Denuncia: arrojaron líquido “con tremenda peste” a los activistas plantados en Movimiento San Isidro
Activistas y artistas independientes plantados en la sede del Movimiento San Isidro fueron despertados en la madrugada de este jueves, luego de que personas no identificadas arrojaran por debajo de la puerta y desde la azotea un líquido con mal olor, según denunciaron
Líquido arrojado a los huelguistas del Movimiento San Isidro. Foto: Tomada de Diario de Cuba
 

Reproduce este artículo

Los activistas y artistas independientes plantados en la sede del Movimiento San Isidro (MSI) en la Habana Vieja, fueron despertados en la madrugada de este jueves luego de que personas no identificadas arrojaran por debajo de la puerta y desde la azotea un líquido con mal olor, según denunciaron a Diario de Cuba.

El colectivo de una quincena de luchadores por los derechos humanos, algunos declarados en huelga de hambre, reclaman la liberación del rapero contestatario Denis Solís, condenado a 8 meses por “desacato”, luego de un juicio irregular y sumario realizado cuando se encontraba desaparecido por las fuerzas de la Seguridad del Estado y la Policía Nacional Revolucionaria.

Según ha informado el medio citado, los activistas fueron despertados cerca de las 4:00 de la madrugada de este jueves, después de que los individuos echaran un líquido con mal olor por debajo de la puerta y por el techo, que cayó cerca de la cisterna donde tienen el depósito de agua.

“Parece que lo hicieron desde la misma azotea del edificio”, dijo la poeta Katherine Bisquet a Diario de Cuba.

La joven artista explicó que la cisterna está ubicada en una parte de la vivienda, en un patio sin techo.

“Tiraron el mismo líquido con tremenda peste por debajo de la puerta. Si es letal o no, no lo sabemos, pero nos despertó porque tiene un olor superfuerte”, aseguró Bisquet.

Según Diario de Cuba, la cisterna, que no posee tapa, suministra de agua a tres casas más junto a la sede del MSI, un colectivo pacífico que aglutina a varios artistas y activistas que promueven los derechos humanos y culturales.

“Sentimos el olor, y pensábamos que era la fosa tupida, porque hay olor como a amoníaco, y cuando vamos para delante [de la vivienda], Anamely [Ramos, crítica y curadora de arte] sintió como un spray. En la puerta parece que tiraron un spray como para desviar la atención, y nos dimos cuenta que en el patio habían echado algo”, contó Bisquet.

Oscar Casanella, científico que se encuentra acuartelado junto con el MSI, cree que no es ácido sulfúrico, pero se trata de un líquido transparente que cambia de color y se pone morado al contacto con el agua.

“Cayó sobre ropa, pero no abrió huecos… Puede ser que no sea una sustancia pura, sino una mezcla compleja, recogimos muestras y queremos hacerlas llegar a laboratorios de otros países. Esto es un acto cobarde”, expresó.

En una directa de Facebook puede verse como los agredidos salen a la calle a increpar a los desconocidos que se dispersaron en la esquina. Cabe destacar que los activistas se encuentran desde hace días rodeados y vigilados por numerosos agentes de la PNR y la Seguridad del Estado (que incluso acordonaron la cuadra con cinta amarilla), por lo que es improbable que no supieran del hecho.

Uno de los plantados en protesta pacífica se asomó en la puerta de la vivienda que también funge como Museo de la Disidencia, y vio a varias mujeres “vestidas de policía” y una patrulla cerca de la vivienda. Esas mismas fuerzas impidieron la víspera que una vecina comprara comida a los activistas, y se presionan a residentes de la zona para aislar al MSI, razón que precipitó que varios se declararan en huelga de hambre.

Hasta el momento de publicar esta nota, los activistas se mantienen en su decisión de resistir pacíficamente el asedio del régimen cubano y reclamar la liberación de Denis Solís.

 

Foto de portada: Oscar Casanella toma muestras del líquido que según denunciaron, fue arrojado a los huelguistas del Movimiento San Isidro (Tomada de Diario de Cuba)