Piden a Mike Pompeo sancionar a funcionarios cubanos por violar libertades religiosas
Organizaciones internacionales piden a Mike Pompeo “sanciones económicas y restringir visas estadounidenses a personas que trabajan para la Oficina de Asuntos Religiosos y el Ministerio de Justicia de Cuba” por violaciones de la libertad religiosa.
 

Reproduce este artículo

Filántropos, evangelistas y abogados, enviaron recientemente una carta a Mike Pompeo, Secretario de Estado de los Estados Unidos, en referencia a las constantes violaciones de la libertad de religión y otros derechos fundamentales en Cuba.

La misiva— firmada por Anna Lee B. Stangl, de la ONG "Christian Solidarity”, el Dr. Teo Babun, de la ONG “Alcance de Ayuda a las Américas”, y Jason Poblete, de la ONG “Global Liberty Alliance”—,  pide al gobierno norteamericano “sanciones económicas y restringir visas estadounidenses a personas que trabajan para la ORA (Oficina de Asuntos Religiosos) y el Ministerio de Justicia de Cuba

Los autores solicitan también extender estas restricciones “a cualquier individuo u organización, sin importar dónde se encuentren, que apoye a la Oficina de Asuntos Religiosos y al Ministerio de Justicia de Cuba”.

De igual modo agradecieron a Pompeo por “liderar la defensa de las personas de fe en todo el mundo”, y por estar al tanto de la difícil situación de los religiosos cubanos. En una entrevista con Diario de Cuba, el Secretario de Estado se refirió al caso de varios líderes religiosos a los que el régimen cubano les impidió viajar a Washington, D.C.

Nos preocupa la detención de Roberto Quiñones (periodista independiente y laico católico)”, dijo Pompeo en esa entrevista. El reportero fue citado a juicio al día siguiente de la publicación de la entrevista en que se le menciona.

Me llama sobremanera la atención que después de haber hecho estas declaraciones el señor Mike Pompeo, yo haya sido citado a juicio”, dijo Quiñones a ADN CUBA poco antes del juicio en el que fue juzgado y finalmente condenado a un año de prisión.



La policía religiosa del Partido Comunista o la Oficina de Asuntos Religiosos (ORA, por sus siglas en inglés) es responsable de dificultar que las personas de fe ejerzan sus derechos fundamentales. Utilizan tácticas que ya han utilizado otros sistemas represivos, como la Stasi en Alemania Oriental. Durante años, la ORA ha cometido violaciones sistemáticas, constantes y atroces contra la libertad de religión de las personas de fe”, agregaron.

En la carta también se pide al gobierno de EEUU que considere sanciones contra funcionarios que dirigen y administran la Oficina de Asuntos Religiosos, y menciona a los ciudadanos Caridad del Rosario Diego, Sonia García y Rober Noa.

De acuerdo con el documento, el Departamento de Estado reconoce que el gobierno de la Isla “continúa controlando todos los aspectos de la vida religiosa” a través de sus instituciones sometidas al control del Partido Comunista.  

Bajo la dirección de la Oficina de Asuntos Religiosos, el gobierno ha seguido restringiendo los viajes nacionales e internacionales, deteniendo y, de ser necesario, utilizando la violencia contra los líderes religiosos y sus seguidores”, argumentan los autores de la carta.

 

Asimismo afirman que la Oficina “restringe los derechos de los prisioneros a practicar la religión libremente. (…) hostigan o detienen a miembros de grupos religiosos que abogan por una mayor libertad religiosa y política”.

Grupos apostólicos como los Testigos de Jehová y la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días no integran el registro oficial de iglesias permitidas en Cuba pues la mencionada oficina no responde a las solicitudes de inscripción, asegura el mensaje.

La carta se refiere al caso de de los pastores Ramón Rigal y Ayda Expósito, juzgados y encarcelados por educar a sus hijos en casa (homeschooling); y a la prohibición a líderes laicos católicos de asistir a los funerales del cardenal cubano Jaime Ortega.

Respetuosamente le solicitamos al gobierno de los EEUU (…) que investigue la entrada a los Estados Unidos de personas que pueden haber estado afiliadas a estas entidades cubanas que operan con impunidad en Cuba”, indica la carta a la tuvo acceso ADN CUBA:

PUEDES CONSULTAR EL DOCUMENTO AQUÍ: