Más de cuatro millones de pesos decomisados en banco improvisado en Camagüey
El ciudadano artífice del ilícito fue detenido y enfrentará cargos por tráfico de divisas. El reporte del hecho busca moralizar o atemorizar a quienes no acuden a las casas de cambio oficiales
Dólares, euros, pesos cubanos ordinarios y convertibles integraron el monto ocupado

En una nueva emisión del espacio dedicado en los informativos de la televisión cubana a exponer la persecución policial a los delitos en estos tiempos de coronavirus, funcionarios del Ministerio del Interior (Minint) revelaron el decomiso de más de cuatro millones de pesos cubanos a un ciudadano que operaba un banco improvisado en Camagüey y traficaba divisas.

El hecho delictivo se realizaba desde hace algún tiempo en la vivienda del ciudadano y en otra cercana a su domicilio, que se utilizaba como banco. En ambos inmuebles, ubicados en la calle Bembeta de la ciudad de Camagüey, “se realizaba clandestinamente el cambio de varios tipos de moneda”, detalló el reporte televisivo.

Según lo explicado, el efectivo ocupado fue depositado en una sucursal bancaria de la capital agramontina y será destinado “al financiamiento de programas sociales”. El monto ocupado, a las tasas de cambio vigentes, ascendió a 4 414 415 pesos cubanos.

Específicamente, se ocuparon 133 293 dólares (USD), 252 700 pesos cubanos (CUP), 32 753 pesos cubanos convertibles (CUC) y 425 euros (EUR).

El ciudadano artífice del hecho delictivo fue conducido a la unidad de Instrucción Penal de Camagüey y sometido a proceso de instrucción. Se le imputan cargos por tráfico de divisas, precisó el reporte, que a partir del hecho pretendió “moralizar” a la población cubana que realiza operaciones cambiarias con particulares y no en las casas de cambio oficiales.

“Se le recomienda a la población que acuda a las casas de cambio oficiales. Cambiar con personas no autorizadas para realizar esta actividad puede traer consecuencias muy lamentables”, esgrimió el periodista, para luego sentenciar que “el actuar inescrupuloso de los que trafican divisa perjudica la economía, por lo que hechos como éste debe ser repudiado por toda la sociedad”.

Sin embargo, nada cuestionó el reporte sobre qué motiva a que las personas prefieran cambiar entre ellas, sobre todo cuando hay dólares de por medio, so pena de enfrentar cargos de tráfico de divisas. 

El régimen cubano impone una onerosa comisión de un 10 por ciento a las operaciones cambiarias que involucran dólares, por lo que muchos prefieren no acudir a las casas de cambio oficiales para cambiar los dólares que reciben como remesas o que adquieren en viajes al exterior.