Cubana emplaza a Abel Prieto por la situación de los artistas del Movimiento de San Isidro

Una filóloga cubana entregó hoy una carta en la sede de La Casa de las Américas pidiendo que la institución interceda con el fin de lograr la liberación del músico Denis Solís y el cese de la represión a los huelguistas en San Isidro
Abel Prieto
 

Reproduce este artículo

La filóloga cubana Camila Cabrera Rodríguez entregó hoy 23 de noviembre una carta en la sede de La Casa de las Américas, que preside Abel Prieto, pidiendo que la institución interceda con el fin de lograr la liberación del músico Denis Solís, integrante del Movimiento San Isidro.

Cabrera Rodríguez, quien trabajó en Casa de las Américas entre 2016 y 2019 apeló a la vocación solidaria de La Casa:

“Durante los años comprendidos entre 2016 y 2019 formé parte del colectivo de trabajo de la Casa de las Américas. Desde el departamento de Desarrollo de Colecciones de la Biblioteca Roberto Fernández Retamar desarrollé varias tareas de las que hoy me siento verdaderamente orgullosa. He expresado públicamente en varias ocasiones que admiro la vocación solidaria de esta institución con los pueblos hermanos de Latinoamérica y el Caribe, sus culturas, el arte que allí se produce y con la militancia que muchas veces los impulsa. Apelo a esta misma vocación solidaria para que desde la Casa, se inste al Ministerio de Cultura a mediar entre las autoridades a las que compete excarcelar a Denis Solís y el propio Movimiento San Isidro, en aras de lograr un desenlace lo más armonioso posible en este infortunado capítulo de la historia de la cultura y sociedad cubanas”.

En su perfil personal de Facebook la intelectual divulgó la entrega de la misiva con la esperanza de ser escuchada:

“He dejado esta carta en la oficina de correspondencia de la Casa de las Américas, las razones están expuestas en el texto. Espero que mis amigues en la Casa entiendan el gesto. Sentí que la vida de mis otres amigues dependía de si entregaba o no este papel. Les quiero a todes, les quiero bien. «Cuanto hice hasta hoy, y haré, es mi deber»”. 

En uno de los comentarios de su post un usuario de la red social compartió un tuit reciente de Abel Prieto que expone, desde ya, la posición de quien preside la institución y que rige sus decisiones. Sin embargo, Cabrera Rodríguez señaló que su carta sigue siendo necesaria.

Estas cartas junto a otras iniciativas surgidas dentro de la sociedad cubana explicitan la preocupación de los cubanos por la vida de los integrantes del Movimiento San Isidro, obviando las posiciones políticas que puedan defender: la vida está por encima de las ideologías.

En su tuit Prieto responde a su posición como funcionario castrista y califica despectivamente como marginal al rapero contestatario Denis Solís.

“En una región caracterizada por masacres, secuestros, violencia policial y ejecuciones extrajudiciales, nuestros enemigos disfrazan a un marginal procesado por desacato de ‘artista’ y lo convierten en una noticia mundial. Algo vergonzoso”, comentó en Twitter.

A medida que crecen las exigencias de liberación de Denis Solís y muestras de solidaridad con la huelga del Movimiento San Isidro, más funcionarios cubanos responde con comentarios de descrédito y los actos de repudio vuelven a estar de moda.

La víspera, el régimen publicó un video de una supuesta confesión de Denis Solís donde delataba a sus compañeros del Movimiento San Isidro en el portal oficialista Razones de Cuba, y desde entonces, casualmente, aumentaron los posicionamientos de figuras ligadas al régimen contra Solís y el Movimiento.

Por otro lado, hoy las fuerzas de la Seguridad del Estado impidieron a la prensa extranjera acceder a la sede del Movimiento para recoger testimonios de los huelguistas. Las agencias acreditadas en Cuba habían guardado silencio hasta el momento.

Desde hace varios días 14 cubanos están cercados en la sede del MSI, algunos en huelga de hambre y sed. Varias fotografías y reportes indican que se debilitan pues ya superan más de 100 horas de huelga.

Desde el lunes pasado se concentraron en la vivienda para protestar por la condena a Solís, a quien un tribunal de La Habana consideró culpable de “desacato” en un irregular proceso, por haber insultado a un policía que irrumpió ilegalmente en su casa. Los huelguistas también exigen el cierre de las tiendas en Moneda Libremente Convertible.