Régimen impide viajar a Omara Ruiz Urquiola a EEUU
La exprofesora universitaria padece de cáncer y se atenderá en EEUU. Hace dos días había denunciado que esta prohibición podía ocurrir
Omara Ruiz Urquiola, activista cubana
 

Reproduce este artículo

La opositora Omara Ruiz Urquiola denunció este 22 de enero que las autoridades migratorias cubanas no la dejaron viajar al extranjero en un post que compartió en redes sociales.

“Me dicen en la aerolínea que mi prórroga está vencida y que vaya a Emigración que ellos me autorizarán. Obvio, no me dejaron viajar. Mi cita médica es el lunes”, denunció Ruiz Urquiola.

El trámite de prórroga se realiza habitualmente en el mismo aeropuerto, recordó la opositora, pero el gobierno cubano aprovechó la situación para impedirle viajar. La exprofesora universitaria padece de cáncer y se atenderá en EEUU.

La víspera, Urquila recordó que este impedimento podía ocurrir, pero ella estaba dispuesta a enfrentarlo. “Acaben de entender que nací libre, y que aún en la celda, yo soy libre. Voy a donde quiero, hablo con quien quiera, digo lo que me parece, planto cada vez que sea necesario, frontal, con rectas de las que rompen guantes”, declaró.

Urquiola fue una de las manifestantes que estuvo acuartelada en la sede de Damas 955, cuando el Movimiento San Isidro se declaró en huelga de hambre para exigir la liberación del músico contestatario Denis Solís, que aún continúa preso.


Fuerzas del régimen irrumpieron violentamente el 26 de ese mismo mes en la sede del MSI con el propósito de poner fin a la manifestación y arrestaron a los opositores. Horas después ese mismo día fueron puestos en libertad, pero se les impidió regresar a la sede de Damas 955, en La Habana Vieja.

El desalojo provocó una protesta de varios artistas e intelectuales ante el Ministerio de Cultura a favor de más libertades y respeto a los movimientos opositores, tildada por algunos como demasiado conciliadora con el régimen y celebrada por otros por su contenido contestatario.

La protesta de San Isidro y el plantón ante el Mincult provocó revuelo en la comunidad cubana y la arena internacional. También reacciones del régimen, que organizó un acto paralelo con sus simpatizantes. El diálogo prometido al parecer nunca ocurrirá.

Una nota del Ministerio de Cultura reafirmó este 4 de diciembre que el régimen cubano nunca ha deseado dialogar con nadie, a excepción de sus seguidores más fieles, y deslegitima y ofende a quien alce su voz por encima de la suya.

Bajo el título “Rompen el diálogo quienes pidieron diálogo”, el castrismo puso sus condiciones draconianas para “dialogar” con artistas e intelectuales, prácticamente una camisa de fuerza, porque niega todo contacto futuro con disidentes abiertos, el Movimiento San Isidro y la prensa independiente.

El Ministerio de Cultura negó “toda legitimidad” al grupo de artistas que se reunió frente a su cede el 27 de noviembre y les arrancó una reunión hasta largas horas de la madrugada, en las que estuvieron presentes disidentes y se habló de la represión contra el Movimiento San Isidro.