El general López-Calleja en la lista de 20 militares que murieron después del 11J

Con la muerte de Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, general de División y presidente de Gaesa, aumentan los militares castristas fallecidos tras las protestas de julio de 2021
 Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, general de División y presidente de Gaesa
 

Reproduce este artículo

Con la muerte de Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, general de División y presidente ejecutivo de Gaesa, el conglomerado militar cubano que controla las actividades económicas más importantes del país aumenta la lista con una veintena de militares castristas fallecidos tras las protestas de julio de 2021.

El deceso de Rodríguez López-Calleja, anunciado este viernes 1 de julio por la prensa estatal, fue atribuido oficialmente a un “paro cardiorrespiratorio”. El comentarista político Juan Juan Almeida afirma que el general, exyerno de Raúl Castro, padecía un cáncer.

En el momento de su muerte, el militar castrista de 62 años era miembro del Buró Político del Comité Central del PCC, diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular y “asesor” del presidente Miguel Díaz-Canel, según medios oficiales.

En los últimos años, con la expansión de Gaesa a todas las ramas de la economía cubana, Rodríguez López-Calleja se convirtió en uno de los hombres más poderosos de Cuba y había sido sancionado por el gobierno de los Estados Unidos.

El general empresario tuvo dos hijos con Deborah Castro, hija de Raúl Castro: Raúl Guillermo Rodríguez, alias “El Cangrejo” y Vilma Rodríguez.

En 1990, Rodríguez López-Calleja prestó servicio en la Contrainteligencia Militar, y participó en la intervención del régimen cubano en la guerra civil de Angola. En 1996 es designado para presidir el Grupo de Administración Empresarial, que agrupa entidades del Turismo y el Comercio Exterior e Interior, entre otras. El holding militar posee desde hoteles hasta las principales tiendas minoristas del país, así como el cambio de divisas en la isla.

El 30 de septiembre de 2020, el gobierno estadounidense incluyó a López-Calleja en la lista de personas bloqueadas por su Departamento del Tesoro (SDN), una sanción que conlleva el congelamiento de los bienes del general que estuvieran bajo jurisdicción del país norteño, si los hubiera, y la prohibición de visado para viajar a Estados Unidos.

Entre todos esos negocios, destaca el grupo Gaviota, que maneja los hoteles más rentables de Cuba y cuya facturación deja a Gaesa, según estimados, alrededor de 700 millones de dólares anuales.

 

Muertes de oficiales en Cuba tras el 11J

Poco después del levantamiento popular del julio de 2021, en la prensa oficial comenzaron a aparecer noticias no habituales en los medios controlados por el Partido Comunista. Se informó con frecuencia de la muerte de militares, en su mayoría generales en retiro que habían cumplido importantes misiones para el castrismo, pero algunos en activo y con altos cargos en el ejército.

A una semana de las manifestaciones antigubernamentales, el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (Minfar) anunció que el jefe del Ejército Oriental de Cuba, general de División Agustín Peña Porrez, había fallecido. No se precisó la causa de la muerte del alto cargo militar de 58 años de edad.

Peña Porrez había sido ascendido en 2008 al grado de general de Brigada y en octubre de 2020 al de general de División. En abril de 2021 fue elegido miembro del Comité Central del PCC.

Entre sus principales cargos estuvieron la jefatura de una Brigada de Tanques y una Brigada de Infantería en el Ejército Oriental, la de las Regiones Militares de Holguín, Villa Clara y Ciego de Ávila, y la del Estado Mayor del Ejército Central, del Occidental y del Oriental.

 


Marcelo Verdecia Perdomo, general de Brigada retirado, murió el 20 de julio en la provincia Villa Clara. Se desempeñaba como presidente de la filial en Cienfuegos de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC). Los medios oficialistas no dieron detalles de la causa de muerte.

Verdecia Perdomo fue escolta del fallecido dictador Fidel Castro, desde las guerrillas en la Sierra Maestra hasta 1960.

El 24 de julio el 2021 murió el general de División de la reserva Rubén Martínez Puente a los 79 años, según informó el Minfar en una escueta nota, sin precisar la causa.

Martínez fue jefe de la Defensa Antiaérea y Fuerza Aérea Revolucionaria (Daafar) desde noviembre de 1987 hasta 1999. En 2003, junto a los hermanos pilotos Lorenzo Alberto y Francisco Pérez Pérez, fue encausado en Estados Unidos por el asesinato, el 24 de febrero de 1996, de cuatro miembros de la organización Hermanos al Rescate, creada para brindar ayuda a los balseros que huían de la isla, recordó el diario 14ymedio a propósito de la muerte del general.

El 6 de septiembre trascendió en redes sociales y medios independientes la muerte del coronel retirado de las FAR Eduardo Morejón Estévez, veterano de las intervenciones militares cubanas en Asia y África, acusado de torturar a prisioneros de guerra estadounidenses en Vietnam. Morejón falleció a sus 82 años sin que la prensa oficialista se haya hecho eco de la noticia.

Eladio Julián Fernández Cívico, coronel y director del grupo empresarial Geocuba, murió el 25 de septiembre a causa del coronavirus, según una nota oficial. Otro tanto sucedió con el general de Brigada de la reserva Hiraldo Antonio Mora Orozco, cuyo deceso por COVID-19 fue informado el 16 de septiembre.

El pasado 30 de septiembre fue noticia el deceso por la COVID-19 de otro general de Brigada, en este caso el militar en activo Diego Cobas Sanz, miembro del Partido y jefe de la Dirección de Preparación Combativa de las FAR.

El 15 de octubre falleció Manuel de Jesús Rey Soberón, general de Brigada de la Reserva, por complicaciones de la COVID-19, según medios oficialistas.

Rey Soberón fue un militar de academia que ascendió de soldado a oficial a través de cursos de superación. Ocupó cargos como el de jefe de la Dirección del Minfar y director del Colegio de Defensa Nacional, Academia Superior “Máximo Gómez”.

El 20 de octubre murió a los 85 años el general de Brigada de la Reserva Manuel Fernández Falcón por “un paro respiratorio”, según la prensa oficialista.

Fernández Falcón participó en la intervención militar cubana en Angola. Su carrera en el ejército lo llevó a mandar unidades de tanques y transporte, y fue director de la Academia Militar de las Milicias de Tropas Territoriales (MTT).

A finales de diciembre falleció el general de División cubano Humberto Omar Francis Pardo, en La Habana, según reportó el diario independiente 14ymedio.


Hasta el año 2016 Francis Pardo, un curtido escolta del dictador Fidel Castro, fue el jefe de la Dirección General de Seguridad Personal (DGSP). El cargo lo ocupó desde entonces Raúl Guillermo Rodríguez Castro, a quien se le conoce como “El Cangrejo”, nieto de Raúl Castro Ruz.

Francis Pardo se desempeñó también al frente de un departamento de relaciones internacionales que coordinaba con otros servicios secretos las visitas a Cuba de personas de interés y personalidades.

Rafael Moracén Limonta, otro general de Brigada de la Reserva, falleció el 25 de marzo de 2022 en La Habana, según comunicaron fuentes oficiales. Ocupó varios cargos como como jefe de pelotón, compañía, batallón y de regimiento de tanques. Además, fue jefe del Estado Mayor en Matanzas.

Como tantos otros militares de rango, participó en la guerra de Angola, y en 1973 fue encargado de la secretaría de Relaciones Internacionales de la Asociación de Combatientes de la Revolución en Siria.

El pasado 23 de junio, a menos de un mes del primer aniversario del 11J, murieron en La Habana los generales de Brigada de la Reserva Enrique Acevedo González y Armando Felipe Quiñonez Machado.

Enrique Acevedo, veterano de las guerrillas en la Sierra Maestra, con el nuevo régimen castrista fue jefe de Estado Mayor y jefe de División de Infantería en los ejércitos Central y Occidental, jefe de Estado Mayor de La Habana, y otras responsabilidades en el ejército.

Su hermano Rogelio Acevedo, general de División de las FAR, fue destituido en 2010 de su cargo de presidente del Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba (IACC), por un sonado caso de corrupción.

Por otra parte, con un breve obituario, la televisión estatal informó el fallecimiento del general Quiñonez Machado, quien fuera un alto cargo de Inteligencia.

Armando F. Quiñonez combatió en las intervenciones armadas de Cuba en Angola, Etiopía y Nicaragua. En diciembre de 1993 fue ascendido a general de Brigada. Ese mismo año lo transfirieron de las Fuerzas Armadas a la jefatura del Ministerio del Interior (Minint), donde encabezó la Dirección General de Contrainteligencia (DGCI) hasta junio de 2004.

Las causas de muerte de los generales Enrique Acevedo González y Armando Felipe Quiñonez Machado tampoco fueron informadas por el oficialismo.

Otros oficiales fallecidos en el último año fueron los generales de Brigada Arnoldo Ferrer Martínez, Armando Choy Rodríguez y Manuel Eduardo Lastres; el coronel de la reserva Santiago Lorenzo Hernández Cáceres, el combatiente del Ejército Rebelde Pedro Gerardo Gutiérrez Santos y el “combatiente revolucionario” Gilberto Antonio Cardero Sánchez.