Artistas e intelectuales cubanos apoyan acción del Movimiento San Isidro contra represión del régimen
Artistas e intelectuales cubanos han expresado su solidaridad con el Movimiento San Isidro y sus demandas al régimen castrista: ¿Si Martí viviera en dónde te lo imaginas? ¿Allí adentro encerrado plantado? ¿O dando golpes y pisoteando los derechos de los cubanos que piensan diferente?
José Martí con el Movimiento San Isidro. Fotomontaje: Cascabel y Látigo
 

Reproduce este artículo

 

Activistas, artistas y periodistas independientes aglutinados en torno al Movimiento San Isidro (MSI), reclaman pacíficamente por la liberación del rapero contestatario Denis Solís, quien se encuentra actualmente en la prisión Valle Grande después de que en un juicio sumario mientras permanecía en “desaparición forzada” –y celebrado apenas tres días después de su detención el pasado 9 de noviembre–, el régimen le impusiera la sanción de ocho meses de privación de libertad.

Artistas e intelectuales cubanos han expresado su solidaridad con el MSI y sus demandas. El relevante artista visual Hamlet Lavastida, publicó una especie de “plegaria” a favor de los jóvenes contestatarios, varios de ellos en huelga de hambre ante el hostigamiento del régimen que ha cortado ayudas: “San Isidro Labrador fertiliza la tierra bajo nuestros pies. Bendice a los hijos que labran en tu nombre, esos hijos de ojos abiertos que hoy padecen y sienten esa nación anegada en el despotismo, esa fallecida república. Protégelos San Isidro Labrador, a ellos los que llevan tu nombre”.

El intelectual Roberto Veiga, cofundador de Cuba Posible, expresó: “Es la hora de la civilidad por sobre todas las cosas y de reafirmar la democracia, el bienestar, la libertad, la convivencia. Todos debemos cuidar la salud y la vida de estos compatriotas. Además, todos debemos contribuir a que esta 'pasión' que soportan sea levadura de la necesaria 'resurrección' cívica”.

Veiga propuso “hacer de esta actual ofrenda una rosa blanca, como la de José Martí, capaz de cimentar la senda hacia una libertad en la paz”.

“Y para lograrlo todos debemos reafirmarnos como ciudadanos decididos de ese 'diálogo exigente' que nos demanda la concordia, la República y el Derecho”, añadió Veiga.

El artista Erik Ravelo, que ha diseñado creativamente campañas para Benetton y Amnistía Internacional, afirmó que los llamados “comunistas” de la isla se le “parecen a los fascistas hoy más que nunca”.

“Libertad para el Movimiento San Isidro. Respeto a los derechos de sus muy cubanos y valientes integrantes. Su incolumnidad física y psicológica son responsabilidad directa del estado cubano”, exigió.

Ante los hechos de que los del MSI se encuentran encerrados en su sede, bajo acoso constante de la policía política, sin armas ni romper nada en tanto son disidentes no violentos, Ravelo lanza preguntas certeras: “¿Si Martí viviera en dónde te lo imaginas? ¿Allí adentro encerrado plantado [con el MSI]? ¿O dando golpes y pisoteando los derechos de los cubanos que piensan diferente? ¿Metiendo gente presa? ¿Empujando, golpeando violentamente junto a su compadre, Fermín Valdés Domínguez, metiendo a una mujer indefensa a la fuerza dentro de una patrulla? (…) ¡¡¡¡No lo veo, no!!!!”

Otro importante artista cubano, el también exprofesor del Instituto Superior de Arte, Douglas Arguelles, opina que el Movimiento San Isidro es “una legión cerrada de mujeres y hombres, [que] encarnan en esta hora la urgencia de la libertad perdida, el despertar del deber ciudadano, la hermandad entre los cubanos, el respeto a las diferencias, el noble deseo de la paz y la concordia”.

Arguelles expresa que “su accionar se ha convertido en un llamado del espíritu de la república traicionada a todo el pueblo de Cuba, para exigir una explosión social necesaria que traiga la dimisión del gobierno de fracaso y tiranía que sume en el hambre, la desmoralización, y la indignidad a nuestra nación toda”.

Además, alertó sobre las campañas de los medios de propaganda estatal contra el MSI: “(…) ¡absolutamente nada! de lo que les puedan decir a través de los mentirosos y minusválidos medios de información en Cuba, acerca del movimiento San Isidro o sobre otros disidentes, se acerca a la verdad. Y digo minusválidos porque carecen de la real libertad para realizar una prensa libre, que informe verdaderamente al pueblo y que no funjan como testaferros de la mentira constante del régimen asesino de los Castro”.

La actriz y escritora Lynn Cruz es otra de las que se ha pronunciado sobre la acción de los activistas.

¿Qué defienden desde San Isidro? El derecho a existir. El derecho a pensar distinto. El derecho a actuar en consecuencia”, opinó Cruz, al tiempo que reflexionó sobre otra de las demandas del MSI: que el régimen cierres las discriminatorias tiendas que venden en moneda libremente convertible (divisas fuertes como el dólar).

“¿Acaso es justo hacer una transición hacia el capitalismo brutal, manteniendo la camisa de fuerza de un único Partido? ¿Es justo que los independientes no puedan tener su propia voz porque el fracaso de las instituciones pretende ser solucionado con el patrimonio de los independientes? No sé ustedes, pero en este momento creo que no hay seres humanos dentro de Cuba que entreguen su propio cuerpo en huelgas de hambre y sed, que se atrincheren en un espacio, que vaya a la raíz del problema mejor que este Movimiento. La dolarización de la economía cubana hoy constituye la mayor traición a eso que el poder denomina Revolución Cubana…”

"La acción señores hoy está en San Isidro, en La Habana Vieja", concluyó Lynn Cruz.