Activistas continúan acuartelados exigiendo liberación de Denis Solís: aumenta amenaza policial

“(…) ahora mismo hay policías en las esquinas, pueden venir a darnos golpes, a agredirnos, que nosotros nunca vamos a matar la felicidad, el amor, la conexión que tenemos con nosotros y con el barrio”, afirmó Luis Manuel Otero Alcántara
Activistas continúan acuartelados exigiendo liberación de Denis Solís: aumenta amenaza policial
 

Reproduce este artículo

Este miércoles 18 de noviembre es el tercer día que una decena de activistas, artistas y periodistas independientes cubanos se encuentran acuartelados en la residencia de un integrante del Movimiento San Isidro en  La Habana Vieja, para exigir la liberación del joven opositor Denis Solís González, condenado arbitrariamente a ocho meses de prisión por presunto 'desacato'.

En una publicación por la página de Facebook de ADN Cuba, el colaborador Esteban Rodríguez, -uno de los activistas atrincherados- transmitió en directo, el momento en que varios de los activistas confirmaron que no cesarán en su empeño por que Solís sea excarcelado y su postura de no violencia.

La historiadora de arte, Anamely Ramos, expresó que durante estos días han realizado todas sus acciones culturales y artísticas con “respeto”: “todo contra la violencia”. Nuestra lógica es de fraternidad y amor, y se enfrente a la lógica de la violencia de la Seguridad del Estado y de la Policía Nacional Revolucionaria”.

“Estamos asediado por las fuerzas de la Seguridad. Todo el tiempo están amenazantes. No sabemos lo que pueda ocurrir”, subrayó Ramos.

“Nuestro objetivo no es alterar ningún orden. Estamos en una casa privada. Los ilegales son la policía y la Seguridad. Queremos volver al orden y que liberen a Denis”, concluyó la activista desde las afueras de la casa, en plena calle habanera.

Su mensaje también es enviado a los vecinos de San Isidro que durante estas jornadas han escuchado sus descripciones sobre lo arbitrario del proceso orquestado contra Denis Solís, por disentir con el régimen. “Hemos realizado acciones culturales, nos han ofrecidos sus opiniones, críticas, de todo eso aprendemos”, dijo Ramos.

La joven poeta Katherine Bísquet salió también, para leer algunos versos y reafirmar el espíritu de no violencia. “No nos sirve de nada el miedo, en la misma medida en que no nos sirve de nada el dolor…” expresó Bísquet.

La profesora y activista, Omara Ruiz Urquiloa, se pronunció además por el grupo: “A esta situación de inestabilidad nos han abocado ellos. Esta es una propiedad privada, la casa de un amigo. Ponemos poesía, arte, ponemos cívica, contra la violencia, es  lo único que anteponemos a la violencia. No se nos puede volver a infringir violencia. (…) Ya vulneraron mi cuerpo una vez y lo voy a volver a tolerar bajo ningún concepto. No pueden volver a hacer sangrar mi cuerpo”.

Luis Manuel Otero Alcántara, artista y activista a favor de la democracia en Cuba, señaló: “(…) ahora mismo hay policías en las esquinas, pueden venir a darnos golpes a agredirnos que nosotros nunca vamos a matar la felicidad, el amor, la conexión que tenemos con nosotros y con el barrio”.

En el momento de la grabación se acercaba una patrulla policial y Otero Alcántara, alertó: “Hay que estar muy pendiente de lo que pueda pasar. Vivimos en una dictadura asesina, la más dura del hemisferio”.

“Vasta de impunidad”, dijo uno de los reunidos.

Los activistas cantaron el Himno Nacional y terminando alzando sus voces con: ¡Libertad para Denis! ¡Libertad para los presos políticos!, ¡Viva Cuba Libre!, ¡No a la violencia!

En estos días la Seguridad del Estado ha intentaron “negociar” para  que fueran saliera uno a uno. También han amenazando a los vecinos que les han ofrecido ayuda y acosado para que no colaboren.

La cuadra ha sido delimitada con cintas amarilla y según han referido habría una  ambulancia en el lugar, lo que indica que la policía podría estar previendo intervenir la acción que realizan los activistas.

Mientras en la sede del Movimiento San Isidro unas 13 personas, entre periodistas, activistas y artistas, se encuentran atrincheradas para apoyar, desde la literatura, al músico contestatario encerrado en Valle Grande, otros no han podido llegar al lugar.

Jovián Díaz Batista al salir de su vivienda fue detenido. Asimismo, el periodista independiente, Héctor Luis Valdés Cocho, denunció que tiene vigilancia policial en los bajos de su casa desde este lunes en la noche. 

Por su parte, la periodista y escritora, María Matienzo, junto a la activista Kirenia Yalit, fueron impedidas de salir de su domicilio por una patrulla que estaba en las afueras. Las mujeres querían participar en la actividad del Movimiento San Isidro.

Solís González fue condenado a ocho meses de prisión por ‘desacato’, tras ser detenido violentamente el 9 de noviembre de 2020, en las calles Habana y Paula, a unas cuadras de su casa, y le realizaron un juicio sumario dos días después.

Hasta el momento organizaciones internacionales se han pronunciado contra estos actos, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH); Artículo 19; Human Rights Watch, Cubalex y otros.

Si deseas saber lo que estará sucediendo en la sede, puedes seguir los videos en directo por ADN Cuba de nuestro colaborador que se encuentra en el lugar.