Holguín: reportan "transmisión local" de dengue en medio de la pandemia del coronavirus
En dos manzanas de la Comunidad 18 de Septiembre, así como en el caserío Tierra Brava, de la ciudad de Holguín se identificó un evento de "transmisión local" de dengue en medio de la pandemia del coronavirus
Mosquito Aedes aegypti, transmisor del dengue y otras enfermedades. Foto: EFE
 

Reproduce este artículo

Autoridades sanitarias identificaron un evento de "transmisión local" de dengue en la provincia de Holguín, donde actualmente se reporta una elevada focalidad del vector Aedes aegypti, trasmisor de la enfermedad.

En medio de la pandemia del coronavirus, el evento de dengue se produjo en el área de salud Julio Grave de Peralta, específicamente en dos manzanas correspondientes a los Edificios 12 y 13 de la Comunidad 18 de Septiembre, así como en el caserío Tierra Brava, según el periódico oficialista Ahora.

El doctor Mitchell Eduardo Serrano Riverón, director del Centro de Higiene y Epidemiología en la cabecera provincial, señaló que en las tres últimas semanas la tendencia de la tasa de incidencia (riesgo a enfermar) es al incremento, a pesar de que disminuyen los pacientes febriles inespecíficos e ingresos.

Serrano Riverón, indicó además, que en la ciudad de Holguín, hasta el dos de junio las áreas de salud Manuel Díaz Legrá, Alcides Pino, Álex Urquiola, Pedro Díaz Coello y Julio Grave de Peralta tenían la mayor incidencia, todas con el índice de infestación por encima de la media municipal y con el 89 por ciento de los depósitos para almacenar agua positivos al dañino vector, de ahí que se intensifique en todo el municipio los trabajos encaminados al focal técnico y tratamiento adulticida.

De acuerdo con el informe del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología (CPHEM), se evidencia una gran dispersión del vector en la geografía holguinera. Entre los municipios de mayor riesgo están Holguín, cuyo índice de infestación es de 1,57; “Urbano Noris” (1,16), Gibara (0,95), Mayarí (0,90), Cacocum (0,83), Banes (0,70) y Cueto (0,62).

La pandemia del coronavirus disminuyó los esfuerzos del gobierno para controlar el dengue, que en esta época del año aumenta en Cuba con las lluvias de verano y las altas temperaturas, el ambiente propicio para los mosquitos transmisores.

Este 2 de junio el periódico estatal Escambray, de Sancti Spíritus, también informó que al cierre del último ciclo de mayo se detectaron más de mil focos de mosquitos que trasmiten el dengue en ese central territorio.

“La provincia reportó más de mil focos, con mayor incidencia en las áreas sur y norte de la ciudad de Sancti Spíritus, la cual registró alrededor de 50 casos la semana anterior”, precisó el Escambray.

Anteriormente ADN Cuba había reportado sobre la presencia del vector en otras localidades del país. En la central provincia de Villa Clara habían estudiado, hasta mediados de mayo, unos 126 casos sospechosos de dengue, según informó el semanario oficialista Trabajadores.

Otro medio de comunicación estatal, reportó un “déficit de fuerza de trabajo en esta campaña” para reducir los mosquitos que transmiten el padecimiento. El Dr. Neil Reyes Miranda, director del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología de Villa Clara, notificó que “hasta el momento, solo se ha cubierto en la provincia el 51,9 % del personal previsto para la labor focal”.

El periódico Vanguardia publicó que las ciudades que en Villa Clara presentaban hasta hace dos semanas los mayores índices de infestación por el dengue son Sagua la Grande (1.14 %), Santa Clara (0.87 %) y Caibarién (0.74 %).

El 27 de mayo fue noticia que también las autoridades de La Habana están preocupadas por posibles casos de dengue.

“Evitar que coincidan dos epidemias dentro de La Habana”, fue uno de los ejes principales de una reunión del Consejo de Defensa Provincial, en la cual se acordó elaborar un plan intensivo para librar de mosquitos las manzanas de edificaciones que han sido focos habituales del vector, según el periódico oficialista Tribuna de La Habana.

El dengue es una enfermedad viral transmitida por los mosquitos y de prevalencia en las áreas tropicales y subtropicales. Aquellos que se contagian por segunda vez con el virus tienen un riesgo significativamente mayor de desarrollar la enfermedad de manera más grave.