Yotuel, de Orishas: en Cuba “hay un régimen dictatorial”
El cantante Yotuel, del emblemático grupo de Hip Hop cubano Orishas, habla sobre lo que le está costando en su país y con su familia la denuncia frontal del régimen castrista
 

Reproduce este artículo

Si bien el grupo Orishas, míticos embajadores del rap cubano en el mundo, nunca tuvo los favores del gobierno de Cuba, desde la publicación de “Ojalá pase”, en La Habana “se tomaron muy mal que la verdad fuera difundida”. Eso dice Yotuel, el cantante y modelo que ha sido la voz más frontal de la agrupación contra el régimen.

Según el líder de la banda, con la polémica por la canción en la que hicieron una apropiación de una obra del procastrista Silvio Rodríguez -que les ganó una diatriba del trovador acusándolos de “parásitos”- Orishas ha visto cómo se censuraban su música, conciertos audiovisuales y videoclips por “cuestiones extra artísticas”.

“Estamos acostumbrados a que el Gobierno de nuestro país nos censure. Allí hay un régimen dictatorial, donde las leyes son muy duras y la censura es el medio común para que la verdad no se conozca. Sabíamos que íbamos a tener algo de censura, pero no este ataque mediático tan grande”, dijo el cubano al medio español Okdiario.

Aunque para ellos no es nuevo el veto en su país, lo más duro ha sido con su familia: “Qué triste que por expresar mis sentimientos públicamente y decir que yo no soy de un sector ideológico como pueda ser parte de mi familia, se me aparte por eso”, lamentó Yotuel.

Afirma que dejar ver sus opiniones políticas, en declaraciones a medios o en su música provocó que los acusaran de “contrarrevolucionarios, de traidores, de anticubanos, como si ser cubano fuera estar con Fidel o ser comunista”.

La prensa estatal los omite, tanto el diario Juventud Rebelde -que ya en 2018 censuró una reseña sobre el regreso de Orishas a Cuba-, como el periódico oficial del Partido Comunista (Granma). Esta última publicación, antes de correr una cortina de silencio sobre el famoso grupo de rap, los llamó “terroristas musicales”. Según el artista, los embajadores cubanos han llegado a referirse al grupo en términos no muy amistosos, en diferentes apariciones públicas.


Pero Orishas volvió a la carga con “Ámame como soy yo”, una tácita respuesta a Silvio Rodríguez, ahora con la versión de un clásico tema de otro grande de la trova, Pablo Milanés, quien también se ha mostrado crítico con el gobierno de la isla desde hace años.

Según Yotuel, con “esta canción venimos a rescatar todos esos derechos que están prohibidos”. Para el cantante, la naturaleza de la obra está en manifestar a tus contrarios políticos: “díganme todo lo que quieran, pero así soy yo y si yo les respeto, ustedes también tienen que respetarme a mí”.

El rapero cree que ese es el deseo de “muchos cubanos que luchan por la libertad de expresión, por la libertad de sentimiento para acabar con esta dictadura que no solo te quiere callar, sino también controlar tus sentimientos”.

 

 

El músico cubano, también actor, sabe el poder que “ejerce un estado como es Cuba en presionar a familiares y amigos”. Sin embargo, no esperaba sentir “el rechazo de mi familia (…) había una parte que no quería saber nada más de mí”.

Yotuel, quien además es ciudadano español, celebró el pluripartidismo y la posibilidad de votar libremente por diferentes opciones políticas o ideológicas. “Qué triste que esto no pueda ocurrir en Cuba, qué triste que por yo expresar mis sentimientos públicamente y decir que yo no soy de un sector ideológico como pueda ser parte de mi familia, se me aparte”.

El artista está optimista en que llegará otro momento para su país natal. “Ahora más que nunca los jóvenes estamos entendiendo la fuerza de la democracia. Para mí es muy importante que esta lucha continúe con nuevas ganas de cambio”, afirmó Yotuel.

El grupo de rap cubano Orishas tiene editados siete discos oficiales y ha vendido más de 750 mil copias de sus CD en Europa. Han sido nominados tres veces a los premios Grammy, y su colaboración con los boricuas de Calle 13 en el tema “Pal norte” (2007), mereció Latin Grammy como Mejor Canción Urbana.