Díaz-Canel celebra 50 años de Lis Cuesta y le sale el machismo

Miguel Díaz-Canel Bermúdez, el presidente designado de Cuba, quiere mostrarse apasionado, sensible, y felicitó públicamente a su esposa Lis Cuesta, a propósito de sus 50 años
Díaz-Canel y su esposa Lis Cuesta en acto político. Foto: Reuters
 

Reproduce este artículo

Miguel Díaz-Canel Bermúdez el funcionario partidista que se ganó la confianza del general Raúl Castro, al punto de que lo designaron presidente de Cuba, quiere mostrarse apasionado, sensible, y este domingo felicitó públicamente a su esposa Lis Cuesta, a propósito de sus 50 años.

El administrador de la dictadura intentó mostrarse con más matices que su gris distintivo, por lo que declaró en Twitter su amor por Cuesta, quien en la práctica funge como primera dama –un cargo inexistente en la isla “comunista”– al acompañarlo en numerosas actividades públicas y oficiales, algo inusual en los fundadores del régimen.

Trata a su pareja de “muchacha apasionada y comprometida con la desafiante tarea” que le confiaron a Díaz-Canel: encabezar, al menos en el papel, el gobierno cubano. El presidente, en pocas palabras, resuma el machismo de la clase política castrista, pues retrata a Cuesta como mera acompañante en su camino de ascenso al poder y su mantenimiento.

El compromiso de Cuesta con la carrera del cuadro castrista sería mucho, “aunque nos quite tiempo juntos”, según el mandatario. Expresó, además, que “por difíciles que sean los tiempos, ella sonríe” y le “pone el hombro” para que Díaz-Canel se apoye.

“Y todo es más sencillo. Hoy cumple 50 años. Felicidades Lis”, cerró el recién proclamado también como Doctor en Ciencias Técnicas, mientras la nación se desmorona.


No es la primera vez que intenta ganar simpatías usando a Lis Cuesta. Hace poco menos de un año se mostró con su esposa en un tuit para hacer propaganda política, nada menos que a favor de la celebración castrista del 26 de julio, recordando cuando Fidel condujo a decenas de jóvenes al desastre de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.

“Desde nuestras casas que son hoy nuestras plazas. ¡Trabajemos todos por hacer de cada día del almanaque un 26, (…) de cada compromiso un Moncada victorioso!”, expresó entonces Díaz-Canel, abrazando a su pareja.

 

Cubanos bajan al presidente de la nube

En las respuestas al tuit, muchos cubanos se apresuraron a señalarle a Díaz-Canel que su gestión no ha sido muy buena como para ir pregonando el “apoyo” de Lis Cuesta.

Yulier Suárez le criticó: “mientras usted 'sigue enamorado' hay un pueblo entero tratando de conseguir [lo] que van a comer hoy, porque ni tiempo para 'enamorar' tienen. Salga del palacio y mire la realidad de un pueblo que sufre por la ideología que sus entrenadores implantaron”.

El usuario identificado como Square, señaló que es probable que los partidarios del régimen que celebran a la primera dama “seguro no tienen ni comida y están en una cola felicitando por su cumple, (…) sigan pasando hambre y echando a la gente palante”.

También Alex Metric le bajó los humos al mandatario cursi: “Ni tu tarea es tan desafiante, ni te falta demasiado tiempo libre, ni los tiempos son difíciles para ti y tu familia, así que (…) claro que será sencillo, en fin, un mentiroso compulsivo”.

Otros, como el usuario identificado como Kamikc, respondió al presidente que mientras él celebra “a Mercy aún no le han dado el pasaporte para poder arreglar su visa humanitaria, que Karla María Pérez está desterrada de Cuba por pensar diferente, y que Luis Robles está preso por solo salir con este cartel. Cuba es una dictadura”

“¡Y a quién c... le importa los años que cumple tu mujer! ¡Por si no te enteras el pueblo que diriges está al borde de la hambruna! ¡Déjate de imbecilidades de una vez!”, le espetó Reinaldo Echeverría.

Otro tanto señaló Fernando Sorolla: “Pues mientras de seguro una buena comida y regalos le vas a obsequiar [a Lis Cuesta] el pueblo sigue ahí jodido y pasándola duro porque ni usted ni nadie en el gobierno logran resolver los problemas más agobiantes de los cubanos: comida, casa, trabajo digno, seguridad social, prosperidad”.

La hoy pareja presidencial se conoció en Holguín en el 2003. Ambos tenían otros matrimonios, y ella ejercía el cargo de directora del Centro Provincial del Libro, mientras que Díaz-Canel era el primer secretario del Partido Comunista de Cuba en la provincia, cargo que ocupó hasta 2009.