Es dictadura: ex presidentes y líderes latinoamericanos critican “mito” de revolución cubana

Lenin Moreno, ex presidente de Ecuador, dijo en un coloquio del Instituto Interamericano para la Democracia, que "la revolución cubana no tardó en realizar el ajuste de cuentas, arrestos sin explicación alguna, frecuentes fusilamientos, iniciar un periodo de terror"
Raúl Castro, Díaz Canel y otros dirigentes de la dictadura. Foto: EFE
 

Reproduce este artículo

Ex presidentes, líderes y periodistas latinoamericanos participaron el jueves 26 de agosto en un coloquio del Instituto Interamericano para la Democracia (IID) titulado “Dictadura de Cuba y las Américas”.

En el evento intervinieron los ex mandatarios Lenin Moreno (Ecuador) y Miguel Ángel Rodríguez (Costa Rica), personalidades de la política y periodistas latinoamericanos como Carlos Sánchez Berzain (Bolivia), Daniel Hadad (Argentina) y Jorge Castillo (Perú), entre otros.

Lenin Moreno hizo hincapié en la creación y utilización de “mitos” para perpetuar el autoritarismo. Recordó que 1959 la revolución cubana puso fin a la dictadura de Fulgencio Batista: “El mundo se deslumbró ante la presencia de ellos porque habían luchado y triunfado valientemente, esa es la idea que se hizo, para derrocar al tiránico Batista”.

Moreno apuntó que el régimen de Fidel Castro terminó siendo peor: “Cuando entraron a La Habana la gente los aclamó, porque pensó, al igual que muchos, que se había dado un paso para la liberación de Cuba, pero no era verdad. La gente suele mantener ciertos parámetros verbales cuando se refiere a ellos, a esos dictadores”, reportó Infobae.

El ex presidente de Ecuador dijo que, en este tipo de revoluciones, apenas se concretan, “empiezan a matar gente, a hacer juicios sumarios y fusilar (…). La revolución cubana no tardó en realizar el ajuste de cuentas, arrestos sin explicación alguna, frecuentes fusilamientos, iniciar un periodo de terror. Inclusive aparecieron las Unidades Militares de Apoyo a la Producción, las cuales encerraban a homosexuales y enemigos de la revolución”.

También denunció “el adoctrinamiento que se hacía a niños y jóvenes para que denunciasen a sus familiares, a sus padres, como enemigos”. Según Moreno, luego procedieron a “la exportación de su revolución” a casi toda Latinoamérica y otras partes del mundo, como Angola".

“Lograban instaurarse formando cuerpos de elite para mantener a los dictadores, como lo que han hecho en Venezuela, y lo que han intentado hacer en Ecuador”, dijo el ex mandatario.

Criticó que la narrativa generada por el régimen comunista cubano fue difundida por medios de comunicación del mundo libre: “Algunos se han manifestado abiertamente a favor del régimen venezolano y del régimen dictatorial cubano y nicaragüense”.

Sobre las últimos protestas antigubernamentales en Cuba, Lenin Moreno cuestionó la falta de acción de la comunidad internacional, y consideró que “son los cubanos los actores principales de su destino”.

“El eslogan ‘Patria y Vida’ define con claridad el propósito final”, dijo Moreno, quien cree que “el campo de batalla es allá” en la isla.

Sánchez Berzain, ex ministro boliviano y director del IID, dijo que el castrismo llegó a convertirse en “un factor importante en términos de delincuencia organizada, narcotráfico e intervención política externa”.

Miguel Ángel Rodríguez, ex presidente de Costa Rica, añadió que “el mito no ha sido solo el cubano. El mito fue latinoamericano, en algunos momentos con gran apoyo en Europa, África. No solo de intereses de grupos marxistas, sino de jóvenes progresistas, de personas con un idealismo meritorio buscaban el triunfo de los derechos humanos y pensaban que esto era un camino para enfrentar las desigualdades. Desdichadamente ese mito ha sido muy fuerte”.

 

La verdad sobre Cuba se abre paso

Daniel Hadad, periodista argentino y fundador de Infobae, opinó que las protestas del 11 de julio en Cuba parecieran “mostrar un cambio interesante”, principalmente “por el perfil de la persona que salió a la calle; es gente muy joven. Y creo que han perdido el miedo”.

Sobre el tratamiento de los periodistas al régimen de La Habana, dijo que “durante muchos años la prensa en general ha sido muy complaciente. Quizás en algún caso hasta cómplice de la dictadura cubana. Pero también debería decir que se nota un cambio. Aún medios que hasta hace tiempo hablaban del gobierno cubano, ya sin dudas titulan la dictadura cubana”.

“Cuba ya no tiene mucho que ofrecer, no ofrece un sueño, ofrece una muestra de fracaso enorme (…) hoy Cuba representa más bien una pesadilla cuando uno ve lo que viven sus habitantes”, concluyó Hadad.

La periodista cubana Iliana Labastida, de Diario las Américas, pidió seguir denunciando lo que sucede en la isla, y mostrar apoyo a los detenidos por el 11J, muchos de ellos, mujeres.

Labastida advirtió que, pese a la represión, “la rebelión no ha terminado” y que se pueden vivir otras protestas en el futuro próximo. Félix Lerena, activista cubano, apoya esta idea y afirma que la suya “es una generación a la que no van a lograr convencer”.

El periodista Ariel Montoya, exiliado de Nicaragua, calificó a Cuba como “la madre de la escenificación de la pandemia política que estamos viviendo actualmente”.

En ese sentido, el político peruano Jorge del Castillo advirtió sobre la influencia de las ideas castristas en el nuevo gobierno del presidente Pedro Castillo.

El líder del partido ganador de las elecciones en Perú, Vladimir Cerrón, según Jorge Castillo es un “agente cubano”. Cerrón es un médico de profesión que estudió en Cuba, “vivió años allá, y ahora es el que maneja al propio presidente Castillo imponiéndole ministros, y de paso nos ha contrabandeado en ese gabinete ministros vinculados al tema del terrorismo, del lavado de dinero”.

 

Foto de portada: EFE