Artista plástico Yulier Rodríguez dedica obra al Movimiento San Isidro
Yulier Rodríguez vuelve a sorprender con una obra que combina la sensibilidad con el compromiso cívico, esta vez dedicada a quienes protestan de forma pacífica en Cuba
Obra de Yulier Rodríguez
 

Reproduce este artículo

El artista Yulier Rodríguez dedicó una obra al Movimiento San Isidro (MSI), con motivo de la protesta pacífica que protagonizan con tal de forzar a la liberación del músico contestatario Denis Solís.

La imagen es una pieza alegórica a la relación del MSI con Cuba y la lucha por su libertad, un modo de homenajear un acto de resistencia que ha sido contestado con violencia y chantaje por parte de las fuerzas de seguridad del régimen.

“A los hermanos del Movimiento de San Isidro que permanecen en huelga de hambre para exigir la liberación del artista Denis Solís y contra él asedio, persecución y represión del gobierno cubano contra la sociedad civil”, declaró Rodríguez en redes sociales.

En septiembre de este año, el artista camagüeyano reveló en redes una de sus obras más reveladoras y contundentes, que tituló: “Santa hambre”. Yulier, a través de un crucifijo, revelaba la actual situación económica de Cuba.

Simulando la cruz del calvario de Jesús, el muralista cruzó una cuchara y un tenedor y los clavó junto a una corona con el mensaje: "Santa hambre” y señaló los años “59-2020”, en alusión directa al tiempo en el poder de la dictadura de los Castro.

El joven muralista nacido en Camagüey, admirador de Jean Michel Basquiat, el pionero neoyorquino del grafiti que llenó con sus colores medio Manhattan, y del británico Banksy, ha sido multado ve varias ocasiones por intentar redecorar la empobrecida Habana con sus grafitis.

El arresto del músico Denis Solís, que provocó la protesta del MSI, ocurrió el 9 de noviembre luego de que transmitiera a través de Facebook una directa en la que expulsaba de su vivienda a un agente de la PNR que irrumpió en la misma sin portar autorización alguna.

El Tribunal Municipal de La Habana Vieja condenó al músico a ocho meses de privación de libertad, en un juicio celebrado el 11 de noviembre por el presunto delito de desacato.

El colectivo de una quincena de luchadores por los derechos humanos, algunos declarados en huelga de hambre, reclaman la liberación del rapero contestatario luego del juicio irregular y sumario realizado cuando se encontraba desaparecido por las fuerzas de la Seguridad del Estado y la Policía Nacional Revolucionaria.

Después de algunos días de silencio, medios internacionales dieron cobertura a la protesta, que actualmente llama la atención de muchas personas interesadas en la realidad cubana. Entre ellos se encuentran el diario español ABC, el mexicano El Universal y el argentino Clarín. 

Personalidades como el senador cubanoamericano Marco Rubio, la opositora Rosa María Payá y el secretario de la Organización de Estados Americanos, José Luis Almagro, exigieron la inmediata liberación de Solís y dieron su apoyo al Movimiento San Isidro.

La adición del Washington Post a las voces que reclaman la liberación de Solís y el cese del acoso contra el MSI este 20 de noviembre podría expandir el conocimiento sobre este caso de represión más allá de los estrechos límites que permiten los medios independientes de Cuba y movilizar a más organizaciones y gobiernos a favor de esta causa.