Denuncia ciudadana: "Viene un ciclón y estamos bajo los escombros"

La ciudadana Zoila Sánchez Pérez denunció este lunes que hace diez días se derrumbó su vivienda y, a horas de la llegada del huracán Ian, no tiene techo bajo el cual guarecerse.
Denuncia ciudadana: "Viene un ciclón y estamos bajo los escombros"
 

Reproduce este artículo

La ciudadana Zoila Sánchez Pérez denunció este lunes que hace diez días se derrumbó su vivienda y, a pocas horas de la llegada del huracán Ian, no tiene techo bajo el que guarecerse con su hija y su nieto de ocho años.

"El 16 de septiembre a las cinco de la mañana se me derrumbó el techo y por poco me mata porque estaba durmiendo. Le doy gracias a Dios que algo me despertó y me levanté de la cama rápido", relató a ADN Cuba la mujer de la tercera edad residente en La Habana.

A pesar de que despertó a tiempo, cuenta que tuvo un sobresalto, porque los escombros le "atrabancaron un pie", pero pudo sacarlo a tiempo y resguardarse en la cocina cuando se derrumbó "todo el techo".

"Mi casa colapsó completa, no he podido entrar ahí por todos los escombros. Estas son las alturas que todavía no han venido a recogerme los escombros" denuncia su hija, Daimarys Mercader Sánchez, quien asegura que el menor que vive en la casa no ha podido ir a la escuela porque "su ropita está debajo de esos escombros".

Ambas aseguran que "han acudido a todos los medios habidos y por haber y todavía nada", y refieren que han presentado su caso en las oficinas de la Vivienda y la de Bienestar Social, pero no han obtenido respuestas.

Mercader Sánchez declara que necesitan ayuda porque tanto ella como su madre presentan problemas de salud.

"Yo tengo una neurotoxoplasmosis, una enfermedad que no se quita a base de medicamentos, mi mamá, operada de una radical de mama tampoco puede trabajar", explica la joven, y agrega que necesita imperiosamente que el niño regrese a la escuela.

La mayor preocupación de la familia es que se espera la llegada del huracán Ian, un evento hidrometeorológico que coloca a la familia en una extrema vulnerabilidad. "Viene un ciclón y estamos bajo los escombros", insistió la anciana.

Ian se convirtió en la tarde de este lunes en un huracán categoría dos al alcanzar vientos máximos sostenidos de 100 millas por hora (mph), según el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés), con sede en Miami, mientras se aproxima a la costa sur del occidente de Cuba y continúa ganando fuerza en las aguas del mar Caribe.

Según los pronósticos, el fenómeno se fortalecerá en las próximas horas y se espera que produzca un impacto significativo de vientos y marejadas en el occidente de Cuba.

Recomendaciones

 

Relacionados