George W. Bush: ¿Cómo vamos a terminar con el racismo sistémico en EE. UU.?
"La única manera de vernos a nosotros mismos con una luz verdadera es escuchar las voces de tantos que están sufriendo", declaró el expresidente
 

Reproduce este artículo

El ex presidente George W. Bush rompió su silencio sobre la muerte del afrodescendiente George Floyd al decir que estaba “angustiado” por su muerte y pidió que Estados Unidos “examine sus trágicos fracasos” cuando se trata de injusticia racial.

“Hemos resistido el impulso de hablar, porque este no es el momento para dar una conferencia”, dijo Bush en un comunicado. “Es hora de que escuchemos. Es hora de que Estados Unidos examine nuestros trágicos fracasos, y mientras lo hacemos, también veremos algunas de nuestras fortalezas”.

“Esta tragedia —en una larga serie de tragedias similares— plantea una pregunta todavía sin respuesta: ¿cómo podemos poner fin al racismo sistémico en nuestra sociedad? La única manera de vernos a nosotros mismos con una luz verdadera es escuchar las voces de tantos que están sufriendo. Aquellos que se propusieron silenciar esas voces no entienden el significado de Estados Unidos”, declaró.

Floyd, un hombre afroamericano desarmado, murió bajo custodia policial el 25 de mayo después de que el ex oficial de policía de Minneapolis Derek Chauvin lo inmovilizara en el suelo y se arrodilló en su cuello durante más de ocho minutos en un momento captado por un video de un teléfono celular.

Chauvin, quien fue despedido de la fuerza junto con otros tres oficiales involucrados en el incidente, fue acusado a fines de la semana pasada de asesinato en tercer grado y homicidio involuntario en segundo grado. También fue acusado de ignorar a otro oficial que expresó su preocupación por Floyd.

El lunes, la oficina del médico forense del condado de Hennepin clasificó la muerte de Floyd como un homicidio, diciendo que su corazón se detuvo cuando la policía lo contuvo y le comprimió el cuello. “El difunto experimentó un paro cardiopulmonar”, dijo la Oficina del médico forense del condado de Hennepin en un comunicado de prensa. 


La muerte de Floyd conmocionó al país y ha llevado a días de protestas, así como a incidentes de saqueo y vandalismo, ya que la ira se desborda por los incidentes de brutalidad policial contra los afroamericanos.

“Sigue siendo un fracaso sorprendente que muchos afroamericanos, especialmente los jóvenes afroamericanos, sean acosados y amenazados en su propio país”, dijo Bush.

Las protestas y disturbios han dividido a una nación que todavía se recupera del brote de coronavirus, con el presidente Trump amenazando a los gobernadores que desplegaría el ejército en los estados que no eliminaran las protestas violentas.

Bush, el último presidente republicano antes de Trump, adoptó un tono diferente en su declaración del martes, expresando solidaridad con las protestas contra la injusticia racial y al mismo tiempo condenando cualquier saqueo o violencia.