Rusia rechaza acusaciones sobre ciberataque al oleoducto más grande de EE.UU.

La embajada de Rusia en Estados Unidos denunció a los medios que culpan su participación en el ataque al Oleoducto de Colonial Pipeline
Oleoducto Colonial de Estados Unidos
 

Reproduce este artículo

La embajada rusa en Estados Unidos negó cualquier participación en el ciberataque que paralizó a la mayor red de oleoducto de Estados Unidos, Colonial Pipeline.

“Rusia no lleva a cabo actividades 'maliciosas' en el ciberespacio”, escribió la embajada rusa en su página de Facebook, en donde denunciaron también las “invenciones infundadas de ciertos periodistas” que culpan a Moscú.

Joe Biden, presidente estadounidense, indicó que un grupo del territorio ruso “tiene cierta responsabilidad”, aunque no mencionó directamente al Kremlin por el ataque, diciendo que “hasta ahora” no tiene pruebas de una participación estatal.

“Rusia siempre ha abogado por un diálogo profesional con Estados Unidos sobre cuestiones de seguridad informática internacional”, señaló la embajada rusa.  

El gobierno de Estados Unidos declaró estado de emergencia regional luego del ciberataque a la mayor red de oleoducto del país el viernes por la noche.

El Oleoducto de Colonial Pipeline transporta más de 2,5 millones de barriles por día, el 45% del suministro de diésel, gasolina y combustible que consumen los aviones de la costa este.

Algunos analistas aseguran que, como consecuencia, es probable que los precios del combustible aumenten entre un 2% y un 3%, pero el impacto se incrementará si el “apagón” del oleoducto se alarga por más tiempo.

Hasta los momentos, EE.UU. se está encargando de restablecer el servicio, pero debido a las constantes fallas de las líneas principales, el gobierno decidió declarar el estado de emergencia para facilitar el transporte de combustible por otros medios, principalmente carretera.