¿Cómo endurecer las uñas de forma natural?
Las uñas quebradizas pueden ser un gran dolor, especialmente si se astillan y se rompen con frecuencia, es por eso que a continuación te mostramos cómo fortalecerlas.
Uñas fuertes
 

Reproduce este artículo

Las uñas fuertes y saludables pueden ser un indicador de buena salud, pero a veces no son tan fuertes; sin embargo, se pueden realizar cambios en el estilo de vida y hábitos para ayudar a fortalecer las uñas. Aquí hay algunos consejos que puede utilizar para ayudar a fortalecer sus uñas en poco tiempo.

Consumir biotina: la biotina es una de las vitaminas B y es segura de consumir diariamente, ayuda a fortalecer el cabello y las uñas y también ayuda al sistema nervioso del cuerpo a funcionar correctamente. Se puede encontrar en alimentos como sardinas, huevos cocidos y legumbres. 

Minimizar la exposición al agua: demasiado remojo en agua puede hacer que las uñas se debiliten y se vuelvan quebradizas. Se recomienda usar guantes para lavar los platos y tratar de mantener lo menos posible las manos en el agua. 

Mantenerse hidratado: beber suficiente agua es necesario para la salud y la salud de las uñas, ya que mantenerse hidratado ayuda a retener la humedad y mantenerlas fuertes, evitando que se vuelvan quebradizas y que se rompan y pelen fácilmente. 

Llevar una dieta sana: llevar una dieta sana y variada ayuda a fortalecer las uñas. Una dieta deficiente en vitaminas y minerales cruciales puede afectar todo el cuerpo, incluidas las uñas.

Usar productos de limpieza con precaución: para esto se recomienda usar guantes de goma, ya que muchos productos contienen sustancias químicas que pueden debilitar la uña. Los guantes le ayudan a evitar el contacto con estos productos químicos.

Limar las uñas: suavizar los bordes ásperos de las uñas con una lima y mantenerla bien redondeada evita que se desprendan las uñas. Pero es necesario limar solo en una dirección, porque limar hacia adelante y hacia atrás puede debilitar las uñas.

Evitar los quitaesmaltes: los quitaesmaltes pueden secar las uñas excesivamente y hacerlas propensas a astillarse y romperse. Por lo tanto, no se debe usar quitaesmalte más de 1 o 2 veces al mes y evitar los quitaesmalte que contengan acetona.

Mantener las uñas en el lado más corto: las uñas largas tienen más probabilidades de romperse y engancharse en cosas, mientras que las uñas más cortas tienen menos probabilidades de astillarse, agrietarse o partirse, lo que ayuda a mantenerlas fuertes.

Evitar usar las uñas como herramientas: use las yemas de los dedos para abrir una lata de refresco o use un clip para alcanzar algo en un espacio pequeño. Utilizar las uñas como herramientas puede provocar roturas y astillas, lo que a su vez puede debilitar la uña.


Remedios caseros 
 
  • Jugo de limón

El jugo de limón podría ayudar a aclarar las uñas y eliminar las manchas, y su vitamina C promueve un crecimiento más fuerte. Para esto, simplemente pase un algodón con el jugo sobre las uñas y deje secar, o pase una rodaja de limón directamente, por dos semanas. Finalmente, unte un poco de crema hidratante sobre las uñas. Otra opción es:

  1. Mezcle unas gotas de jugo de limón y 2 cucharadas de aceite de oliva 
  2. Coloque la mezcla en una taza y deje durante 15 segundos en un microondas
  3. Pase la máscara sobre las uñas y masajee y deje durante 30 minutos, o si puede, durante la noche para obtener el máximo beneficio
  • Aceite de coco

El aceite de coco es muy hidratante y puede ayudar a fortalecer las uñas y suavizar las cutículas y además, tiene propiedades antifúngicas.

  1. Caliente el aceite de coco durante 20 segundos en el microondas
  2. Masajee las cutículas antes de acostarse
  3. Para sellar el tratamiento, use un par de guantes finos de algodón durante la noche
  • Vinagre de sidra de manzana

El vinagre de sidra de manzana también tiene tratamiento antifúngico, por lo que es imprescindible probarlo si padece infecciones por hongos en las uñas, que si no se tratan pueden provocar la pérdida de las uñas infectadas.

  1. Remoje las uñas en vinagre de sidra de manzana dos veces al día
  2. Llene un tazón con partes iguales de vinagre de sidra de manzana y agua tibia
  3. Remoje los pies o las manos durante al menos 20 minutos, antes de secarlos con una toalla limpia
  • Aceite de ajo

El ajo es rico en selenio, que ayuda a promover el crecimiento de las uñas. Puede frotar sus uñas con un trozo de ajo en rodajas, o si eso es demasiado picante para usted, puede hacer su propio aceite de ajo para usarlo como mascarilla para uñas.

  1. Sofría el ajo picado en un sartén con un poco de aceite de oliva durante 10 minutos
  2. Deje enfriar el aceite y cuele el aceite en un recipiente de vidrio, desechando los trozos de ajo
  3. Masajee el aceite en las uñas y cutículas todas las noches y enjuague por la mañana
  • Miel

La miel ayuda a combatir el crecimiento de bacterias y hongos y puede ayudar a mantener las uñas y las cutículas nutridas y flexibles. Para mayores beneficios se recomienda mezclar la miel con el jugo de limón.

  1. Mezcle 2 cucharaditas de miel con unas gotas de jugo de limón 
  2. Masajee las uñas y deje actuar durante 15 a 20 minutos
  3. Enjuague con abundante agua
  • Cerveza

La cerveza tiene selenio, potasio, fósforo y biotina que pueden ayudar a que tus uñas sean fuertes y saludables.

  1. Caliente un cuarto de taza de aceite de oliva hasta que esté tibio al tacto
  2. Mezcle con un cuarto de taza de vinagre de sidra de manzana y media taza de cerveza
  3. Remoje las uñas durante 10 a 15 minutos
  4. Aplique una o dos veces por semana
  • Yema de huevo y leche

Una de las principales causas de uñas débiles y quebradizas es la falta de nutrientes como proteínas y calcio, y la yema de huevo y la leche son algunas de las mejores y más fáciles fuentes naturales de proteínas y calcio que ayudan a fortalecer las uñas.

  1. Mezcle una yema de huevo con 2 cucharadas de leche
  2. Bata bien y masajee esta mezcla en las uñas
  3. Repita una o dos veces por semana