Arrastradas en la calle: régimen cubano detiene a mujeres en protesta pacífica por presos políticos
La policía política dirigió el arresto violento de varias mujeres en el municipio Placetas, de Villa Clara, quienes pedían pacíficamente y a viva voz libertad para sus familiares, los presos políticos Mitzael Díaz y Didier Almagro
Detención de opositoras en Placetas
 

Reproduce este artículo

La policía política cubana dirigió el arresto violento de varias mujeres en el municipio Placetas, de Villa Clara, quienes pedían pacíficamente y a viva voz, libertad para sus familiares presos políticos.

La acción se produjo contra activistas y familiares de los opositores Mitzael Díaz Paseiro y Didier Eduardo Almagro Toledo, víctimas de irregulares procesos legales por sus opiniones políticas.

La detención quedó documentada en un breve video donde se ve a cinco personas coreando la palabra “libertad”, y vestidas con pulóveres en los que se leen consignas contra la persecución por motivos políticos en Cuba.

Sin embargo, pronto efectivos del régimen que no tolera manifestación alguna en el espacio público, se abalanzan sobre ellas y ante la desobediencia civil de las féminas (que en ningún momento de lo filmado agredieron a los represores) los policías torcieron el brazo de algunas, las empujaron y las arrastraron por el suelo para introducirlas en un carro patrulla de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR).

En el operativo contra las cinco mujeres participaron una decena de militares, entre ellos al menos tres oficiales de la PNR y varios agentes de la Seguridad del Estado vestidos de civil. También utilizaron una camioneta no identificada como perteneciente a la policía.

El pasado 21 de septiembre familiares de los prisioneros políticos Didier Eduardo Almagro Toledo y Mitzael Díaz Paseiro, expresaron preocupación por el destino de ambos, quienes fueron golpeados recientemente. Hicieron a la comunidad internacional “un llamado de alerta por la grave situación” que según denuncian, atraviesan los jóvenes opositores en la provincia de Villa Clara.

“Ambos fueron víctima de fuerte represión (…) esposados y golpeados”, aseguró la activista Arianna López Roque, directora de la Academia Julio Machado y esposa de Díaz Paseiro.


En un video de YouTube publicado por Radio República, la opositora explicó a finales de septiembre junto con las madres de los encarcelados, que “Mitzael fue sacado de la prisión La Pendiente donde se encontraba con Didier, y llevado hacia la prisión conocida como Las Alambradas, en el poblado de Manacas [y luego hacia la cárcel Guamajal, en Santa Clara] (…) Por su parte Didier Almagro quien estaba reclamando atención médica fue también golpeado” en dos ocasiones.

Maidelín Toledo, madre de Didier Almagro, afirmó el 21 de septiembre que el joven de 23 años le “contó que fue golpeado, esposado y metido en celda, que está lleno de golpes por todos lados: la cara, las costillas… No sé nada de su situación, no sé lo que quieren hacer con su vida. Quiero que el mundo entero sepa de su situación”.

Mitzael Díaz Paseiro, del Frente Nacional de Resistencia Cívica Orlando Zapata Tamayo, es uno de los cinco nuevos “prisioneros de conciencia” declarados como tal en agosto, por la prestigiosa organización Amnistía Internacional.

Por su parte Didier Almagro, quien como músico contestatario se hace llamar “Nacho Resistencia”, es miembro de la Academia Julio Machado y el Comando Cívico de Acción y Propaganda Comandante Cesar Páez. Fue reconocido como “preso político” en el informe emitido en agosto por la ONG Prisioners Defenders.

En junio del 2020 el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la Organización de las Naciones Unidas pidió la liberación inmediata de siete prisioneros políticos encarcelados por oponerse al régimen de la isla.

Entre los mencionados en ese listado está Mitzael Díaz Paseiro, además de Eliecer Bandera Barreras, Humberto Rico Quiala, José Antonio Pompa López, Melkis Faure Hechevarría, Silverio Portal Contreras y Aymara Nieto Muñoz.

Sobre Didier Eduardo Almagro Toledo y Mitzael Díaz Paseiro, la directora de la Academia Julio Machado declaró que “estamos bien preocupados por la situación, como familias, no solo como opositores (…) [Ellos] no han cometido delito alguno, solo oponerse” al castrismo.