CIDH condena violaciones de derechos humanos en Cuba

La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH criticó las “leyes de desacato” bajo las que el régimen juzga la expresión ofensiva dirigida a funcionarios públicos porque atentan contra la libertad y el derecho a la información
Artistas del 27N frente al Mincult
 

Reproduce este artículo

La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó las permanentes violaciones del régimen cubano a los derechos humanos de quienes deciden ejercer su libertad de expresión.

Son preocupantes los persistentes ataques contra periodistas independientes, artistas y personas defensoras de derechos humanos que ejercen su libertad de expresión en Cuba, dijo la Relatoría en un comunicado en el que además instó al Estado a poner fin al hostigamiento contra quienes ejercen legítimamente su libertad de expresión, materializado en citaciones policiales, detenciones arbitrarias, presiones sobre la familia y el entorno, y acoso judicial.

“Tal como la CIDH ha advertido reiteradamente, se presenta en Cuba una práctica de persecución y hostigamiento en contra de periodistas y medios independientes, defensores y defensoras de derechos humanos y artistas que denuncian la falta de libertades y derechos políticos o participan de asuntos políticos”, subrayó la Relatoría.

La entidad condenó los sucesos del 27 de enero y recordó al régimen que “la protesta social constituye una herramienta fundamental para la defensa de los derechos humanos, esencial para la expresión crítica política y social de las actividades de las autoridades, así como para la fijación de posiciones y planes de acción respecto de los derechos humanos”.

Creada por la CIDH para estimular la defensa hemisférica del derecho a la libertad de pensamiento y expresión, la Relatoría llamó también a las autoridades de la isla a “reconocer y proteger el derecho a la reunión pacífica y libertad de expresión, sin discriminación por razones de opinión política”. 

Asimismo, insistió en la obligación de “poner fin en el más breve plazo a la práctica de acoso y hostigamiento de activistas, artistas y periodistas independientes que ejercen su derecho a la libertad de expresión”.

Respecto a las “leyes de desacato” bajo las que el régimen cubano juzga y condena la expresión ofensiva dirigida a funcionarios públicos, la oficina de la CIDH subrayó que atentan contra la libertad de expresión y el derecho a la información.