Cubanos hacen cola multitudinaria para reservar en hoteles luego de reapertura
Aunque no se ha dicho que la pandemia del coronavirus está oficialmente terminada del todo en la isla, muchos cubanos ya se preparan para regresar a la playa y quieren aprovechar la reapertura turística para el mercado nacional
Cubanos haciendo fila para reservar en hoteles, en reapertura pos pandemia. Foto: Cubanet

Aunque no se ha dicho que la pandemia del coronavirus está oficialmente terminada del todo en la isla, muchos cubanos ya se preparan para regresar a la playa y quieren aprovechar la reapertura turística para el mercado nacional.

La periodista independiente Laura Rodríguez reportó desde Santa Clara, ciudad capital de la provincia Villa Clara, que una muchedumbre de personas intenta acceder desde la mañana de este martes a las ofertas para el turismo promovido por el régimen, que busca atraer a sus gobernados a falta de los viajeros internacionales.

“Ahora mismo en Santa Clara una multitud espera frente a la agencia de Islazul, ubicada en la calle Lorda, para sacar reservas hacia los diferentes hoteles que ya prestan servicios en el país para el turismo nacional”, publicó la página en Facebook del medio digital Cubanet, que compartió fotos de su corresponsal en ese territorio.

“Hay personas en las aceras, otras hacinadas en la misma puerta de cristal de la pequeña oficina en la que están pegadas las ofertas y 'paquetes' con precios bastante parecidos a los que siempre ha ofrecido la agencia”, informó el diario independiente.

Cuba reabrirá las operaciones al turismo internacional en varios cayos de su entorno desde el próximo 1 de julio dentro del plan progresivo de desescalada pos-COVID-19 que inició la semana anterior en todos los territorios del país, excepto en las provincias de La Habana y Matanzas.

**Cola multitudinaria en agencia de turismo en Cuba** Ahora mismo en Santa Clara una multitud espera frente a la...

Posted by CubaNet Noticias on Tuesday, June 23, 2020

El régimen cubano anunció la puesta en marcha de un proceso de recuperación que en su primera etapa incluye tres fases.

La reapertura del turismo, uno de los sectores más golpeados por la pandemia en Cuba, está destinada en la primera fase solo al mercado local, con la aplicación de una serie de medidas y protocolos higiénico-sanitarios, según explicó este la semana anterior el titular de la cartera correspondiente, Juan Carlos García Granda, en una comparecencia televisiva.

Cadenas de hoteles como la estatal Cubanacán, y la española Meliá han anunciado su ajuste a los nuevos tiempos post pandemia.

Cubanacán dio a conocer los protocolos para los hoteles en la isla cuando se dé la orden de reapertura. Entre las medidas destaca que en los parqueos del hotel cada transporte recibirá fumigación en los neumáticos con los productos requeridos para garantizar su desinfección; a la entrada del hotel habrán desinfectantes para el calzado, gel antibacterial o agua clorada; a cada cliente se le tomará la temperatura.

Además, habrá distanciamiento social en las instalaciones; y a los equipajes se les aplicará desinfección. Cabe destacar que en la primera etapa de reapertura no habrá servicio de barra en los bares y los servicios de restaurante buffet se limitarán, con distanciamiento entre mesas.

Aunque las autoridades cubanas le ponen todo al turismo para contener la debacle económica, lo cierto es que varios expertos han alertado que es una apuesta fallida. Incluso antes de la crisis internacional que está generando la pandemia del coronavirus, en el 2019, viajaron a la isla solo cuatro millones 275 mil 561 turistas extranjeros, lo que representó un decrecimiento del 9,3% comparado con el año precedente, según la oficialista Prensa Latina.

El prestigioso economista Pedro Monreal desaconseja estos movimientos de reapertura que emprende el régimen. Advirtió en Twitter el despropósito de invertir en el turismo cubano cuando otras áreas como la alimentación o la higiene familiar están prácticamente desatendidas por el estado.

Monreal afirmó en sus tweets que: “La burbuja inmobiliaria turística pinchó hace rato en Cuba y no se justifica invertir copiosamente cuando ya existe exceso de capacidad de alojamiento y cuando las perspectivas del turismo no son redituables”.