Pánfilo: sus mejores chistes y críticas más duras sobre el régimen cubano
Así andamos los cubanos. Sonriendo y reflexionando con Pánfilo. De chiste en chiste, con alguna que otra dura crítica a un régimen que se desmorona y solo hay que darle un empujón, y si los derrumbamos riendo, pues mejor
Pánfilo Epifánio , personaje de humor cubano. Fotomontaje: ADN Cuba
 

Reproduce este artículo

Quizá el personaje Pánfilo, creado por el humorista cubano Luis Silva para su programa Vivir del cuento, sea uno de los más populares en la historia de televisión cubana. Silva se las ha ingeniado para pasar subliminales críticas, y otras no tanto, por la censura del ICRT, organismo rector del sistema de medios propagandísticos del gobierno.

Entre el atrevimiento con arte, y el respeto de ciertos límites –las consecuencias de caer mal a los dirigentes bien las sabe “Facundo”–, Luis Silva en la piel de Pánfilo fue convirtiéndose en una famosísima presencia en los televisores y escenarios de la isla. También, en algunas ocasiones, ha sido aclamado en esa provincia cubana “no reconocida” que es Miami.

Donde quiera que hay un cubano regado por el mundo, se ha escuchado alguna carcajada, a veces mezclada con tristeza, por un chiste del viejito que representa las vicisitudes de sus compatriotas bajo el desastre provocado por 60 años de castrismo.

Silva y Pánfilo, entre la televisión y las redes sociales, se han convertido en poco menos que amigos entrañables para muchos. Por eso volvemos aquí sobre algunos de los mejores chistes que ha lanzado este dúo formado por una sola persona, sobre la realidad de la nación, e incluso duras críticas al régimen cubano.

 

El buffet soñado y el hambre real

El actor recordó en una ocasión, ya durante estos tiempos de distanciamiento y confinamiento la pandemia, aquel capítulo donde él y sus colegas se imaginan un viaje a un hotel en Varadero y acaban con el buffet.

“Dime si nunca viste este capítulo del 2014, donde Pánfilo y Chequera hacen de las suyas en el buffet de un hotel de Varadero”, escribió Silva en su Instagram. Pero luego una usuaria le señala el trasfondo económico detrás de ese guion y Silva, como pocos se atreven por temor a perder sus trabajos, está de acuerdo.

“Si lo recuerdo era para reír sin parar, aunque que penita que esa sea la realidad del cubano”, escribió la admiradora, a lo que el actor Luis Silva le contestó: “Así mismo”.

Incluso algunos seguidores le comentaron que con ese capítulo y otro del fin de año en casa del “gerente”, los de “Vivir del Cuento” se atrevían y eran valientes con temas peliagudos de la realidad cubana.

“De este capítulo y el de fin de año en la finca del gerente hay algo, en especial percibí que ustedes traen alegría y humor a todos los que los seguimos, pero también muestran valentía al tratar temas prohibidos en el pasado, gracias por existir”, escribió otro usuario en Instagram.

Sus críticas han molestado en la élite del poder, pero hasta ahora no se han atrevido a cortar las alas del actor humorista más importante del país, que viene siendo un fenómeno cultura. Quizás temen que la gente le digan que además del país, quieren destruirle hasta la última risa.

Pero castristas como Alejandro Arnaldo Gil González, hijo del ministro de Economía cubano, Alejandro Gil, arremetió contra Silva en rede sociales. El vástago de uno de los mediocres encumbrados por el neocastrismo, criticó al popular actor por posicionarse contra la censura a su colega Andy Vázquez, creador de “Facundo”, quien explotó por un sketch satírico sobre el desabastecimiento.

El joven Gil, justificó que “(…) mucho se trabaja para que no sea así [desabastecimiento] pero criticar es fácil”, en referencia a las palabras de Luis Silva, que había dicho antes en redes sociales que a quienes habría que sancionar, en lugar del actor Andy Vázquez, es a los responsables del desabastecimiento en los mercados de Cuba.

“Hay personajes que se crearon dentro del programa, pero la mayoría ya existían antes de Vivir del cuento. (…) Aquí lo que interesa es que nadie se merece lo que le hicieron a Andy Vázquez”, comentó Silva, y concluyó que “a los que hay que sancionar es a los que ya tienen el Mercado ese [Cuatro Caminos], y todos los demás, vacíos, desabastecidos”.

“Busca a tu culpable y sanciónalo”, escribió a esto el muchacho junto a una foto del personaje de Facundo Correcto y Pánfilo con el letrero “Sanciona a Trump”, queriendo salvar la reputación de su padre, encargado de la desastrosa economía nacional.

