Funcionarios de cultura del régimen prometen "tregua" al arte independiente

Muchos consideran que los acuerdos alcanzados no satisfacen la mayor parte de lo demandado, pero todos coinciden en que lo sucedido tuvo una gran trascendencia, en tanto forzó un diálogo y reconocimiento a los que el régimen se ha negado
Artistas y activistas apostados en el Mincult
 

Reproduce este artículo

Un canal de diálogo con las autoridades culturales del régimen; interés por parte de las mismas sobre la situación de Luis Manuel Otero Alcántara y Denis Solís, con supuesta urgencia; una agenda de trabajo múltiple con propuestas tanto de los creadores independientes como de los funcionarios; la revisión de la declaración de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) sobre el Movimiento San Isidro; y una tregua pactada con los espacios independientes fueron los acuerdos resultantes de la reunión que unos 30 artistas, activistas y periodistas independientes sostuvieron con el viceministro de Cultura del régimen, Fernando Rojas.

El encuentro, de cerca de cinco horas, se produjo luego de que decenas de personas acudiesen a la sede del Ministerio para reclamar el cese del acoso, hostigamiento y represión al arte independiente cubano y el disenso político, explícitos de manera cumbre en el tratamiento que el régimen ha dado al Movimiento San Isidro por sus acciones en favor de la liberación de Denis Solís.

Un grupo de 30 artistas, periodistas e intelectuales, en representación de los casi tres centenares que permaneció esperando afuera de la institución, entró a exponer sus demandas al viceministro Rojas y otros funcionarios como Marta Bonet, de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), y Yasser Toledo, de la AHS.

Entre los seleccionados como interlocutores por la parte independiente destacaron algunos muy reconocidos, pero también históricamente marginados como Tania Bruguera, Michel Matos, Katherine Bisquet (una de las huelguistas de San Isidro), Julio Llópiz y Camila Lobón.

Sus demandas, explicitadas desde la mañana de este viernes, fueron muy claras:

-Derecho a la libertad de expresión.

-Derecho a la libre creación.

-Derecho al disenso.

En lo relacionado con el Movimiento San Isidro y la represión de la que ha sido objeto:

-Revisión y cumplimiento del debido proceso judicial a Denis Solís.

-Que se le permita al artista Luis Manuel Otero regresar a su domicilio.

-Cese del hostigamiento, la represión, la censura, el descrédito y la difamación por parte de las autoridades y los medios oficiales a la comunidad artística e intelectual cubana y a todo ciudadano que disienta de las políticas del Estado.

-Reconocimiento y respeto al posicionamiento independiente.

-No más violencia policial.

-No más odio político.

Si bien muchos de los plantados en el Ministerio de Cultura consideraron que los acuerdos alcanzados en la primera reunión no satisfacen la mayor parte de lo demandado, todos coincidieron en que lo sucedido tuvo una gran trascendencia, en tanto se forzó un diálogo que el régimen siempre ha evitado en su afán por desconocer y deslegitimar la creación y el pensamiento independientes.

Como parte de los acuerdos se anunció una reunión entre el grupo y el ministro de Cultura, Alpidio Alonso, para después del miércoles de la siguiente semana, evento en el que se espera se sigan debatiendo asuntos medulares que impiden el libre ejercicio de los derechos y libertades no sólo de los creadores, sino de los cubanos todos.