7 casos representativos de la represión en Cuba este 2019
ADN Cuba resume a continuación las organizaciones, movimientos y personas que más represión han sufrido este año a manos del régimen de la Isla
7 casos de represión en Cuba este 2019

Represión y más represión. El régimen cubano, bajo el simbólico poder de Miguel Díaz-Canel Bermúdez, no ha escatimado en recursos para atacar durante este 2019 a cualquier sector que lo adverse, que lo confronte, que haga demandas. Ya la cruzada de la policía política no es solo contra opositores abiertos al gobierno o periodistas independientes, sino que se extiende a la comunidad LGBTI, artistas, intelectuales, profesores, incluso "gamers".

ADN Cuba resume a continuación las organizaciones, movimientos y personas que más represión han padecido este año en la Isla:

 

 

1- Comunidad LGBTI: sucesos del 11 de mayo

El 11 de mayo de 2019, ante el sorpresivo anuncio por parte del gobierno diciendo que se suspendía la oficialista Conga contra la Homofobia y la Transfobia (iniciada en 2007), un grupo de aproximadamente 200 personas decidió salir por su cuenta a marchar y esta protesta fue interrumpida por fuerzas policiales y terminó con la detención de defensores de derechos humanos y periodistas.

Ese día se llevaron, entre golpes captados por cámaras de grandes agencias, al biólogo Ariel Ruiz Urquiola; al científico Oscar Casanella; a los periodistas independientes Boris González Arenas e Iliana Hernández; entre otros.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y su Relatoría Especial para la Libertad de Expresión condenaron estos actos un mes después. Ante los hechos de abuso policial y estatal, la CIDH recordó al gobierno de la Isla que “la protesta social es una herramienta fundamental para la labor de defensa de los derechos humanos”.

El organismo internacional también llamó al régimen de La Habana a “respetar y garantizar el trabajo de personas defensoras de derechos LGBTI y de los periodistas y comunicadores que cubren protestas y manifestaciones en el país”.

 

 

2- SNET: ni los "gamers" se salvaron

Ante cambios en la ley por parte del Ministerio de Comunicaciones (MINCOM) de Cuba, decenas de usuarios de la red comunitaria SNET, que solo en La Habana tenía cerca de 20 mil afiliados, decidieron manifestarse en las afueras del MINCOM, pues las reformas buscaban desaparecer la red tal cual operaba.

Es así como a inicios de agosto, varias personas aparecieron en el lugar con carteles y consignas reclamando la existencia autónoma de su red.

Posteriormente anunciaron que realizarían otra marcha a mediados del mismo mes y a partir de ese momento comenzaron las presiones por parte de la Seguridad del Estado. El jueves 15 de agosto el joven Ernesto de Armas, uno de los más visibles dentro del movimiento por la supervivencia autónoma de SNet, renunció al activismo que venía desarrollando.

“(…) desgraciadamente estoy haciendo pasar momentos horribles a todos a mí alrededor. A todos a los que les debo mi vida. Llevo la causa de SNET como si fuera mía. Sin embargo los que nos representan, los administrativos, los organizadores generales, ninguno de ellos se ha atrevido ni siquiera a sacar un dedo por mí”, escribió el joven en un hilo de Twitter.

“(…) hoy me aparto definitivamente de todo lo que a SNET respecta. Me voy muy triste, derrotado, atiborrado de malos recuerdos, lleno de penas y de mucha incomprensión”, añadió en su mensaje.

De Armas había denunciado poco antes que fue detenido, interrogado y amenazado incluso con la cárcel por agentes de la Seguridad del Estado.

 

 

3- Movimiento San Isidro y Luis Manuel Otero Alcántara

El artista cubano Luis Manuel Otero Alcántara, fundador del movimiento San Isidro, es tal vez el actor de la sociedad civil que más veces ha ido preso en los últimos dos años: se le contabilizan hasta hoy, 18 detenciones (11 este año).

El modus operandi, como siempre, ilegal. Lo secuestran en una patrulla de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) mientras va caminando por la calle, o cuando se encuentra en una actividad cultural, un parque, su casa, les sirve cualquier sitio.

Estas violaciones duran dos, tres días. Lo meten en un calabozo, a veces solo, a veces con gente. Humedad. Le toca dormir en el piso o en un colchón duro. A las 72 horas máximo, lo sueltan. Y vuelven a detenerlo días después. Un ciclo que se ha repetido durante todo el 2019. 

Como si lo anterior fuera poco, desde septiembre a Luis Manuel le abrieron la causa judicial #58606, que lo podría llevar a prisión por un periodo de entre uno y tres años, pues supuestamente el artista viola la Ley de Símbolos por utilizar la bandera cubana de manera “inapropiada” durante su performance #LaBanderaEsDeTodos que llevó a cabo durante el mes de agosto.

La última vez que se llevaron preso a Otero Alcántara fue el 10 de diciembre, paradójicamente el Día Internacional de los Derechos Humanos, cuando salía de su casa para visitar a su hijo que estaba cumpliendo años.

Otras figuras del Movimiento San Isidro han sido asediadas por el régimen. En septiembre, mientras celebraban su primer aniversario, fueron detenidos junto a Luis Manuel, Amaury Pacheco  e Iris Ruiz.

La última gran arbitrariedad fue cometida contra la historiadora y curadora de arte Claudia Genlui, quien fue despedida de su trabajo como especialista principal de Factoría Habana, una galería de arte de la Oficina del Historiador, por un conversatorio que impartió en la embajada de la República Checa en la capital.
 

