,éstos poseen una semilla que puede atascarse en los intestinos o el estómago de la mascota, provocando una obstrucción fatal y dolorosa. 

Leche y productos lácteos

La leche y los productos a base de leche pueden causar diarrea, problemas digestivos y alergias alimentarias, provocando una picazón en diferentes zonas del cuerpo de la mascota.

Caquis, duraznos y ciruelas

Las semillas de caquis pueden causar problemas en el intestino delgado de un perro, bloqueando sus intestinos. Las semillas de durazno y ciruela tienen cianuro, que es venenoso tanto para las personas como para los perros. 

Masa de levadura

Al ser ingerido por las mascotas, este puede causar la inflamación y estiramiento del estómago, provocando mucho dolor en el perro; además, cuando la levadura se fermenta en el interior del estómago y la masa crece, esta produce un alcohol que puede provocar intoxicación.

Canela

La canela y sus aceites pueden irritar el interior de la boca de los perros, generándoles molestias y haciéndolos sentir enfermos, también, puede producir una reducción de azúcar en la sangre que causa diarrea, vómitos, aumento o disminución de la frecuencia cardíaca e incluso la enfermedad hepática.

¿QUÉ PUEDE COMER TU MASCOTA?


Foto: Nutricionista de perros

Tu mascota puede tener una dieta sana y equilibrada con alimentos para perros de calidad. Sin embargo, en pequeñas cantidades, y con los alimentos cocidos, puros y no grasos o muy condimentados, puede consumir: 

Carnes magras

Los perros pueden comer cortes magros de carne que se hayan cocinado bien, quitándoles la grasa y la piel, ya sea del ave o del animal a consumir, y asegurándose de que no contenga huesos.

Algunas frutas frescas

Se le puede dar frutas en rodajas como las manzanas, naranjas, bananos y sandías, siempre y cuando se hayan retirado las semillas, tallos y hojas.

Algunas verduras frescas

Se le puede dar a la mascota una merienda saludable de palitos de zanahoria, judías verdes, rodajas de pepino, rodajas de calabacín o papa al horno. Sin embargo, no permita que su perro coma papas crudas o plantas de papa de la despensa o del jardín. 

Arroz blanco cocido y pasta

Los perros pueden comer arroz blanco o pasta después de cocinarlos sin sal y sin aceite. De tal modo, puede servir una porción de arroz blanco con pollo hervido, ya que en ocasiones puede hacer que la mascota se sienta mejor cuando tenga problemas estomacales.

Pan

Pequeñas cantidades de pan simple (sin especias y definitivamente sin pasas) no le ocasionan daño a los perros, pero tampoco proporcionarán ningún beneficio para la salud. 

Queso

Los perros pueden comer queso en cantidades pequeñas, si no es intolerante a la lactosa. Muchos tipos de queso pueden ser altos en grasa, así que se recomienda la mozzarella. 

Recomendación: Si la mascota consume un objeto extraño o algún alimento que le ocasione daño o lo pueda intoxicar, deberá remitirlo al centro médico veterinario más cercano.