Alertan a localidades de Las Tunas sobre focos de mosquitos que trasmiten dengue
Cuando aún no salen de la crisis generada por la pandemia de la COVID-19, los cubanos tienen otra preocupación relacionada con un virus: el dengue, que no han podido erradicar en la isla durante los últimos años
Mosquitos que trasmiten dengue

Cuando aún no salen de la crisis generada por la pandemia de la COVID-19, los cubanos tienen otra preocupación relacionada con un virus: el dengue, que no han podido erradicar en la isla durante los últimos años.

Este sábado, la televisión estatal informó que en la provincia de Las Tunas (oriente del país), aumentan los focos del mosquito Aedes Aegypti, principal agente transmisor del dengue, la fiebre amarilla y el zika, entre otros padecimientos.

Los territorios más afectados por la plaga son el municipio Las Tunas, capital provincial, y el de Puerto Padre.

Las autoridades locales piden a las familias que adopten “medidas como el autofocal”, un control propio de la limpieza de los hogares para evitar la propagación del mosquito y las enfermedades que hospeda. También aconsejan que en los barrios los vecinos organicen pesquisas y “jornadas de limpieza y saneamiento, para eliminar todo lo que pueda contener agua en esta etapa lluviosa, que constituya riesgo de contribuir a la proliferación del vector”, dijo a un medio local un especialista de epidemiología en Las Tunas.

Según el reporte televisivo, por estos días en la provincia “se realiza la fumigación intensiva”, por lo que se pide a los ciudadanos que “cooperen” y “abran las puertas” a los trabajadores de la campaña de sanidad oficial.

La pandemia del coronavirus disminuyó los esfuerzos del gobierno para controlar el dengue, que en esta época del año aumenta en Cuba con las lluvias de verano y las altas temperaturas, el ambiente propicio para los mosquitos transmisores.

A mediados de abril, varios pacientes del dengue denunciaron malas condiciones ofrecidas por el gobierno para su recuperación, pues los recursos se utilizaban sobre todo en el tratamiento del coronavirus. Pero ese escenario no era nuevo: en diciembre de 2019, ADN Cuba reportó sobre los barracones insalubres en Santiago de Cuba donde internaban a los enfermos de dengue.

La amenaza está también en otras regiones del país. En la central provincia de Villa Clara habían estudiado, hasta mediados de mayo, unos 126 casos sospechosos de dengue, según informó el semanario oficialista Trabajadores.

Otro medio de comunicación estatal, reportó un “déficit de fuerza de trabajo en esta campaña” para reducir los mosquitos que transmiten el padecimiento. El Dr. Neil Reyes Miranda, director del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología de Villa Clara, notificó que “hasta el momento, solo se ha cubierto en la provincia el 51,9 % del personal previsto para la labor focal”.

El periódico Vanguardia publicó que las ciudades que en Villa Clara presentaban hasta hace dos semanas los mayores índices de infestación por el dengue son Sagua la Grande (1.14 %), Santa Clara (0.87 %) y Caibarién (0.74 %).

El 27 de mayo fue noticia que también las autoridades de La Habana están preocupadas por posibles casos de dengue.

“Evitar que coincidan dos epidemias dentro de La Habana”, fue uno de los ejes principales de una reunión del Consejo de Defensa Provincial, en la cual se acordó elaborar un plan intensivo para librar de mosquitos las manzanas de edificaciones que han sido focos habituales del vector, según el periódico oficialista Tribuna de La Habana.

El dengue es una enfermedad viral transmitida por los mosquitos y de prevalencia en las áreas tropicales y subtropicales. Aquellos que se contagian por segunda vez con el virus tienen un riesgo significativamente mayor de desarrollar la enfermedad de manera más grave.