Artistas, periodistas y activistas sitiados luego de declaración del Mincult
Varios opositores, artistas y activistas amanecieron con operativos policiales frente a sus casas, que se suman a otros contra miembros de la sociedad civil ya en marcha desde la semana pasada
Miembros de la sociedad civil sitiados por la policía política
 

Reproduce este artículo

Varios activistas, opositores y periodistas amanecieron este 4 de diciembre con dispositivos policiales frente a sus casas, a medida que el régimen se aleja cada vez más del diálogo y muestra su rostro habitual de represión y acoso.

La periodista Luz Escobar, del medio independiente 14ymedio, denunció que dos oficiales de la Seguridad del Estado se encontraban apostados en la salida de su edificio y no la dejaban bajar.

Julio Llópiz-Casal, uno de los artistas que protagonizó la protesta frente al Ministerio de Cultura, denunció un operativo semejante frente a su casa, dentro de la cual se encuentra encerrado contra su voluntad de salir.

El colaborador de ADN CubaEsteban Rodríguez, aseguró que la Seguridad puso cámaras de vigilancia en la calle donde vive y el científico Oscar Casanella denunció amenaza de arresto.


El miércoles, la artista Tania Bruguera, una de las voces más conocidas del arte contestatario en Cuba y miembro del grupo que negoció el 27 de noviembre con el Ministerio de Cultura, fue detenida y amenazada por la policía política con la cárcel.

Desde hace días, una campaña de deslegitimación del régimen había provocado dudas sobre si las autoridades cubanas detendrían la represión contra la sociedad civil y se inclinarían al diálogo. Estas detenciones y un comunicado del Ministerio de Cultura este 4 de diciembre confirman que no cederán ni un ápice.

Bajo el título “Rompen el diálogo quienes pidieron diálogo”, la institución oficial divulgó hoy un texto donde puso sus condiciones draconianas para “dialogar” con artistas e intelectuales, prácticamente una camisa de fuerza, porque niega todo contacto futuro con disidentes abiertos, el Movimiento San Isidro y la prensa independiente.

“Al pretender incluir entre los participantes a personas que se han autoexcluido hace mucho tiempo por sus agresiones a los símbolos patrios, delitos comunes y ataques frontales a la dirección de la Revolución Cubana, bajo el disfraz del arte, los que instrumentaron esta maniobra acaban de romper toda posibilidad de diálogo”, asegura.


El Ministro de Cultura no se reunirá con personas que tienen contacto directo y reciben financiamiento, apoyo logístico y respaldo propagandístico del Gobierno de los Estados Unidos y sus funcionarios. Tampoco lo hará con medios de prensa financiados por agencias federales estadounidenses”, agrega.

El Ministerio de Cultura niega “toda legitimidad” al grupo de artistas que se reunió frente a su cede el 27 de noviembre y les arrancó una reunión hasta largas horas de la madrugada, en las que estuvieron presentes disidentes y se habló de la represión contra el Movimiento San Isidro.

Las manifestaciones por el Movimiento San Isidro comenzaron la semana antes pasada, como medio para exigir la liberación del músico contestatario Denis Solís, injustamente encarcelado y sometido a un juicio sumario, sin garantías legales. Como respuesta, varios integrantes de la organización comenzaron una huelga de hambre.

Fuerzas del régimen irrumpieron violentamente el jueves pasado en la sede del MSI con el propósito de poner fin a la manifestación y arrestaron a los opositores. Horas después ese mismo día fueron puestos en libertad, pero se les impidió regresar a la sede de Damas 955, en La Habana Vieja.

El desalojo provocó una protesta de varios artistas e intelectuales ante el Ministerio de Cultura a favor de más libertades y respeto a los movimientos opositores, tildada por algunos como demasiado conciliadora con el régimen y celebrada por otros por su contenido contestatario.

La protesta de San Isidro y el plantón ante el Mincult ha provocado revuelo en la comunidad cubana y la arena internacional. También reacciones del régimen, que organizó un acto paralelo con sus simpatizantes. El diálogo prometido, como se ve en las últimas declaraciones del Mincult, al parecer nunca ocurrirá.