Cubanos arremeten contra el Minsap por "secuestro" de Luis Manuel Otero

Cubanos rechazan una publicación del Ministerio de Salud Pública, sobre el supuesto estado del artista Luis Manuel Otero, quien permanece incomunicado en un hospital. Fuerzas del régimen lo sacaron de su vivienda donde se encontraba en huelga de hambre y de sed
 

Reproduce este artículo

Autoridades del Ministerio de Salud Pública (Minsap) publicaron este lunes una nota sobre el supuesto estado del artista y activista Luis Manuel Otero Alcántara, quien permanece incomunicado en un hospital de La Habana, luego de que fuerzas del régimen lo sacaron de la sede del Movimiento San Isidro (MSI) donde se encontraba en huelga de hambre y de sed.

Luego del nuevo pronunciamiento de las autoridades, difundido mediante las redes sociales de la Dirección Provincial de Salud, de La Habana, muchos cubanos incluidos los integrantes del MSI cuestionan la veracidad de la información, y denuncian que se trata de un “secuestro”.

En el comunicado, firmado por la Dirección del Hospital Universitario “General Calixto García”, las autoridades mantienen que el diagnóstico de Otero Alcántara sería “inanición voluntaria referida”, por lo que ponen en duda su huelga de hambre. No obstante, la policía política en complicidad con la dirección del mencionado hospital, no permiten que el artista disidente se comunique con allegados, ni le dan el alta o dejan que lo visiten.

Según la nota, el opositor es atendido “por un equipo multidisciplinario que garantizó la recuperación de su estado de salud, cumpliendo los protocolos de atención hospitalaria establecidos para estos casos, (…) y teniendo en cuenta las pautas contenidas en la Declaración de Malta (…)”.

También se afirma que desde “su ingreso” a la fuerza, Otero ingiere “voluntariamente alimentación líquida y sólida, que le ha aportado las calorías necesarias”, y que “a solicitud expresa del paciente, fue interconsultado por la especialidad de Dermatología, recibiendo el tratamiento correspondiente”.

Añaden que el artista “actualmente se encuentra asintomático”, y habría dado “su conformidad al personal de salud que lo atiende para que pueda compartir la información de su evolución clínica y en todo momento se ha mostrado agradecido por la atención recibida”.

De inmediato, varios ciudadanos desmontaron la nota de la delegación provincial del Minsap, en los comentarios al post.

“Cómo me avergüenza que en mi país haya médicos e instituciones de salud siendo cómplices de semejante atrocidad contra un ser humano. ¡Dejen ir a Luis Manuel para su casa ya!”, expresó la intelectual Miryorly García.

El tatuador Iván Alemán cuestionó: “Y si está bien de acuerdo a los parámetros que uds violando la privacidad de un paciente los hacen públicos en notas informativas, ¿por qué lleva tanto tiempo recluido en el Calixto sin acceso a familiares o amigos? La medicina en Cuba definitivamente es otra de las herramientas de la dictadura”.

También el actor Daniel Triana expresó su desconfianza, en los comentarios al post de las autoridades de salud sobre Luis Manuel otero. “¿Entonces ya lo van a soltar? ¿Ya van a quitar el despliegue policial y paramilitar en el Calixto? ¿Permitirán que el paciente tenga su celular con él? ¿Permitirán recibir visitas de la familia que él decida? ¿Dejarán de grabar y difundir videítos y lo dejarán comunicarse personalmente?”

Por su parte, el periodista y académico José Raúl Gallego lanzó varias preguntas que también erosionan el relato que pretende imponer el régimen: “Y si está perfecto ¿por qué se mantiene ingresado? ¿Por qué no se puede comunicar a través de llamadas telefónicas o internet? ¿Por qué sigue vigilado por la Seguridad del Estado? ¿Puede responder alguien? ¿Puede responder el doctor Carlos Alberto Martínez Blanco [director del hospital “Calixto García”]?”

 

¿Qué otros médicos tendrían responsabilidad en el secuestro?

Además del mencionado Martínez Blanco, a quien en calidad de director del Hospital Universitario “General Calixto García” corresponde la responsabilidad primera por la retención de Otero y manipular la información, trascienden otros nombres de personal de la salud vinculado a estos hechos.

Fuentes médicas que prefieren el anonimato por temor a represalias, aseguraron a ADN Cuba a finales de la semana anterior, que el artista y activista se encontraba recluido en el Servicio de Psiquiatría-Psicología del Hospital Universitario “General Calixto García”, en La Habana, adonde lo llevaron agentes de la policía política el 2 de mayo para terminar su huelga de hambre y de sed contra el cerco policial y la destrucción de sus obras.


