Ola de activistas latinoamericanos en solidaridad con Movimiento San Isidro
Varios activistas y líderes latinoamericanos han mostrado su solidaridad con los integrantes del Movimiento San Isidro que permanecen atrincherados en su sede desde hace cuatro días, varios de ellos en huelga de hambre por las arbitrariedades del régimen
Activistas en Damas 955, San Isidro
 

Reproduce este artículo

 

Varios activistas latinoamericanos mostraron su solidaridad este sábado 21 de noviembre con los integrantes del Movimiento San Isidro (MSI) que permanecen atrincherados en su sede desde hace cuatro días, varios de ellos en huelga de hambre durante las últimas tres jornadas, para exigir la liberación del rapero contestatario Denis Solís y el cese de las injusticias económicas y el atropello a los derechos humanos en Cuba.

Mediante conexiones telefónicas logradas con mucho trabajo, que se cortaban misteriosamente una y otra vez, defensores de las libertades y derechos humanos de países como México, Uruguay, Chile, entre otros, se interesaron por la causa de sus homólogos cubanos y contrajeron el compromiso de dar a conocer en sus sociedades lo que está pasando en Cuba, específicamente en el barrio que da nombre al movimiento, en La Habana Vieja.

Todos integrantes de la Comisión Justicia Cuba, organismo comprometido con procesar a los castristas responsables de crímenes de lesa humanidad en la isla y los países donde ha tenido una elevada influencia política, los activistas accedieron a compartir con ADN Cuba lo conversado con los manifestantes de San Isidro, calificados por el secretario general de la OEA, Luis Almagro, como “luchadores por la libertad”.

“Claramente nos solidarizamos con ellos y lo que les está pasando. Ellos están buscando una postura de libertad en la que los derechos humanos y expresiones libres de cualquier ciudadano en el mundo se puedan manifestar, ya que hoy día ellos no pueden pensar distinto al régimen sin ser reprimidos”, afirmó René Barba, concejal y educador chileno.

“Es grave. Vivimos en un mundo libre que tiene que dar el derecho a todas las personas a expresarse libremente. No porque uno haya cantado en contra de alguien tiene que estar privado de su libertad”, agregó en referencia a Denis Solís, quien fue condenado a ocho meses de prisión por ‘desacato’ en un juicio sumario y sin garantía alguna, luego de ser detenido violentamente el 9 de noviembre de 2020 a unas cuadras de su casa.

“Estamos a favor de ellos y con ellos”, aseveró Barba, al tiempo que dijo que, como persona de fe, les transmitió fortaleza y esperanza a los activistas cubanos. “Desde aquí de Chile, sin dictadura, podemos entender y ver que el sentir de ellos es muy fuerte. En los próximos días podrían fallecer si no hay una respuesta clara del gobierno”, lamentó.

Según anunció, el miércoles asistirá con un grupo de chilenos al Instituto Nacional de Derechos Humanos de su país para pedir una entrevista con el titular y exponerle lo que está pasando. Posterior a eso, también planea entregar la información al ministro del Interior recién asumido, Rodrigo Delgado, para ver si se logra un pronunciamiento a nivel de Estado.

Por su parte, el jurista mexicano René Bolio, presidente de la Comisión Justicia Cuba, resaltó que la protesta del MSI es “muy diferente e intensa”. “No son políticos, sino personas de un perfil cultural y científico; una parte de la sociedad que en teoría era parte del sistema comunista y que hoy, en espíritu de libertad artística, protestan contra él”, refirió.

“Hay que hacer eco de lo que está sucediendo allá. No es un incidente aislado, es una concatenación de hechos, un sistema que usa el régimen para todo lo que huela a disenso, protesta, rebeldía. Golpes, tortura, arrestos”, denunció Bolio, que tras conocer del caso y conversar con Oscar Casanella, uno de los manifestantes de San Isidro, concluye que la detención y arresto de Solís es una violación clara a los derechos humanos y al debido proceso.

Otro de los activistas latinoamericanos que habló con los atrincherados en la sede del MSI por mediación de Orlando Gutiérrez-Boronat, secretario nacional del Directorio Democrático Cubano, fue Martín Elgue, de Uruguay.

Presidente del Comité Uruguayo por la Democracia en Cuba y miembro también de Justicia Cuba, Elgue señaló que el mayor delito de Solís es cantar y expresar con su música reclamos que al régimen castrista no le agrada escuchar.

“En otros países se hace sin miedo y en Cuba el régimen nos demuestra una vez más que viola todos los derechos humanos. En menos de 48 horas, debe ser un récord, fue detenido, enjuiciado y encarcelado”, apuntó.

Para Elgue, lo más importante del contacto que él y sus compañeros pudieron tener con los plantados y huelguistas de hambre del MSI es que pudieron conocer de primera mano el caso, lo que les permitirá hacerlo más visible en sus países y contribuir a que el mundo se vaya enterando.

“Estuvimos charlando con algunos. Nos comentaron que tienen su casa sitiada. Les prohíben a los vecinos arrimarles asistencia. Les fueron cortados algunos servicios telefónicos. Si salen serán detenidos”, detalló.

Asimismo, aseguró que todos los integrantes de Justicia Cuba darán a conocer su comunicado sobre el caso y tratarán de darle la mayor difusión para que la gente siga viendo que “el régimen es una farsa y lleva más de seis décadas en las que tortura, encarcela y encierra sin debido proceso a todos aquellos que disienten”.

De manera similar, Hipólito Ramírez, presidente de la Junta Democrática Dominicana, subrayó que “quienes vivimos en países libres y somos amantes de la democracia tenemos que darle nuestro apoyo solidario” a los activistas cubanos.

“Lo que están haciendo es expresar el dolor que sienten por los abusos de la dictadura cubana. Es lo que pueden hacer… Por eso es bueno que el mundo sepa lo que realmente pasa en Cuba. Estos jóvenes del movimiento están dando su voz de alarma y nosotros estamos siendo solidarios”, refirió.

De acuerdo con lo percibido por Ramírez en su comunicación, los manifestantes de San Isidro tienen temor de las acciones que puedan tomar en su contra, más aún luego del vertimiento de ácido en la cisterna de la que ellos y otras personas del inmueble en el que está enclavada la sede se abastecen. 

“Su acción es de mucha valentía” y los vamos a apoyar, aseguró el dominicano, que anunció que la organización que encabeza pondrá letreros en algunos puntos específicos de la capital de su país, como el lugar donde está el busto del prócer cubano José Martí, para que la gente y los medios vayan conociendo el caso.

El apoyo incondicional a los que en estos momentos están en huelga por Denis Solís y el cese de las violaciones a los derechos humanos en Cuba llegó también desde Costa Rica, en voz del diputado costarricense Dragos Dolanescu, quien reveló que sus interlocutores de San Isidro le contaron que ya tenían efectos de la huelga de hambre, pero que iban a seguir luchando para que se hiciera extensivo al mundo entero lo que estaba sucediendo en La Habana.

“También me contaron que cogieron al menos conocido de los artistas para encarcelarlo y así mandarle una señal a los otros de lo que les podía suceder”, comentó el político tico, líder del partido de reciente creación Costa Rica Justa, con el cual aspira a contender por la presidencia de su país en 2022.

“Voy a hacer extensivo a la ciudadanía costarricense lo que supe en la llamada; mandaré un comunicado de prensa denunciando la situación”, dijo Dolanescu a esta revista, a la vez que subrayó su compromiso personal de lucha “contra cualquier régimen que se quiera perpetuar a punta de golpes y de cárcel”.