Régimen mantiene bajo asedio y amenaza a Esteban Rodríguez
Elementos represivos del régimen mantienen bajo asedio y estricta vigilancia policial a Esteban Rodríguez, uno de los 14 activistas que estuvo durante días en la sede del Movimiento San Isidro, por "presuntos vínculos con Miami"
Elementos policiales apostados en los bajos de casa de Esteban
 

Reproduce este artículo

Elementos represivos del régimen cubano mantienen bajo asedio y estricta vigilancia policial a Esteban Rodríguez, uno de los 14 activistas que estuvo durante días en la sede del Movimiento San Isidro (MSI), en Damas 955, Habana Vieja, exigiendo la liberación del rapero contestatario Denis Solís.

Colaborador habitual de ADN Cuba, a Rodríguez se le impide dejar de su domicilio porque está “bajo investigación por presunto vínculo con personas de Miami”, según refirió él este viernes 4 de diciembre en su perfil de Facebook, donde compartió imágenes de la patrulla policial y los agentes de la Seguridad del Estado apostados en la calle para impedirle salir a la misma.

El argumento que los represores habrían dado a Esteban para justificar la vulneración de sus más elementales derechos resulta todo un despropósito en un país donde gran parte de la población tienen vínculos familiares o de amistad con emigrados que residen en Miami y muchas otras localidades estadounidenses.

A todas luces, la represión contra él, que fue uno de los que decidió fortalecer su protesta en Damas 955 con una huelga de hambre durante varias jornadas, se debe a la voluntad del régimen de mantener aislados y desconectados a los miembros y simpatizantes del MSI hasta que presumiblemente se controle o extinga el clima de tensión política que ha imperado en la isla durante las últimas dos semanas.

Los 14 de Damas 955 han sido sitiados en su domicilio o detenidos en varias ocasiones a lo largo de estos días al igual que varios de los integrantes del llamado Grupo de los 30, que el pasado 27 de noviembre forzó una reunión en el Ministerio de Cultura (Mincult) para abrir un canal de diálogo que ya el oficialismo desterró este viernes, bajo los mismos pretextos totalitarios de siempre.

“Toda Cuba tiene vínculos con Miami porque muchos han tenido que emigrar por culpa del régimen. Yo no les tengo miedo. Si tengo que ir preso voy a ir preso, porque sé que lo que están haciendo es injusto. Ustedes le temen a la fuerza de la palabra”, dijo Esteban al régimen en una directa que hizo a través de las plataformas de esta revista.

“Me quieren hacer pasar como un supuesto terrorista, cuando yo, al igual que todo el MSI, actúo pacíficamente. Las únicas armas que tenemos son nuestro cuerpo”, agregó.

Visiblemente emocionado, y lleno de muchos sentimientos de impotencia y rabia, según describió, Rodríguez afirmó que algún día los represores y dirigentes del sistema van a pagar “por todo lo que han hecho a los cubanos”.

“El mundo no puede quedarse callado ante esto. Tiene que despertar y darse cuenta de lo que está pasando en Cuba. Tengo impotencia, rabia, roña, son muchos sentimientos. Tantos… Es triste, pero por lo menos mi fe y mi esperanza nunca la van a parar”, concluyó.