Trenes nacionales continúan suspendidos hasta que La Habana pase a fase dos

Los trenes nacionales continuarán suspendidos hasta que La Habana pase a fase dos de la etapa de recuperación pos-COVID-19, pese a que este viernes la Unión de Ferrocarriles de Cuba habilitó un viaje ferroviario desde Santiago de Cuba hasta Matanzas
Los trenes nacionales continuarán suspendidos hasta que La Habana pase a fase dos
 

Reproduce este artículo

Si bien este 10 de julio la Unión de Ferrocarriles de Cuba puso al servicio de la población un tren extra desde la ciudad de Santiago de Cuba hasta la provincia de Matanzas, los trenes nacionales continuarán suspendidos hasta que La Habana pase a fase dos de la etapa de recuperación pos-COVID-19, según declaró recientemente a la prensa del régimen un directivo de esa entidad del Ministerio de Transporte (Mitrans).

Como es sabido, la capital continúa presentando una situación compleja con respecto a la presencia del nuevo coronavirus, lo que ha llevado a las autoridades a posponer el restablecimiento de los viajes regulares nacionales.

En conversación con la estatal Agencia Cubana de Noticias (ACN), Luis Rosés Hernández, director de la UEB Trenes Nacionales de Pasajeros, explicó que por estos días solo, y de manera esporádica, se realizarán hacia la zona oriental transportaciones masivas de los ministerios de Educación, de la Construcción y de las instituciones armadas.

Asimismo, precisó que al retorno de los coches se procurará la venta de boletos a la población, pero solo por reservación, pues se mantendrán cerradas las listas de espera.

Añadió que con esta medida se pretende aliviar la situación en las provincias que ya se encuentran en fase dos, "a sabiendas que el país no está en condiciones de satisfacer aún la demanda en tan importante servicio".

Con respecto al mencionado tren Santiago-Matanzas, señaló que ya están vendidas la mayor parte de las capacidades, y acotó que a través de la agencia Viajeros y de los medios locales de comunicación se informará cuándo habrá otros viajes extra.

Sobre el cumplimiento de las medidas higiénico-sanitarias dispuestas en el país para evitar contagios o rebrotes de la COVID-19, el funcionario dijo que "estarán a la orden del día, tanto en las terminales como a bordo de los coches, donde las tripulaciones dispondrán de hipoclorito, gel de mano y papel sanitario, y exigirán el uso constante del nasobuco".

Al referirse a los organismos e instituciones estatales con solicitudes de transportaciones masivas desde la capital, explicó que se les ha pedido un listado en el que se confirme habérsele realizado a cada pasajero un test rápido o PCR.

Rosés Hernández recordó que desde la Estación Central de Ferrocarriles, en La Habana, partirán los viajes regulares nacionales, los cuales cuando se reinicien tendrán una frecuencia de salida de ocho días, como está definido entre las medidas anunciadas por el Mitrans para la fase dos de la etapa de recuperación.