 

 

4- José Daniel Ferrer: meses preso sin juicio

El coordinador general de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), José Daniel Ferrer, fue detenido el 1 de octubre en un ostentoso operativo dirigido por la Seguridad del Estado con más de 60 efectivos policiales y una docena de vehículos entre motocicletas, autos de patrulla y camiones", según contó la activista, Katerine Mojena.

Un oficial que se presentó como Instructor del caso informó a la esposa de Ferrer que este había sido trasladado hacia la prisión de Aguadores bajo la medida cautelar de prisión preventiva pero no le entregaron el "auto" de la Fiscalía.

Desde esa fecha han pasado más de dos meses y aun el líder opositor continúa preso, sin que se le celebre un juicio.

Sin embargo, el Parlamento y el propio gobernante Miguel Díaz-Canel, ya dan por culpable al exprisionero político, evidenciando grandes violaciones al debido proceso.

La abogada de Cubalex, Laritza Diversent, explicó que "los funcionarios públicos también tienen el deber de asegurarse que con sus pronunciamientos no están lesionando los derechos de quienes contribuyen a la deliberación pública mediante la expresión y difusión de su pensamiento, tales como periodistas y medios de comunicación".

Versiones difundidas por medios oficialistas hace unas semanas intentan desacreditar al coordinador de la Unpacu, al que se le acusa de haber secuestrado a un exmiembro de Unpacu y de haberle dado una paliza junto a otras tres personas. 

A pesar de lo anterior, esta detención ha sumado solidaridad de varias organizaciones del mundo como es el caso de Amnistía Internacional (AI) y Freedom House, que piden la libertad para el líder opositor.

AI lanzó el pasado 9 de octubre una "Acción Urgente" por la liberación del coordinador de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) y también envió una misiva a Díaz-Canel para que les dejen participar en el juicio.

 

 

5- Luz Escobar: regulada para salir hasta de su casa

La periodista independiente de 14ymedio, Luzbely Escobar, ha enfrentado un año difícil con constantes ataques por trabajar en la isla.

Desde mayo aproximadamente, Luz se dio cuenta que había sido regulada, es decir, que el gobierno cubano le impedía viajar fuera del país. La “regulación migratoria” es un método común utilizado por el aparato represivo cubano para castigar a opositores políticos, activistas de la sociedad civil y periodistas independientes.

Sin embargo, esta no es la única medida aplicada contra Escobar. También se ha hecho común que en “días especiales”, agentes de la Seguridad del Estado estén “de guardia” en las afueras de su casa para evitar que esta salga, ya sea a comprar pan o incluso visitar a familiares con sus hijas.

Esto sucedió, por ejemplo, el 17 de noviembre anterior, cuando se celebraba el 500 aniversario de fundación de La Habana. "Pues miren, este hombre que se presenta como oficial de la seguridad del Estado me dice que no puedo salir de mi casa. Se me paró delante en el momento que iba saliendo y me dijo: "hoy no puedes ir a ninguna parte, si vas cerca te acompaño pero no puedes salir". -comentó la reportera en redes sociales.

Organizaciones internacionales, como el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), han denunciado el acoso contra Luz. 

 

 

6- Hay un periodista preso: Roberto Quiñones

La injusta condena del periodista independiente y abogado Roberto de Jesús Quiñones Haces es uno de los hechos de represión más lamentables este año. Como no pasaba desde la Primera Negra de 2003, actualmente hay en la isla un periodista preso por hacer su trabajo.

Quiñones Haces fue arrestado el 22 de abril cuando se disponía a cubrir el juicio contra una pareja de religiosos procesados por querer educar a sus hijos en su hogar. Luego fue liberado, pero acusado y procesado por presuntos delitos de “resistencia y desobediencia”.

 El reportero de Cubanet fue condenado a un año de prisión, sustituido por un año de trabajo correccional con internamiento, pero al negarse a ingresar voluntariamente en el campamento de trabajo correccional, lo capturaron en su casa el pasado 11 de septiembre y se encuentra en la prisión provincial de Guantánamo para cumplir su sentencia tras las rejas.

Hace unas semanas, solicitó la revisión de su injusta sentencia ante el Tribunal Supremo Popular de Cuba pero aun no hay respuesta.

El también poeta fue incluido en la lista de One Free Press Coalition, como uno de los 10 casos más urgentes de injusticia contra periodistas en todo el mundo.

 

 

7- Nancy Alfaya y Jorge Olivera

La activista por los derechos humanos y miembro del Comité Ciudadanos por la Integración Racial (CIR), Nancy Alfaya, ha sufrido junto a su pareja, el exprisionero político Jorge Olivera, una escalada de represión este año, sobre todo los últimos meses.

Desde finales del año anterior, Alfaya también se encuentra en la lista de regulados cubanos, y también ha sido objeto de detenciones arbitrarias, al menos tres veces desde agosto hasta hoy.

En octubre, Alfaya fue apresada por agentes de la Seguridad del Estado, quienes le propusieron que se convirtiera en informante si quería mejorar su vida y salir del país.

Posterior a eso, Olivera y Alfaya fueron detenidos cuando salían de la Embajada de EEUU en La Habana, según reportaron varios periodistas independientes en las redes sociales. Al escritor lo liberaron poco después, mientras que Nancy permaneció detenida 27 horas.