La Inquisición cubana contra Luis Manuel Otero

Este 13 de septiembre, con la denuncia #58606, comenzó un proceso judicial contra Luis Manuel Otero Alcántara que lo podría llevar a prisión por un periodo de entre uno y tres años.

Mientras se interponía la acusación, el artista cubano estaba detenido en la estación policial de San Miguel del Padrón. Allí permaneció casi cuatro días sin que su familia y allegados tuviesen noticias suyas o de su paradero. Esa fue la oncena vez que fue apresado por la policía política cubana.

El integrante del Movimiento de San Isidro ha sido advertido de que viola la Ley de Símbolos y que podría ser multado con 200 cuotas por utilizar la insignia cubana de manera “inapropiada” durante su performance #LaBanderaEsDeTodos. Sin embargo, la acusación más peligrosa, y la que podría llevarlo a prisión, es la de “desacato agravado” por supuestas ofensas a figuras oficiales, específicamente al presidente Miguel Díaz-Canel.

En los dos últimos años, Otero Alcántara ha sido detenido de manera arbitraria 14 veces, la mitad de los arrestos ocurrieron durante el 2019, año en que se ha notado en Cuba una creciente represión contra periodistas, activistas y casi cualquier ciudadano que disienta públicamente.

A Luis Manuel lo han apresado en medio de la vía pública, en eventos culturales, en el Aeropuerto de La Habana e incluso dentro de su propia casa. Ha sido también descalificado en redes sociales por el viceministro de Cultura Fernando Rojas, quien lo acusó de “no tener aval artístico”, y hoy no se le permite salir del país.

A ello ahora se suma el juicio en su contra que intenta construir la Seguridad del Estado utilizando a sus vecinos. Luis Manuel declaró a ADN CUBA que, bajo chantajes, pretenden que los miembros de la barriada de San Isidro saboteen sus actividades y que estos actos de repudio aparezcan como iniciativas populares. “Tratan de enemistarme con mis vecinos, que sean ellos quienes me saquen de San Isidro por temor a la vigilancia militar, en un barrio tan marginal”, dijo. Desde noviembre de 2018 sus vecinos han recibido SMS de números desconocidos con contenidos que promueven el odio contra él y donde se le califica como “una deshonra para el barrio que lo tiene lleno de policías”.

Amenazarlo con ir a prisión durante más de un año es el modo que la policía política ha encontrado para frenar la obra de Luis Manuel. “La represión focalizada en agentes específicos, como hoy sucede conmigo, lo utilizan como escarmiento para amedrentar a otros que piensan distinto al orden y no lo ocultan”.

La siguiente línea temporal muestra los arrestos sufridos por Luis Manuel Otero entre los años 2017 y 2019: