Denuncian arresto de artista que se pronunció contra el Código de las Familias

El pintor Yulier P denunció que el artista visual Dayan Melián Castro fue detenido en La Habana tras expresar en público su desacuerdo con el nuevo Código de las Familias
Denuncian arresto de artista que se pronunció contra el Código de las Familias
 

Reproduce este artículo

El muralista y pintor cubano Yulier Rodríguez Pérez, conocido como “Yulier P”, denunció este lunes que el artista visual Dayan Melián Castro fue detenido en La Habana tras expresar en público su desacuerdo con el nuevo Código de las Familias, ratificado este 25 de septiembre en un referendo marcado por el abstencionismo.

“Mi amigo el artista visual Dayan Melián Castro, ayer [domingo] en horas de la noche dijo públicamente en una de las calles de Mantilla municipio Arroyo Naranjo, [La] Habana que no estaba de acuerdo con el Código de la Familia e inmediatamente fue arrestado por la Policía Nacional Revolucionaria”, aseguró Yulier P.

Según el reconocido muralista, Melián Castro lo llamó esta mañana y le dijo “que está detenido en la unidad de policía del Capri (Arroyo Naranjo); ¡esta acción es una violación flagrante a la Libertad de expresión y a la democracia!”.

Yulier P agregó que “toda acción sobre el futuro de mi amigo es responsabilidad del Ministerio del Interior y del gobierno cubano”.

El “Sí” al nuevo Código de las Familias en Cuba ganó el domingo, en un referendo marcado por cifras de abstencionismo sin precedentes en votaciones durante el régimen comunista.


Alina Balseiro Gutiérrez, presidenta del Consejo Electoral Nacional, aseguró que acudieron a las urnas 6 251 785 electores, para un 74.01% del padrón electoral básico de 8 447 467 electores. Un 26% de electores no asistió a la convocatoria de las autoridades, que desplegaron una amplia campaña a favor el “Sí” en redes sociales, la televisión nacional y otros medios de prensa oficialistas, y no dieron espacio a voces críticas de la nueva legislación.

A favor del “Sí” se contabilizaron 3 936 790 boletas, para un 66.87%; mientras que por el “No” se decidieron 1 950 090 electores, para un 33.13%.

El referendo para el Código de las Familias destaca por su baja participación respecto a los otros dos convocados anteriormente para ratificar las cartas magnas establecidas por la dictadura. Según datos oficiales la participación en el referendo constitucional de 2019 fue del 84,4%, y en el de 1976 alcanzó el 98%.

El documento sustituirá al Código de Familia de Cuba vigente desde 1975. La propuesta se ha visto rodeada de polémicas por algunos de los cambios que introduce, entre los cuales destaca la posibilidad de reconocer el derecho de las parejas homosexuales al matrimonio, y por el contexto de represión política y falta de libertades en que ha sido convocada la votación.

El Código encontró rechazo entre varias iglesias, así como en algunos sectores de la oposición política y activistas de derechos humanos, que criticaron el referendo como un “lavado de imagen” del régimen para aparentar democracia.

Entre los cambios de la nueva legislación está la posibilidad de que los niños lleven los apellidos de su madre y padre en el orden en que estos lo dispongan; el reconocimiento de la adopción por parejas homoparentales; asimismo, se incluyó la “gestación solidaria” (subrogada) y, supuestamente, mayores garantías para preservar los derechos de mujeres víctimas de violencia de género, personas con discapacidad, adultos mayores, niñas, niños y adolescentes.

Otro cambio que causó polémica es la sustitución de la figura de “patria potestad” por la de “responsabilidad parental”, cuyos detractores ven como una cesión al Estado de derechos y atribuciones sobre los menores de edad.

Un informe publicado antes de la votación por DemoAmlat, iniciativa de la organización internacional Transparencia Electoral, señaló que el referendo sobre el Código de las Familias en Cuba se efectuaría en “un contexto cerrado, autocrático, con una carta magna que ilegaliza el pluripartidismo y establece que es un país con un modelo de partido único”, donde a los ciudadanos les “queda muy poco para elegir”.

Recomendaciones

 

Relacionados