El MSI considera que su coordinador general “sigue secuestrado por la Seguridad del Estado”, y que “permanece incomunicado”, pues no permiten que sus colegas y amigos se acerquen, ni tampoco que él se vaya, a pesar de que según un tribunal del régimen no estaría "detenido". Pero mantienen el centro hospitalario prácticamente ocupado por fuerzas policiales, lo que impide que medios independientes, otros activistas y personas solidarias lleguen hasta el artista opositor.

Debido a la incomunicación a la que someten al activista es difícil determinar con certeza el grado de complicidad del personal médico con la Seguridad del Estado, o los tratamientos a los que estaría expuesto Otero y si dio su consentimiento. Lo cierto es que lo mantienen desde hace 9 días recluido en el hospital, cuando en un primer momento el régimen negó que necesitara recuperación, pues no estaría en huelga de hambre.

A pesar del secreto con el que se maneja el caso, ADN Cuba obtuvo una foto del jefe de psiquiatría del hospital, el Dr. Jorge Luis Velázquez Julián, y de la doctora que estaría atendiendo a Luis Manuel Otero, Yohandra Milián Gerardo. Velázquez también está al frente del Equipo de “Integración Bioemocional” de Cuba.

El opositor cubano Eliécer Ávila en una transmisión en directo, también aseveró la semana anterior tener información fidedigna “directamente desde dentro”, sobre que Otero estaba en la sala de psiquiatría del Pabellón “Dr. Rafael Cowley”, en el primer piso. Sus fuentes internas le confirmaron que “la doctora que lo recibió se llama Yohandra Milián”, a quien la Seguridad del Estado puso un taxi a su disposición.

La historiadora y profesora de arte Anamely Ramos, miembro del MSI, dijo en una directa de ADN Cuba que reconoció en las imágenes de Milián a la misma “psiquiatra” que le enviaron a hablar con ella durante una detención arbitraria en una estación policial, aunque en esa ocasión le dijo que se llamaba “Lucía”.

Una revisión de artículos de Milián Gerardo, muestra que entre sus intereses de estudio están la psicosis, efectos de drogas ilícitas y alcoholismo. Tiene registrado un texto en coautoría con Jorge Luis Velázquez Julián, publicado en el Vol. 5, No. 2 (2017) de la revista Archivos del Hospital Universitario “General Calixto García”.

Yohandra Milián Gerardo aparece como primera autora de un artículo sobre “Bioneuroemoción y trastorno afectivo bipolar”, en Geroinfo, Publicación Periódica de Gerontología y Geriatría. Por el documento sabemos que, al menos hasta el 2013, era “Especialista de 1er grado en Medicina General Integral, Especialista de 1er grado en Psiquiatría, Máster en Toxicología Clínica”.

Pero al frente del equipo que lleva el “caso” de Otero, de quien los medios oficialistas han negado su huelga de hambre, está el vicedirector quirúrgico Ifrán Martínez Gálvez.

Martínez Gálvez es quien ha aparecido en los tres videos filtrados por la Seguridad del Estado de Otero en el hospital. Al parecer, es alguien de mucha confianza para campañas de los ministerios de Salud Pública y el del Interior (Minint) en los medios partidistas, pues en el 2018 fue entrevistado por el diario oficialista Juventud Rebelde para explicar detalles sobre el estado de salud de la única sobreviviente de un accidente de aviación que costó la vida a más de 100 personas.

Aunque el Dr. Ifrán Martínez Gálvez justificó la filmación del video en el que se ve “amigable” con Otero, con su supuesto interés en dejar claro que no es “represor”, lo cierto es que “permitió que filmaran a un paciente que acababa de llegar al hospital del que él es directivo y luego entregó al régimen información personal de Luis Manuel que posteriormente se leyó en televisión nacional”, señaló Norges Rodríguez, director del medio independiente YucaByte.

La enfermera Dora Álvarez es otra de las personas asociadas al ingreso forzoso de Otero Alcántara. En el mencionado artículo de Juventud Rebelde sobre la sobreviviente del accidente aéreo aparece como jefa de Enfermería de la sala de Quemados del Calixto García. El primer video de Otero, evidentemente manipulado, que se filtró luego de que lo sacaran de su vivienda en Damas 955, y lo llevaran al centro de salud, fue publicado en un perfil de Facebook a nombre de la enfermera.