La canela y sus beneficios

La canela tiene beneficios que ayudan a prevenir o tratar diferentes tipos de enfermedades como el cáncer, VIH, entre otros. Descubre qué otros beneficios te trae el consumo de la canela en tus comidas.
Beneficios de la canela
 

Reproduce este artículo

La canela es una especia que proviene de la corteza interna de los árboles de la familia Cinnamomum, conocido como canelo, con una altura de 10 a 15 metros, y se obtiene pelando y frotando sus ramas. Es originaria del Caribe, Sudamérica y el Sudeste asiático.

Los compuestos en la canela tienen propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, antidiabéticas y antimicrobianas, que pueden ofrecer protección contra el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, entre otras afecciones. También se ha usado desde hace miles de años como tratamiento de la tos, la artritis y el dolor de garganta.

 
Tipos de canela

Se encuentra en forma de polvo o entera, como trozos de corteza. También se puede usar aceite esencial de canela y suplementos. Hay dos tipos principales de canela: Cassia y Ceilán. Los dos tienen diferentes perfiles nutricionales. La canela de Ceilán proviene de Sri Lanka. Mientras que la canela Cassia, por otro lado, se origina en el sur de China. 

 
Beneficios

Mejora de infecciones fúngicas

El aceite de canela es efectivo contra un tipo de Candida que afecta el torrente sanguíneo, esto puede deberse a sus propiedades antimicrobianas; es por ello que el aceite de canela desempeña un papel fundamental en el tratamiento de este tipo de infección.

Influye en los niveles de azúcar en la sangre

La canela cassia puede reducir los niveles de azúcar en la sangre. Personas con diabetes pueden consumir 6 gramos de canela al día en un lapso de 40 días a 4 meses, lo que les permite bajar los niveles triglicéridos, colesterol de lipoproteínas de baja densidad y colesterol total.

Previene la enfermedad de Alzheimer

Un extracto presente en la corteza del canelo, contiene propiedades que pueden prevenir el desarrollo de síntomas del Alzheimer. Se puede usar durante las terapias para el Alzheimer, ayudando a disminuir las placas amiloides, y mejorar la capacidad de pensar y razonar.

Brinda protección contra el VIH

La corteza de la canela y el cardiospermum halicacabum son eficaces para reducir la actividad del VIH. Esto no significa que los alimentos que contienen canela puedan tratar o prevenir el VIH, pero los extractos de la canela podrían formar parte de la terapia contra el VIH

Previene la esclerosis múltiple (EM)

La canela podría tener un efecto antiinflamatorio en el sistema nervioso central, incluidas partes del cerebro. Además, puede proteger las células T que regulan las respuestas inmunes.

Las personas con EM parecen tener niveles más bajos de T que las personas sin la afección. El tratamiento con canela evita la pérdida de ciertas proteínas específicas de T, además, restablece los niveles de mielina. La EM ocurre cuando el recubrimiento de mielina en las células nerviosas se daña.

Disminuye los efectos de las comidas ricas en grasas

Las dietas ricas en especias antioxidantes, incluida la canela, pueden ayudar a reducir la respuesta negativa del cuerpo al comer comidas ricas en grasas. Consumir comidas que contengan aproximadamente 14 g de una mezcla de especias, provocan el aumento del antioxidante, y disminuye la insulina y los triglicéridos.

Tratamiento y curación de heridas crónicas

Los compuestos antimicrobianos de menta y canela en pequeñas cápsulas pueden matar las biopelículas bacterianas y promover la activación de la curación. De esta manera, la menta y la canela podrían convertirse en parte de un medicamento para tratar heridas infectadas.

Reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular

Varios compuestos en la canela pueden beneficiar al sistema cardiovascular. El cinamaldehído, compuesto orgánico responsable del sabor y del olor característico de la canela, ayuda a reducir la presión arterial, obteniendo como resultado una mejor función cardíaca.

Previene el cáncer

El cinamaldehído puede tener propiedades antitumorales y anticancerígenas. Disminuye los niveles de estrés oxidativo en las células de melanoma.

Otros beneficios

Algunas personas usan suplementos de canela para tratar problemas digestivos, diabetes, pérdida de apetito y otras afecciones. También juega un papel en la medicina tradicional para el tratamiento de la bronquitis.

Una cucharada de canela molida con 2.6 g contiene:

  • Energía: 6.42 calorías
  • Carbohidratos: 2.1 g
  • Calcio: 26,1 miligramos (mg)
  • Hierro: 0.21 mg
  • Magnesio: 1,56 mg
  • Fósforo: 1,66 mg
  • Potasio: 11,2 mg
  • Vitamina A: 0,39 microgramos

Además, contiene vitaminas K y B, y antioxidantes como colina, betacaroteno, alfacaroteno, beta-criptoxantina, licopeno, luteína y zeaxantina. Los antioxidantes pueden reducir el estrés oxidativo y pueden ayudar a prevenir el cáncer, la diabetes tipo 2 y muchas otras afecciones.

La canela es la corteza de un árbol. Las personas pueden poner trozos pequeños de corteza en guisos, postres y otros platos, o pueden usar canela molida.

 
¿Puede la canela ayudar con la pérdida de peso?

En un estudio se sugirió que el cinamaldehído, un compuesto químico que ayuda a darle sabor a la canela, puede ayudar a las células grasas a quemar energía. Sin embargo, las células grasas, extraídas mediante liposucción, se trataron con el compuesto después de eliminarlas del cuerpo, sin embargo, no está claro que pueda obtener un efecto similar al ingerir canela. Es mejor concentrarse en consumir menos calorías de las que quema a través de una dieta bien equilibrada y actividad física en lugar de confiar en las propiedades de cualquier ingrediente en particular para perder peso.

 
Formas de consumir la canela

Plumas: los trozos enrollados de corteza de canela son excelentes para remojar en una taza de té,  café o sidra caliente, o para tirarlos en una olla de cocción lenta con carne. 

Polvo: la corteza de canela molida es la forma más popular de canela en los gabinetes de la cocina, y es popular para incorporarla a los alimentos para el desayuno como la avena. 

Aceites esenciales: los aceites elaborados con la corteza, las hojas y la corteza de la raíz del árbol de canela se utilizan por su fragancia, sabor y supuestas propiedades medicinales. El cinamaldehído, que le da a la canela su sabor, es el principal compuesto químico derivado del aceite de corteza de canela. El aceite de hoja contiene altas concentraciones de eugenol, que a veces se usa como antiséptico. 

Extracto: esta solución se prepara empapando ramas de canela en alcohol etanol, eliminando los sólidos y luego usando el líquido restante para darle sabor.

Suplementos: estos se venden en forma de píldora y cápsula, y se toman para posibles fines medicinales.

 
Efectos secundarios

A corto plazo, el consumo de cantidades moderadas de canela como especia o como suplemento parece ser seguro para la mayoría de las personas.

Sin embargo, la canela contiene cumarina. Este es un saborizante natural, pero también juega un papel en la creación de warfarina, el medicamento anticoagulante común. Por lo que consumir demasiada cumarina puede afectar la coagulación.

En niveles altos, mucho más altos que los que ingiere una persona promedio, la cumarina puede provocar daño hepático en personas sensibles. El compuesto se encuentra en trazas de plantas de canela de Ceilán, pero en niveles significativamente más altos en la canela de casia.