Régimen cubano acusa a Trump de "oportunismo electoral" tras su acto en Miami
En un acto en Miami, la víspera, Trump aseguró tener "bajo control" a Cuba y Venezuela y prometió "no defraudar" a los opositores venezolanos y cubanos.
Canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla
 

Reproduce este artículo

El ministro de Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, acusó de "oportunismo electoral" al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que este viernes reiteró su apoyo a los opositores venezolanos y cubanos en un acto político en el condado de Miami-Dade, en Florida.

En un mensaje vía Twitter, el canciller cubano rechazó las "mendaces afirmaciones" de Trump, a quien acusó de estar "mal asesorado" y practicar una "retórica fallida".

Escasas horas antes, el líder estadounidense presidía un acto con carácter electoral en un templo hispano de Doral, ciudad aledaña a Miami, después de visitar la sede del Comando Sur de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos.

Trump aseguró tener "bajo control" a Cuba y Venezuela y prometió "no defraudar" a los opositores venezolanos y cubanos que le pidieron un incremento de sus acciones para provocar un cambio de régimen en ambos países.

También lanzó duras críticas al socialismo, ideología que vinculó a sus rivales del Partido Demócrata, y acusó a su contendiente electoral Joe Biden de querer restaurar las "medidas procomunistas" del expresidente Barack Obama que permitieron la restauración de las relaciones diplomáticas entre Cuba y EE. UU.

"En su oportunismo electoral, no explica cómo la eliminación de los viajes e intercambios, el ataque a las familias cubanas y el endurecimiento brutal del bloqueo ayudan al pueblo de Cuba", criticó el canciller cubano, en alusión a la retórica empleada este viernes por el presidente estadounidense.

Cuba y Estados Unidos viven estos días una de las etapas más tensas en su complicada relación, tras la distensión protagonizada por los expresidentes Barack Obama y Raúl Castro entre 2014 y 2016, etapa conocida como el "deshielo", que motivó la reapertura de embajadas.

La Administración Trump revirtió esta política e intensificó la presión sobre La Habana al endurecer el embargo comercial y financiero que impone a la isla desde 1962 y aplicar nuevas sanciones, justificadas en el supuesto apoyo del Gobierno cubano al presidente Nicolás Maduro en Venezuela.