Daymé Arocena: “quiero saber que contribuí a una Cuba mejor”

La cantante y compositora cubana Daymé Arocena defendió su derecho a pronunciarse sobre política y contra la represión del miércoles 27 de enero en el Mincult
Daymé Arocena, cantante cubana
 

Reproduce este artículo

La cantante y compositora cubana Daymé Arocena defendió su derecho a pronunciarse sobre política y contra la represión del miércoles 27 de enero, contra unos 30 jóvenes artistas y activistas en el Ministerio de Cultura (Mincult).

Los cubanos demandaban la liberación de varios compañeros detenidos arbitrariamente en la mañana, y que la institución cumpliera su promesa de un “diálogo” ese día.

En su página de Facebook la intérprete de jazz y soul, entre otros géneros, publicó: “Manos para crear ≠ Manos para agredir. ¿¿¿Mincult???”

También advirtió a los partidarios de la acción represiva liderada por el ministro Alpidio Alonso: “Aquellos que no son artistas, ni conocen del sufrimiento de nuestro sector, comenten lo que deseen (porque el post es abierto), pero no duden del caso absolutamente omiso que le voy a prestar”.

Sin embargo, no tardaron en aparecer castristas para rechazar lo dicho por la cantante. Uno de los más agresivos fue quien se identificó como Francisco Jiménez, quien le espetó que “un verdadero artista no se queja tanto y se abre camino por si sólo (…) no te quejes tanto y ábrete el camino”, y continuó denostándola por solidarizarse con los reprimidos.

Arocena respondió ecuánime las ofensas de este y otros usuarios, y también agradeció las mayores muestras de apoyo con su postura. Defendió su opinión diciendo que protesta porque cree “en la generación que heredarán mis hijos... Quiero saber que contribuí a esa Cuba mejor”.

Además, celebró la manifestación del 27N en sus historias de Instagram, al compartir la canción del grupo boricua Cultura profética, "Sobrevolando", donde se advierte que “ha llegado la generación que piensa por su cuenta” y que “si el pueblo se alza, sin miedo ni bando, será una bandada sobrevolando”.

Arocena cuestionó sobre la violencia contra el disenso en Cuba: “¿hasta cuándo?”, y escribió que #ElCambioEsInminente.

La artista es una de las voces más relevantes de las nuevas generaciones de cantantes cubanas. Ha colaborado con artistas tan diversos y reconocidos como los jazzistas Roberto Fonseca y Yasek Manzano, y el rapero Kumar. Se ha presentado en destacados escenarios internacionales como el Festival Jazz Na Fabrica, en Brasil; el Festival Les Voix Humaines, de Cuba; las salas Duc des Lombards y St. Pancras Old Church, de Francia y Londres; respectivamente, así como el Worldwide Festival; el Peter Barakan Live’s Magic Show; y el London Jazz Festival, en Barbican Centre, todos estos en la capital inglesa.

A finales del 2015 su álbum Nueva Era fue señalado por la National Public Radio de Estados Unidos (NPR) como uno de los mejores 50 álbumes de ese año.

 

Viceministro Rojas admitió que reprimieron

Fernando Rojas, viceministro cubano de Cultura, reconoció ante las cámaras de la agencia EFE, que los funcionarios del régimen cubano reaccionaron con violencia a la acción pacífica de artistas que acudieron a esa institución el miércoles 27 de enero, y pedían que liberaran a sus compañeros detenidos arbitrariamente o cercados por la policía en la mañana.

“Cuando pasan cosas como esas, hay que asumir el riesgo de que haya algún empujón o manotazo y nosotros lo asumimos”, reconoció el viceministro Rojas, en una conferencia de prensa.

Poco después de los hechos, la prensa estatal difundió una versión que tildaba a los artistas y activistas como “provocadores”, y negaban que el ministro Alpidio Alonso, secundado por Rojas, el viceministro Fernando León Jacomino y otros funcionarios, los hubiesen agredido.

Sin embargo, según testimonios de los manifestantes y archivos de audio y video que se pudieron rescatar, hubo más que el “empujón o manotazo” que reconoció Rojas.

 

A golpes el Mincult cerró la puerta del diálogo

El régimen rápidamente convocó a sus fuerzas de seguridad y cercó las calles para evitar otra manifestación como la del 27 de noviembre, cuando se congregaron allí más de 400 personas.

Los participantes fueron detenidos con violencia aproximadamente a la 1 de la tarde este miércoles, y tres horas después las autoridades los fueron liberando, varios de ellos con visibles muestras del maltrato. Los liberados denuncian fuertes golpizas y ensañamiento con mujeres como las artistas Camila Lobón, Celia González y la curadora y crítica de arte Solveig Font. La poeta Katherine Bisquet informó en sus redes que al reportero independiente Alfredo Martínez le fracturaron un dedo, quien luego publicó una foto con la lesión.

“Todo estaba ‘cuadrado’. Los manotazos que dio Alpidio Alonso fueron el aviso para que se desencadenara el operativo. Al momento la guagua se parqueó frente al tumulto y comenzaron a meter a la gente dentro”, declaró el artista visual Henry Eric Hernández.

“Un tumulto de gente del Minint —Ministerio del Interior— se abalanzó sobre la gente. Yo estaba viendo todo aquello cuando llego un tipo por atrás, me agarró con una llave y me dijo: ‘te fuiste”, agregó Hernández. Luego lo empujaron dentro del ómnibus.

Dentro de la guagua se ensañaron con las mujeres. Hernández hizo énfasis en las declaraciones que ofreció a nuestro medio en la manera como trataron los agentes a las jóvenes del grupo.

“Si tú levantabas más la mano, más golpe te daban”. Una de ellas —Celia— tenía sentada al lado a una agente policial vestida de civil que le pegaba. “Celia gritaba ‘¡no somos delincuentes!’ y yo le decía: ‘Celita, tranquila’. De pronto la agente se vira y dice: ‘¡Cállate o le doy!”.

“Yo pensé que era mentira, pero al momento veo cómo le pega por un seno o un brazo, no recuerdo bien”.

“Sin darnos cuenta, hemos hecho que revelen lo que son: esbirros. Todas estas cosas que hemos hecho, desde Luis Manuel [Otero Alcántara] hasta ahora, han sacado el mal que está connaturalizado en esta sociedad”, concluyó Hernández.