Díaz-Canel: votar Sí por el Código “es decir Sí por la Revolución y el socialismo”

“Votar Sí es decir Sí por la unidad, por la Revolución, por el socialismo y es decir Sí por Cuba”, dijo el gobernante comunista en la televisión nacional
presidente cubano Díaz-Canel pide votar Sí al Código de Familia
 

Reproduce este artículo

Miguel Díaz-Canel, gobernante de Cuba, hizo campaña este jueves en la televisión nacional a favor de la aprobación del polémico Código de las Familias, que será sometido a un referendo el próximo 25 de septiembre.

“Votar Sí es decir Sí por la unidad, por la Revolución, por el socialismo y es decir Sí por Cuba”, afirmó el presidente designado por el general Raúl Castro para sucederlo al frente del régimen comunista.

Además, en el encuentro envió un mensaje a los religiosos que se oponen a la aprobación del nuevo Código de las Familias: “Hay que reconocer que hay personas de doctrinas y de fe que, con todo derecho, defienden su concepción. Y yo lo único que sugeriría es volver a pensar porque lamentablemente no han llegado a comprender que el Código no niega derechos, no niega sus derechos (…) Yo creo que la exclusión daña y nos atrasa”.

Sin embargo, mientras Díaz-Canel se muestra cordial y abierto al diálogo frente a las cámaras de la televisión estatal, la policía política presiona a las voces críticas de la nueva legislación. Al respecto, el activista evangélico Sandy Cancino detalló en Facebook lo sucedido en un interrogatorio con la Seguridad del Estado el martes 20 de septiembre.

Según el testimonio del religioso, los agentes preguntaron “por la supuesta invitación a salir a las calles a protestar [contra el Código] o a velar por el cumplimiento correcto del conteo de votos”. Un oficial “quería que de mi puño y letra redactara a sus superiores que no invitaría a salir a las calles, a lo cual me negué”, afirmó Sandy Cancino.

En julio pasado la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento) ponderó la última versión del Código de las Familias y convocó a un referendo “para su aprobación” el próximo 25 de septiembre.

Sin embargo, El Código ha encontrado rechazo entre varias iglesias, así como en sectores de la oposición política y activistas de derechos humanos que critican el referendo como un “lavado de imagen” del régimen para aparentar democracia.

En relación con ello, el disidente Guillermo Fariñas, Premio Sájarov 2010 a la Libertad de Conciencia entregado por el Parlamento Europeo, afirmó recientemente: “Si vivimos en Dictadura, es una real complicidad con los dictadores participar en cualquier plebiscito o votación”.

De acuerdo con la investigadora y escritora Hilda Landrove, quien reflexionó en Twitter sobre la maniobra del gobierno al convocar al plebiscito, “lo que se juega con el referendo del Código de Familias es también el éxito del régimen para imponer una narrativa legitimadora del Poder en Cuba. Lo hace presentando el referendo como una acción democrática liderada por el Partido Comunista”.

El documento sustituiría al Código de Familia de Cuba vigente desde 1975. La propuesta se ha visto rodeada de polémicas por algunos de los cambios que introduce, entre los cuales destaca la autorización del matrimonio igualitario, y por el contexto de represión política y falta de libertades en que ha sido convocada la votación.

Entre los cambios que propone está la posibilidad de que los niños lleven los apellidos de su madre y padre en el orden en que estos lo dispongan; se incluyó la “gestación solidaria” (subrogada) y, supuestamente, mayores garantías para preservar los derechos de mujeres víctimas de violencia de género, personas con discapacidad, adultos mayores, niñas, niños y adolescentes.

Pero un informe de DemoAmlat, iniciativa de la organización internacional Transparencia Electoral, señala que el referendo sobre el Código de las Familias en Cuba se efectuará en “un contexto cerrado, autocrático, con una carta magna que ilegaliza el pluripartidismo y establece que es un país con un modelo de partido único”, donde a los ciudadanos les “queda muy poco para elegir”.