Policía política agrede a madre anciana de Anyell Valdés, una de los 14 de Damas 955
Represores del régimen cubano agredieron a la madre anciana de Anyell Valdés, una de los 14 activistas y defensores de los derechos humanos que se atrincheraron durante días en la sede del Movimiento San Isidro
Madre de Anyell
 

Reproduce este artículo

Represores del régimen cubano agredieron a la madre de Anyell Valdés, una de los 14 activistas y defensores de los derechos humanos que se atrincheraron durante días en la sede del Movimiento San Isidro (MSI), mientras se disponían a arrestarla de manera arbitraria por salir de su domicilio.

“Cuando salimos de la casa, una cuadra arriba, con los dos muchachos y mi hija, me atacó la Seguridad del Estado en una moto, un patrullero y un carro cómico”, denunció la madre de Valdés, una anciana que a todas luces sufrió por tan lamentable experiencia.

“Me empujaron para quitarme la mochila que yo llevaba. No me dejaron ir a buscar la leche a La Palma, ni los zapatos de los niños para la escuela el lunes. A mi hija la dejaron presa en el Capri”, detalló.

Su denuncia fue compartida en redes por la comunicadora independiente y activista Iliana Hernández, otra de las que estuvo en Damas 955, sede del MSI, exigiendo la liberación del rapero contestatario Denis Solís y el cese de la represión y la vulneración de los más elementales derechos y libertades individuales en Cuba.

“Madre de Anyell Valdés cuenta cómo fue la detención y confirma que ella está en el Capri presa. Anyell es madre de cuatro niños, la deben estar amenazando en estos momentos, no podemos permitir que abusen de esa familia humilde porque quieran un país libre”, escribió Hernández en Facebook para introducir el testimonio de la anciana.

El pasado miércoles ADN Cuba reportó que agentes de la Seguridad de Estado mantenían bajo estricta vigilancia la casa de Anyell Valdés Cruz, una cubana “de a pie” de gran conciencia cívica, según la describen sus compañeros, que estuvo acuartelada en la sede del MSI hasta el último minuto.

En un post compartido por la profesora y opositora Omara Ruiz Urquiola se observa una foto que tomó Valdés, en la que aparece el agente apostado afuera de su casa. Ruiz Urquiola denunció este acto de hostigamiento y exigió el cese de los operativos policiales contra los manifestantes pacíficos.

El 2 de diciembre también la policía detuvo a Iliana Hernández cuando se dirigía en son de protesta al Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) para exigir derecho de réplica por la campaña de descrédito contra el Movimiento que instrumentan los medios de comunicación del régimen.

Desde su irrupción a la fuerza en Damas 955, para poner fin a la protesta del MSI, el régimen ha mantenido bajo estricta vigilancia o en arresto domiciliario a todos los integrantes del grupo, evidentemente para tenerlos aislados e impedir que se sumaran al grupo con el que supuestamente el Ministerio de Cultura (Mincult) establecería un diálogo, aunque ya este viernes negó esa posibilidad bajo pretextos y excusas totalitarias.

Además del cerco y arresto domiciliario, así como detenciones arbitrarias cuando alguno de los acosados decide salir a la calle, el régimen ha acudido al bloqueo de las líneas celulares de los activistas para impedirles comunicar su verdad u opiniones.

Este viernes, Osmani Pardo Guerra, otro de los que se atrincheró, denunció que el monopolio de las Telecomunicaciones en la isla, Etecsa, en complicidad con los órganos represivos, le había cortado su línea telefónica para impedirle hacer uso de los servicios de internet por datos móviles.