Humorista y escritor cubano Nelson Gudín se burla del régimen

El actor, comediante y escritor Nelson Gudín, conocido por su personaje “El Bacán”, sigue satirizando la vida en Cuba bajo el régimen castrista, ahora mediante un relato sobre las soluciones encontradas dentro de los límites del castrismo, que muchas veces son peores que el problema original
Nelson Gudín, el Bacán, humorista y escritor cubano. Foto: Facebook de Nelson Gudín
 

Reproduce este artículo

El actor, comediante y escritor Nelson Gudín, conocido por su personaje “El Bacán de la vida”, sigue satirizando la vida en Cuba bajo el régimen castrista, ahora mediante un relato que es una alegoría de lo que sucede en los falsos debates y cuando las soluciones encontradas dentro de los límites del castrismo, son peores que el problema original.

Gudín publicó en su Facebook la breve narración El debate:

A nivel de barrio, de centro de trabajo, los problemas se solucionan discutiendo, decía con propiedad. Ayer, en una de las discusiones, un vecino planteó que el latón de basura le afeaba el frente de la casa. Empezó el debate. Unos sugirieron meter el latón para adentro de la casa del vecino, y no solo lo sugirieron, lo hicieron. Cuando quisieron pasar a otro punto, salió de nuevo el vecino: el mal olor no lo dejaba dormir. Inmediatamente la gente empezó a dar soluciones hasta llegar al acuerdo unánime de que se tapara la nariz. La idea fue desechada porque era manco; pero la solución a veces viene de quien menos uno imagina. Un borracho propuso efectuarle una permuta con otro vecino que, por trabajar en el carro de la basura, estaba adaptado al mal olor. Increíblemente, en media hora hicieron el cambio. Terminada la mudada el compañero de vigilancia del comité planteó su desacuerdo: no podía permitirle al compañero de comunales, un latón adentro de la casa. Eso se prestaba para el desvío de basura con ánimo de lucro. Después de discutir hasta el amanecer, llegaron a la conclusión de que, si querían vivir en comunidad, sin individualismos, debían eliminar los latones en San Apapucio y regar la basura por las calles, afectando a todos por igual. Y así se hace.

El Bacán se ha mantenido muy activo en redes sociales, haciendo en clave risueña la crónica diaria del cubano bajo el totalitarismo, mofándose de los sinsentidos de unos dirigentes que no padecen las penurias de los humildes o reflexionando sobre la censura contra los artistas.

En julio, tuvo mucho éxito un video suyo publicado en YouTube en el compartió unos versos sobre la profunda escasez en la isla en tiempos de pandemia.

“Entre el hambre y la COVID / y tanto inescrupuloso / veo un futuro horroroso / negro con pespuntes grises / Ni en la corte del Rey Luis / hubo tanto desatino / y yo como campesino / en medio del desespero / ya le puse al Noticiero / la lámpara de Aladino”.

En otro video, que también se volvió viral en las redes sociales, el popular humorista ironizó sobre algunos de los máximos funcionarios del régimen cubano.

“No sé por qué está peor la situación de la gente / si de vicepresidente ahora hay un Salvador / Que se haga redentor como Cristo / y en el caso de que no quiera / ver su brazo clavado y con sufrimiento / que vaya hasta el Parlamento / que para ahorcarse hay un Lazo”.

Alude  al vicepresidente cubano, Salvador Valdés Mesa, y a Esteban Lazo, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

El Premio Nacional Caricato por Actuación en la Televisión (2007), generó hace unos años una gran polémica en la isla por su monólogo “Los problemas en Chipre” durante la celebración del veinte aniversario del Festival del Humor Aquelarre.

El Bacán hizo reír a todo un teatro con las verdades que hacen llorar a todo un pueblo día a día y jornada tras jornada. Según él “…los que vinieron a reírse se jodieron porque conmigo van a llorar”.

Y luego de repasar algunas de las penurias de “Chipre”, una metáfora de Cuba, concluyó: ¿Mima, y cuando fue que nosotros nos mudamos para acá para Chipre?”, culminado con un aplauso del público.