Coronavirus y ordenamiento, agravantes de los derechos humanos en Cuba durante enero

Cada mes crecen los problemas vinculados a la difícil situación que se vive en el país, sostiene el Centro Cubano de Derechos Humanos en su informe correspondiente a enero
COVID y ordenamiento, agravantes de DDHH
 

Reproduce este artículo

El Centro Cubano de Derechos Humanos concluyó su informe relativo al primer mes de este 2021 y, según analizó, la situación sociopolítica de los cubanos se hizo aún más delicada por el rebrote de coronavirus y los efectos inflacionarios del proceso de ordenamiento monetario y cambiario emprendido por el régimen.

A las habituales acciones represivas contra cualquier muestra de disidencia política se sumaron otras contra manifestaciones de inconformidad por la situación de escasez y crisis que vive el país, al tiempo que crece el descontento y la incertidumbre en la ciudadanía.

Comenzó el año con la Tarea Ordenamiento y la correspondiente unificación monetaria, quizás en “uno de los momentos más difíciles de la economía y sin disyuntivas para la mayoría de las personas porque si no salen de sus casas, pasan hambre, y si lo hacen se exponen al virus”, señala la organización de la sociedad civil independiente en su informe, donde subraya que “la escasez y las políticas de racionamiento hacen de la ‘lucha’ un ejercicio diario para los cubanos”.

“Sin duda la escasez de alimentos y de materias primas en la isla condenan al cubano a tener que comer lo que se consiga y en la mayoría de las veces de pésima calidad y a un precio alto, como el caso del pan; y es que la realidad de los nuevos precios ensombrece, todavía más, el panorama que se vive a diario en la isla”, agrega.

Para el Centro, lejos de ofrecer seguridad económica a la población, la llamada política de ordenamiento de la economía “mantiene un clima de incertidumbre social en medio de la peor ola de contagios del virus chino”.

“El control absoluto del régimen sobre la economía, la producción de alimentos y su comercialización provocó que la línea de mercado negro comenzara en el surco y terminara en el bolsillo de los cubanos. 

El desabastecimiento comenzó el primer día del año, al establecer los precios de compra a los productores y los precios máximos de venta de los productos agropecuarios. Esto ha generado el cierre de mercados privados y la progresiva elevación de los precios en el mercado informal en un torpe intento de reducir la inflación”, analiza el documento.

Desde el punto de vista político, el informe destaca que los jóvenes artistas del 27N, junto con el Movimiento San Isidro, volvieron a demostrar pacíficamente la necesidad de cambios profundos en el país y “al igual que siempre la dictadura se volvió implacable, con sus mismos métodos de odio y terror”.

El Centro reconoce en su informe que la información que se puede ofrecer “no abarca la generalidad de los problemas vinculados a violaciones de los derechos humanos, ya que es casi imposible poder conseguir testimonio de todas las violaciones”.

Sin embargo, gracias a la madurez que va alcanzando la sociedad civil independiente, en alianza con organizaciones no gubernamentales, se tienen cifras que permiten analizar el comportamiento de las violaciones a los derechos humanos en el país.

Así, la organización registró acciones de hostigamiento del régimen sobre 117 personas en el mes, una cifra que, si bien un poco inferior a la de diciembre (144), evidencia el clima de elevada represión que se vive en el país. De manera similar, las detenciones sumaron 84, 19 menos que en diciembre.

“Cada mes crecen los problemas vinculados a la difícil situación que se vive en el país”, concluye el informe, que también analiza el comportamiento de las multas y sanciones impuestas por el régimen y que, en muchos casos, constituyen francas violaciones de los derechos humanos.