Secuelas del 11J: familias incompletas y desconsoladas por la represión

Con sus detenciones arbitrarias y prácticas represivas, el régimen está condenando a muchas familias y cubanos, en la isla y fuera de ella, a un interminable dolor y sufrimiento
Luis Carlos Núñez y Geosvany Pérez, dos de los detenidos tras las protestas del 11 de julio
 

Reproduce este artículo

Las protestas multitudinarias contra el régimen de Cuba del pasado 11 de julio y días siguientes han desencadenado una oleada represiva que ha hecho víctimas directas a centenares de cubanos, pero también a miles que sufren y están desconsoladas por no tener noticias de la integridad, salud y situación legal de familiares y amigos encarcelados.

Es el caso de la familia Pérez Carmenate, residente en Santos Suárez, La Habana, que este domingo llega a siete días de desvelo por no tener junto a ellos a uno de sus hijos, Geosvany, detenido en las protestas y encarcelado en el reclusorio “Jóvenes del Cotorro”.

“Son siete días ya que en esta casa no se duerme, no se descansa, prácticamente no comemos. El 11 de julio detuvieron a mi cuñado… se lo llevaron por estar en la calle caminando pacíficamente, sin dar un golpe ni hacer ningún tipo de vandalismo”, dijo entre sollozos este sábado en una directa de Facebook Yoel Estévez, cuñado del detenido.

Según denunció, tras la detención no le fue informado a la familia el motivo ni adonde lo llevarían. “Casi a las 72 horas, cerca de la medianoche, fue que vinieron a llamarnos para decirnos que estaba detenido en una prisión. Ya estando ahí, hoy que fue el último día que fuimos a tratar de saber de él, nos dijeron que estaba en prisión provisional porque está bajo investigación”.

“¿Qué están investigando? Él estaba caminando”, increpó Estévez, que contrapuso la situación de su cuñado a la de artistas y personas influyentes que también se unieron a las protestas, se han pronunciado contra el régimen y están en libertad, como el popular reguetonero Yomil.

“No quiero que se me malinterprete ni se piense que estoy contra Yomil. Simplemente expongo una realidad. Él (Geosvany) estaba caminando, y ahora está preso”, aclaró.

Más allá de la política, y más que nada, hay que tener humanidad. Aquí hay un padre que está sufriendo, una familia que está sufriendo, agregó Estévez en otros momentos de su directa.

“Todo el que conoce a Geosvany sabe que él es un buen muchacho. Buen hijo, buen hermano, masón. Necesitamos más información, que se nos permita verlos, que se le permita una llamada… Es un abuso lo que tienen aquí. Independientemente de cómo se piense, no hay que ser disidente, no hay que ser nada, hay que ser antes que todo humano”, sentenció.

La víspera fue un día triste para la familia Pérez Carmenate. Fue el aniversario de matrimonio de los padres de Geosvany y Yery, la esposa de Estévez, pero la madre no se encuentra con ellos físicamente.

Al respecto, Gerardo Pérez, padre de la familia, escribió en Facebook

Hoy fue uno de los días más felices de mi vida por que hoy hace 34 años nos casamos. Sin embargo, hoy es uno de los más tristes porque ya no estás con nosotros físicamente y por tener a nuestro hijo “Yasva”, como tú le decías, en prisión injustamente. Sólo te pido que donde quiera que esté lo cuides y protejas. Te seguimos extrañando hoy más que nunca.

El dolor no entiende de fronteras

El dolor por las acciones represivas del régimen no se padece sólo en Cuba, sino en todos aquellos países donde residen hijos de la isla.

Este sábado cientos de cubanos se manifestaron en Washington DC contra la dictadura y la represión de la que está haciendo uso para castigar las protestas ciudadanas. Entre ellos estaban los familiares de Luis Carlos Núñez Hernández, uno de los 480 detenidos o desaparecidos contabilizados por la ONG Cubalex tras el 11 de julio.

Según declaró a esta revista Yanet Hernández, madre del detenido, “Luisi” es un muchacho tranquilo. “Solamente salió el domingo (11 de julio), como todos los jóvenes, a decir que quiere “Patria y Vida”, “Libertad” y un mejor futuro para él y para su hijo”.

“No sabemos nada de él. Sólo que lo trasladaron a una prisión de mayor seguridad y que está esperando juicio. ¿Juicio por qué? La constitución no prohíbe manifestarse y él no agredió a nadie”, cuestionó Hernández, con visibles señales de indignación y dolor, mientras que con lágrimas en sus ojos Carlos Alberto Núñez, el padre, sólo pudo pedir libertad para su hijo, residente en Placetas, Villa Clara.

Los familiares subrayan que “Luisi” está siendo víctima de una injusticia que busca amedrentarlo y prever que no vuelva a hacer uso de sus derechos y libertades; una injusticia que traspasa las barreras de una isla regida por un régimen dictatorial y hace sufrir a miles de cubanos en Estados Unidos, muchos de los cuales se exiliaron no sólo buscando una mejor vida material, como asegura el castrismo, sino también un ambiente en el que puedan sentirse libres y humanos.

Trabas a las familias

Las denuncias de los parientes de “Luisi” y Pérez Carmenate coinciden con las de muchos otros cubanos residentes en la isla en el hecho de que el régimen impide la comunicación de los detenidos y el envío de medicamentos y alimentos.

De igual forma, varios estarían siendo sometidos a malos tratos y abusos. En ese sentido, Carmina Núñez Echenique denunció a ADN Cuba que su hijo de 18 años, Rafael Núñez Echenique, está detenido desde el 14 de julio por “haber participado en la manifestación”.

“Se encuentra encarcelado en el Cotorro. No me permiten llevarle aseo, pero lo que más me aterra es que le están dando tremendas palizas y golpes. Necesito ayuda, quiero ver a mi hijo. Lo quiero vivo”, expuso la dolida madre.

La detención de Núñez, según su progenitora, desmiente el relato del oficialismo. Éste alega que sólo ha detenido a participantes en actos de violencia y vandalismo, pero cada día afloran nuevos testimonios que demuestran que también se están penalizando el ejercicio de la libre manifestación, la disidencia y el activismo.

La víspera esta revista se hizo eco de la denuncia de la madre cubana identificada en su perfil de Facebook como Heissy Celaya, quien exige justicia para su hija, detenida en 100 y Aldabó, por sólo filmar las protestas que acontecieron en La Habana el 11 de julio.

Celaya compartió una foto de su hija “Amy”, adolescente que, refiere, salió a las 15:00 horas del pasado domingo de sus clases de baile desde el hotel Saratoga y sigue sin regresar a casa, detenida y acusada de “desorden público” por las fuerzas represivas.

Sobre el caso, la madre detalló en un post que su hija cogió un taxi y, al llegar a Prado y Malecón, una multitud inmensa impidió el paso del carro. “Mi hija, asustada, se baja para regresar a casa. En su regreso comienza a filmar todo lo que pasaba a su alrededor... Hasta ahí llegó”.

“Hoy, 16 de julio, mi hija sigue detenida en 100 y Aldabó por filmar. No he podido verla, no la han dejado llamar, sin contar que las primeras 24 horas no supe de su paradero”, expuso Celaya.

“Hoy, 16 de julio, mi hija tiene número de expediente ya. Será enjuiciada la próxima semana. Se le acusa d desorden público. Hoy, 16 de julio, pido justicia para mi hija… Quiero que la injusticia que se comete hacia ella se haga viral… LIBEREN A MI HIJA YA”, añadió, en otra muestra del dolor y el sufrimiento al que el régimen está condenando a muchas familias y cubanos, en Cuba y fuera de ella.