 

Silva contra el bloqueo interno

Cuando los rumores sobre una segunda temporada del Período especial, que Díaz-Canel disfrazó como “La Coyuntura”, se esparcieron como la pólvora. Luis Silva subió a su perfil en Facebook un post evidenciando la total inquietud y descontento por el silencio de los políticos y la manipulación mediática de temas como la comida y la prohibición a los cubanos de a pie de hacer importaciones de productos.

Criticó certeramente tanto a la dictadura, como a su sistema de propaganda: “Yo necesito que un Medio de Prensa Oficial cubano me diga que estos rumores no son ciertos. ¿O es que ahora toca un RECRUDECIMIENTO DEL BLOQUEO INTERNO? Las importaciones nadie tiene que quitarlas. Las importaciones se quitan solas el día que las cosas estén en las tiendas a un precio razonable. Nadie quiere joderse la columna vertebral cargando tanto peso, por amor al arte”.

El artista prosiguió diciendo que en el Estado “Quieren ganarle tanto a un televisor, que la gente sale a buscarlo a Panamá (por decir un país, porque hasta Rusia y Haití va el cubano). Averigüen cuántos televisores ha vendido la Samsung de 3ra y 70. Sigan apretando, que la gente se cansa. Abrir es lo que toca. No cerrar”.

En ese mismo post, arremetió contra la Aduana sobre la que abundan denuncias de corrupción, y sobre la política estatal de limitar la prosperidad a toda costa:

“Hace unos días, a mi cuñado le cobraron 400 dólares en la aduana, por entrar unas piezas para su almendrón. Y después hablan en la TV del mal estado de los vehículos, los accidentes, etc. ¿Pero qué hace el país para que el pueblo con Ladas viejos, y almendrones destrozados, mejoren sus vehículos? ¿Qué hace? Cobrar 400 dólares o más, en la aduana, por entrar unas piezas que el estado no vende, ni fabrica. Unas piezas que van a convertirse en mejores frenos, en menos emisiones de gases, en mejor sustentación del automóvil, en ahorro de combustible, en menos accidentes. Tantas reuniones, ¿y nadie analiza esto? Es para que todo el que quiera entrar piezas las entre. Pero no. Porque en lo que piensan es en el negocio. En impedir que la gente haga negocio con las piezas. ¿Será tan difícil darse cuenta de eso?”

 

Pánfilo y la libreta

Uno de los principales símbolos empleados por Pánfilo para hablar de la miseria en Cuba, es el de la libreta de abastecimiento. Por eso Silva publicó en su Instagram una imagen donde el nuevo emoji “Me importa” de Facebook abrazaba a la libreta de abastecimiento cubana.

“¿Eeeehhh? ¿Nuevo EMOJI? Ese es el que más va a usar Pánfilo Epifanio”, escribió el actor en su perfil, con varios emoticones sonriendo.

En otra ocasión, publicó una ilustración donde se ve a su personaje protegiéndose del nuevo coronavirus con ese documento de racionamiento, como si fuera una mascarilla sanitaria contra el coronavirus.

“Ahora sí se protegió el Panfi‼ Ahí sí no entra nada, literalmente”, bromeó.


Otra vez, ya sumergido como tantos cubanos en la más extrema escasez de suministros de todo tipo, luego de una pausa del programa regresó anunciándolo así: “Regresa Vivir del cuento a su horario habitual de... de... bueno, después del noticiero. (…) Pánfilo envuelto en la tarea de conseguir pasta dental”.

Los comentarios de sus seguidores rondaron alrededor de la suerte y que diera la voz si encontraba la pasta de dientes, uno de los productos más demandados por la población cubana en medio de la habitual crisis en la isla.

 

¿Adiós al CUC?

Otra publicación viral de Silva, disfrazado de Pánfilo, llegó en estos días de rumores sobre unificación monetaria. El famoso personaje humorístico aseguró que el peso cubano convertible murió y le hizo un velorio, porque cree que antes de diciembre el CUC debe estar enterrado.

Compartió en su perfil en Facebook un meme done aparece en el “funeral” de esta moneda. Pánfilo, se dirige a su compañero, el personaje Chequera, y le dice: “Mira, no llegó a diciembre” a lo que le responden: “Ya viejo, cálmate”, pidiendo que se resigne a los vaivenes del gobierno. En la imagen se aprecia un billete de CUC dentro de un féretro.

La usuaria identificada como Alba Rosa Fernandez Montero comentó: “De que va, va, este año se va, pueden estar seguros de eso, explícale bien al Ruperto”, haciendo referencia a otro de los personajes del elenco Vivir del Cuento, quien permaneció en coma durante años y no comprende el valor las monedas que coexisten en la actual economía cubana, ni muchas de las decisiones del gobierno que se dice “socialista”.

Y así andamos los cubanos. Sonriendo y reflexionando con Pánfilo. De chiste en chiste, con alguna que otra dura crítica a un régimen que se desmorona y solo hay que darle un empujón, y si los derrumbamos riendo, pues mejor.