La importancia de la hidratación

La deshidratación puede levemente afectar la mente y el físico. Conoce en este artículo la importancia de la hidratación diaria.
La importancia de la hidratación
 

Reproduce este artículo

Mantener un flujo constante de líquidos es esencial para mantenerse saludable y mantener la función de cada parte de nuestro cuerpo. El agua y otros fluidos transportan nutrientes a nivel celular, eliminan las bacterias de la vejiga, los fluidos sostienen el corazón, el cerebro y los músculos. 

El cuerpo humano comprende alrededor del 60% de agua. Por lo general, se recomienda beber ocho vasos de agua de 8 onzas (237 ml) por día, es decir, la regla de 8 x 8, ya que mantenerse hidratado es importante.

Beneficios de la hidratación 

  • Ayuda a maximizar el rendimiento físico

Si no te mantienes hidratado, tu rendimiento físico puede verse afectado. Esto es particularmente importante durante el ejercicio intenso o las altas temperaturas. La deshidratación puede tener un efecto notable si pierde tan solo el 2% del contenido de agua de su cuerpo. 

Esto puede provocar una alteración del control de la temperatura corporal, reducción de la motivación y aumento de la fatiga. También puede hacer que el ejercicio se sienta mucho más difícil, tanto física como mentalmente. Por lo que si hace ejercicio intenso y tiende a sudar, mantenerse hidratado puede ayudarlo a rendir al máximo.

  • Puede ayudar a aliviar el estreñimiento

El estreñimiento es un problema común que se caracteriza por evacuaciones intestinales poco frecuentes y dificultad para defecar. A menudo se recomienda aumentar la ingesta de líquidos como parte del protocolo de tratamiento.

El bajo consumo de agua parece ser un factor de riesgo de estreñimiento tanto en personas jóvenes como en personas mayores, por lo que el aumento de la hidratación puede ayudar a disminuir el estreñimiento.

  • Puede ayudar a prevenir y tratar los dolores de cabeza

La deshidratación puede provocar dolores de cabeza y migraña en algunas personas. Pero, beber agua puede ayudar a mejorar los síntomas del dolor de cabeza y disminuir la frecuencia del dolor de cabeza en quienes experimentan estos dolores frecuentes. 

Un estudio en 102 hombres encontró que beber 50,7 onzas adicionales (1,5 litros) de agua por día resultó en mejoras significativas en la escala de calidad de vida específica de la migraña, un sistema de puntuación para los síntomas de la migraña. 

  • Puede ayudar a tratar los cálculos renales

Los cálculos urinarios son aglomeraciones dolorosas de cristales minerales que se forman en el sistema urinario. La forma más común son los cálculos renales, que se forman en los riñones.

La ingesta de agua puede ayudar a prevenir la recurrencia en personas que previamente han tenido cálculos renales; una mayor ingesta de líquidos aumenta el volumen de orina que pasa por los riñones. Esto diluye la concentración de minerales, por lo que es menos probable que se cristalicen y formen grumos.

  • Ayuda a prevenir la resaca

Una resaca se refiere a los síntomas desagradables que se experimentan después de beber alcohol. El alcohol es un diurético, por lo que hace perder más agua de la que se ingiere, lo que puede provocar deshidratación.

Aunque la deshidratación no es la principal causa de resaca, puede provocar síntomas como sed, fatiga, dolor de cabeza y sequedad de boca. Una buena forma de reducir la resaca es beber un vaso de agua entre copas y tomar al menos un vaso grande de agua antes de acostarse.

  • Puede ayudar a perder peso

Beber mucha agua puede ayudar a perder peso, esto se debe a que el agua puede aumentar la saciedad y aumentar la tasa metabólica. Puede promover la pérdida de peso al aumentar levemente el metabolismo, lo que puede aumentar la cantidad de calorías que se queman a diario.

El momento también es importante, beber agua media hora antes de las comidas es lo más efectivo. Puede brindar la sensación de llenura y así comer menos calorías. 

Signos de deshidratación

La deshidratación es extremadamente peligrosa. Si hace ejercicio o realiza un trabajo físico intenso, la deshidratación presenta algunos riesgos reales. Los síntomas de la deshidratación incluyen:

  1. Sed extrema

  2. Micción menos frecuente

  3. Orina de color oscuro

  4. Mareo

  5. Fatiga

  6. Confusión

  7. Sed extrema

  8. Boca seca

  9. Latido del corazón fuerte y rápido

Consejos para mantenerse hidratado

Mantenerse hidratado es principalmente de sentido común, si tiene sed, necesita líquidos. Pero el ejercicio y los entrenamientos intensos agregan algunos grados de complejidad a esta simple idea. Para mantenerse adecuadamente hidratado, siga estos consejos:

  1. Beba suficiente agua para evitar la sed. 

  2. Controle sus líquidos prestando atención al color de su orina. El amarillo pálido es normal. Demasiado oscuro o en mal estado indica deshidratación.

  3. Para entrenamientos intensos, beba bebidas deportivas que contengan electrolitos y no contengan edulcorantes artificiales. 

  4. Comience su entrenamiento hidratado

  5. Evite el alcohol el día antes de hacer ejercicio o competir. Está bien tomar una cerveza o una copa de vino.

  6. Coma muchas frutas y verduras, ya que contienen agua, electrolitos y minerales. 

  7. Beba muchos líquidos antes, durante y después de un entrenamiento, incluidas bebidas deportivas. 

  8. Lleve consigo una botella de agua durante el día.

Beber agua durante todo el día es fundamental, especialmente en los días calurosos. Consuma alimentos con alto contenido de agua como: sandía, fresas, melón, melocotones, naranjas, leche desnatada, pepinos, lechugas y sopas / caldos.

¿Cuándo beber agua?

Intente beber un vaso de agua:

  • Cuando despierta
  • Antes de cada comida
  • Antes, durante y después del ejercicio vigoroso para un rendimiento óptimo y para reponer los líquidos perdidos.
  • Una hora antes de acostarse para mantenerte hidratado mientras duerme

¿Cómo sé que estoy bebiendo lo suficiente?

El simple hecho de esperar la sensación de sed no es un signo suficientemente bueno de la necesidad de beber; para cuando sentimos sed, nuestro cuerpo ya está deshidratado y potencialmente sufre algunos de los efectos. Del mismo modo, simplemente beber para eliminar la sensación de sed no hidrata completamente el cuerpo.

El mejor indicador de una buena hidratación es el color de la orina; una orina de color pajizo pálido es un indicador confiable de una buena hidratación. La orina de color más oscuro es una señal segura de que el cuerpo necesita más líquido. Adquirir el hábito de beber con regularidad es una excelente manera de mantenerse hidratado.