Única sobreviviente de accidente aéreo cumple 23 años

Celebra sus 23 años de edad la cubana Mailén Díaz Almaguer, única sobreviviente a la caída de un avión con 113 pasajeros, un desastre ocurrido en La Habana el 18 de mayo del 2018
Mailén Díaz Almaguer
 

Reproduce este artículo

La cubana Mailén Díaz Almaguer, única sobreviviente de la caída de un avión en La Habana en el 2018, celebró este jueves sus 23 años de edad.

“Mi día en 4 palabras 'Gracias Dios por tanto'”, publicó Díaz Almaguer en su página de Facebook. Además, compartió una fotografía entre flores y dulces durante la celebración de su natalicio.

Mailén sobrevivió a la caída de un avión Boeing 737-200 rentado a una compañía mexicana por Cubana de Aviación, desastre que dejó más de un centenar de muertos hace tres años. Según especialistas, la joven salió disparada de la aeronave tras el choque, por lo que se salvó de la fuerte explosión que provocó severas quemaduras y la muerte a todos los pasajeros.

Vivió un largo y complicado proceso de recuperación en los hospitales “Calixto García” y “Hermanos Amejeiras”, y en el Centro Internacional de Restauración Neurológica (Ciren), que incluyó la amputación de una de sus piernas.


Tras superar física y emocionalmente el traumático hecho –en el que también pereció su pareja amorosa–, la joven comparte mensajes motivacionales en redes sociales donde es muy querida por miles de cubanos.

“Lo más bonito en la vida es sentirte orgullosa de quién eres, creer en ti, verte al espejo y amarte, saber que has podido con todo y que podrás siempre, el amor propio es una de las cosas más importantes, porque nunca dejarás que alguien te haga creer que vales menos”, escribió la joven en Facebook, a mediados de agosto del 2019.

La aerolínea mexicana Global Air operaba el vuelo 972 de Cubana de Aviación que se estrelló el 18 de mayo del 2018 cerca del Aeropuerto Internacional “José Martí”, en la capital cubana. El accidente que segó la vida a 112 personas se produjo, según las fuentes oficiales, por un “error humano”.

La aeronave cayó en un área de cultivocerca del municipio de Santiago de las Vegas, poco después de despegar en el aeropuerto con destino a la ciudad cubana de Holguín.

Informes a partir del análisis de los datos recogidos por los registradores de vuelo (cajas negras) de la aeronave, y otras investigaciones, arrojaron como la causa más probable del accidente “las acciones de la tripulación y sus errores en los cálculos de peso y balance, que conllevaron la pérdida de control y desplome de la aeronave durante la etapa de despegue”, según una nota oficial del Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba citada por el medio oficial Cubadebate.