Cubana siente vergüenza al ver las condiciones de los baños del aeropuerto José Martí
Pese a que la mayoría de nuevos casos de COVID en Cuba siguen proviniendo del extranjero, las condiciones sanitarias en los baños de la terminal aérea dejan mucho que desear
Foto tomada de Facebook
 

Reproduce este artículo

Poco a poco se van abriendo los aeropuertos internacionales en el mundo y el José Martí en La Habana no es excepción. En la isla, cuya mayor fuente de ingresos proviene del turismo, las autoridades se vieron obligadas a cerrar las fronteras aéreas por 8 meses, ante la propagación del COVID-19.

Con la reapertura de todos los aeropuertos internacionales de la isla, incluido el José Martí de La Habana, y el incremento paulatino de los vuelos comerciales, resulta bastante obvio que las instalaciones sanitarias deben encontrarse en óptimas condiciones.

Sin embargo en el Macondo caribeño que es Cuba, no existe nada más alejado de lo real y maravilloso.  Pese a que la mayoría de nuevos casos de COVID en Cuba siguen proviniendo del extranjero, las condiciones sanitarias en los baños dejan mucho que desear.

Así lo dejó saber una usuaria en Twitter la cual reclama de la ausencia de agua para lavarse las manos e higienizarse 

La usuaria que se identifica en la red social como Rita García comenta: "Como es posible que el aeropuerto internacional de La Habana no tenga agua? Qué pensarán los que nos visitan. !Los baños son impenetrables! -deja saber al tiempo que se lamenta- Qué pena (...) no tiro fotos por vergüenza"  

 

El aeropuerto internacional de La Habana, es la principal puerta de entrada a Cuba y el único de la isla al que pueden volar las aerolíneas de Estados Unidos. La prensa oficialista cubana dejó saber antes de la apertura del "José Martí" que el acceso a las Terminales Aéreas será “exclusivo” para pasajeros.

Según lo dispuesto por las autoridades de Salud Pública, a partir de esta fecha “se ha previsto el cobro de una tarifa sanitaria, con el objetivo de cubrir los costos de los protocolos implementados”.

En su búsqueda de dólares y otras divisas fuertes, el régimen se vende como “un destino seguro, cuyos resultados en materia de enfrentamiento a la pandemia son reconocidos a nivel internacional”.