¿Qué necesitas saber sobre el eccema?

Conoce todo lo que necesitas saber sobre el eccema, cómo tratarlo y prevenir los brotes de eccema.
¿Qué necesitas saber sobre el eccema?
 

Reproduce este artículo

El eccema es una afección en la que parches de la piel se inflaman, pican, se agrietan y se vuelven ásperas. Algunos tipos también pueden causar ampollas. La palabra eccema se refiere a la dermatitis atópica, que es el tipo más común. El término atópico se refiere a un conjunto de afecciones que involucran al sistema inmunológico, incluidas la dermatitis atópica, el asma y la fiebre del heno. La palabra dermatitis se refiere a la inflamación de la piel.

Ciertos alimentos, como nueces y lácteos, pueden desencadenar síntomas, mientras que los desencadenantes ambientales incluyen humo, polen, jabones y fragancias, pero no es algo contagioso. Algunas personas superan la condición, mientras que otras la seguirán padeciendo durante la edad adulta.

Tipos de eccema

Existen varios tipos de eccema. Además de la dermatitis atópica, otros tipos incluyen:

Dermatitis alérgica de contacto: esta es una reacción cutánea que ocurre después del contacto con una sustancia o alérgeno que el sistema inmunológico reconoce como extraño.
Eccema dishidrótico: es la irritación de la piel de las palmas de las manos y las plantas de los pies, caracterizada por ampollas.
Neurodermatitis: esto conduce a parches escamosos de piel en la cabeza, antebrazos, muñecas y pantorrillas. Ocurre debido a una picazón localizada, como por la picadura de un insecto.
Eccema discoide: se presenta como parches circulares de piel irritada que pueden tener costras, escamas y picazón.
Dermatitis por estasis: se refiere a la irritación de la piel de la parte inferior de la pierna, suele estar relacionado con problemas circulatorios.

Síntomas del eccema

Los síntomas de la dermatitis atópica pueden variar según la edad de la persona que la padece. La dermatitis atópica es común en los bebés, con parches secos y escamosos que aparecen en la piel. Estos parches a menudo pican intensamente.

Frotarse y rascarse continuamente puede provocar infecciones de la piel. En la mayoría de los casos, sin embargo, el eccema es leve. Los síntomas más comunes de la dermatitis atópica incluyen:

  • Piel seca y escamosa
  • Enrojecimiento de la piel
  • Picor
  • Llagas abiertas, con costras o supurantes

Algunos de los síntomas del eccema son diferentes en personas con piel más oscura. Las personas con eccema severo necesitarán un tratamiento más intensivo para aliviar sus síntomas. La mayoría de las personas con la enfermedad la desarrollan antes de los 5 años. Sin embargo, se estima que el 60% de los niños ya no mostrarán síntomas en la adolescencia.

Las personas con la afección a menudo experimentarán períodos de tiempo en los que sus síntomas empeoran, seguidos de períodos de tiempo en los que sus síntomas mejorarán o desaparecerán. Los síntomas en niños y adultos pueden ser diferentes. 

Síntomas en los bebés

Los síntomas de dermatitis atópica más comunes en bebés menores de 2 años incluyen:

  1. Erupciones en el cuero cabelludo y las mejillas
  2. Erupciones que burbujean antes de perder líquido
  3. Erupciones que pueden causar picazón extrema (pueden interferir con el sueño)

Síntomas en los niños

Los síntomas de dermatitis atópica más comunes en niños de 2 años o más incluyen:

  1. Erupciones que aparecen detrás de los pliegues de los codos o las rodillas
  2. Erupciones que aparecen en el cuello, muñecas, tobillos y el pliegue entre las nalgas y las piernas
  3. Erupciones llenas de baches
  4. Erupciones que pueden volverse más claras o más oscuras
  5. Engrosamiento de la piel, también conocido como liquenificación , que luego puede convertirse en una picazón permanente

Síntomas en los adultos

Los síntomas de dermatitis atópica más comunes en los adultos incluyen:

  1. Erupciones que son más escamosas que las que ocurren en los niños
  2. Erupciones que suelen aparecer en los pliegues de los codos, las rodillas o en la nuca
  3. Erupciones que cubren gran parte del cuerpo
  4. Piel muy seca en las zonas afectadas
  5. Erupciones que pican permanentemente
  6. Infecciones de la piel

Los adultos que desarrollaron dermatitis atópica cuando eran niños, pero que ya no experimentan la afección, aún pueden tener la piel seca, eccema en las manos y problemas oculares.

Tratamientos para el eccema

Aún no existe un tratamiento para el eccema, pero su objetivo es curar la piel afectada y prevenir los brotes de síntomas. Algunas opciones de tratamiento para el eccema se enumeran a continuación. 

Cuidados en el hogar

Existen algunos cuidados y hábitos que se pueden incluir en el estilo de vida para apoyar la salud de la piel y aliviar los síntomas, por eso, aquellas personas con eccema pueden intentar: 

  • Tomar baños tibios
  • Aplicar humectante dentro de los 3 minutos posteriores al baño para "retener" la humedad
  • Hidratarse todos los días
  • Usar algodón y telas suaves
  • Evitar las fibras ásperas y ásperas y la ropa ajustada
  • Usar un humidificador en clima seco o frío
  • Usar un jabón suave o un limpiador sin jabón al lavar
  • Tomar precauciones adicionales para prevenir los brotes de eccema en invierno
  • Secar al aire o secar suavemente la piel con una toalla, en lugar de frotar la piel para secarla después de bañarse o ducharse.
  • Siempre que sea posible, evitando cambios rápidos de temperatura y actividades que provoquen sudoración
  • Aprender y evitar los desencadenantes individuales del eccema
  • Mantener las uñas cortas para evitar que el rascado rompa la piel

Las personas también pueden probar varios remedios naturales para el eccema, que incluyen aloe vera, aceite de coco y vinagre de sidra de manzana.

Medicamentos

Los médicos pueden recetar varios medicamentos para tratar los síntomas del eccema, que incluyen:

  • Cremas y ungüentos tópicos con corticosteroides: son medicamentos antiinflamatorios y deberían aliviar los síntomas principales del eccema, como la inflamación y la picazón. Las personas pueden aplicarlos directamente sobre la piel. 
  • Corticosteroides sistémicos: si los tratamientos tópicos no son efectivos, un médico puede recetar corticosteroides sistémicos. Estos están disponibles en forma de inyecciones o tabletas orales. Las personas solo deben usarlos por períodos cortos de tiempo. Además, es importante tener en cuenta que los síntomas pueden empeorar al suspender estos medicamentos si la persona aún no está tomando otro medicamento para la afección.
  • Antibióticos: los médicos recetan antibióticos si el eccema se presenta junto con una infección bacteriana de la piel.
  • Medicamentos antivirales y antifúngicos: pueden tratar las infecciones fúngicas y virales.
  • Antihistamínicos: pueden reducir el riesgo de rascarse durante la noche, ya que tienden a causar somnolencia.
  • Inhibidores tópicos de la calcineurina: este medicamento suprime las actividades del sistema inmunológico. Disminuye la inflamación y ayuda a prevenir los brotes.
  • Cremas hidratantes reparadoras de barrera: reducen la pérdida de agua y reparan la piel.
  • Fototerapia: implica la exposición a ondas UVA o UVB. Este método puede tratar la dermatitis moderada. Un médico controlará la piel de cerca durante todo el tratamiento.

Aunque la afección en sí no se puede curar actualmente, cada persona debe tener un plan de tratamiento personalizado.

Además, incluso después de que un área de la piel haya sanado, es importante seguir cuidándola, ya que puede volver a irritarse fácilmente.

Causas del eccema

No se conoce la causa específica del eccema pero se cree que su desarrollo se debe a una combinación de factores genéticos y ambientales.

Los niños tienen más probabilidades de desarrollar eccema si uno de los padres lo padece u otra afección atópica. Si ambos padres tienen una enfermedad atópica, el riesgo es aún mayor. Algunos factores ambientales pueden provocar los síntomas del eccema. Estos factores incluyen:

Irritantes: estos incluyen jabones, detergentes, champús, desinfectantes, jugos de frutas frescas, carnes y verduras.
Alergenos: los ácaros del polvo, las mascotas, el polen y el moho pueden provocar eczema. 
Microbios: incluyen bacterias, virus y ciertos hongos.
Temperaturas frías y calientes: el clima muy caliente y muy frío, la humedad alta y baja, y la transpiración del ejercicio pueden provocar eczema.
Alimentos: los productos lácteos, los huevos, las nueces y las semillas, los productos de soya y el trigo pueden causar brotes de eccema.
Estrés: el estrés no es una causa directa del eccema, pero puede empeorar los síntomas.
Hormonas: las mujeres pueden experimentar un aumento de los síntomas del eccema cuando sus niveles hormonales cambian, como durante el embarazo y en ciertos momentos del ciclo menstrual.