Régimen sigue fomentando actos de repudio contra críticos: llegó el turno de Valdés Cocho

En su desesperación por aparentar unidad popular y apoyo masivo a la pretendida “revolución”, el régimen sigue fomentando actos de repudio. Este sábado fue el turno del joven periodista independiente Héctor Luis Valdés Cocho
Héctor Luis Valdés Cocho
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano, en su desesperación por aparentar unidad popular y apoyo masivo a la pretendida “revolución”, sigue fomentando los actos de repudio contra todos aquellos críticos del sistema que han estado involucrados o han manifestado sus simpatías con las protestas y reclamos del Movimiento San Isidro y el grupo 27N.

Este sábado fue el turno del joven periodista independiente Héctor Luis Valdés Cocho, cuya imagen ha sido denostada durante las últimas semanas en varias emisiones del noticiero televisivo oficialista, en voz del vocero del régimen Humberto López.

“Y llegó el gran día de mi acto de repudio!!!”, denunció Valdés Cocho en su perfil de Facebook, donde compartió imágenes y un breve video de las personas que se aglomeraban en la calle donde se levanta el inmueble en el que reside, rentado, para corear en su contra y espetarle ofensas por su labor informativa y su desafecto al proyecto impuesto por el Partido Comunista y único de la isla.

Sin embargo, hasta el momento, a diferencia de actos de repudio anteriores como el recientemente hecho contra la comunicadora Iliana Hernández, una de las que se acuarteló en la sede del Movimiento San Isidro y realizó una huelga de hambre para exigir la liberación de Denis Solís, el dirigido a Valdés Cocho carece de masividad.

A raíz de ello, el joven escribió: “Si algo me está gustando de estos habituales actos de repudio es que cada día que pasa son menos los cubanos que se prestan para generar más odio entre hermanos”.

“Estoy rentado, mis vecinos no me conocen de ningún lado y, aun así, a pesar de los alaridos de la presidenta del CDR, llamando a la cuadra, pocas personas salen. Lo quiero ver y estoy más que seguro que es un triunfo. ¿Algo positivo o no?”, analizó.

Sobre lo que va siendo un fracaso para el régimen y sus simpatizantes, la usuaria identificada como Yanet Elena bromeó y comentó en el post de Valdés Cocho que no le estaban haciendo un acto de repudio digno. “Te tienen que hacer uno más grande y llamativo”, ironizó.

Otros, también en clave de humor, observaron que el acto no despegaba porque quizás los “invitados” a participar estaban esperando la merienda correspondiente o la guagua con las cornetas y los altavoces para intentar que la humillación a la víctima fuese mayor.

Acosado frecuentemente por los órganos represivos del régimen por su labor informativa, Valdés Cocho emplazó a inicios de este mes a sus homólogos de los medios oficialistas a darle honor a su profesión y no ser más voceros de un único partido.

“Sean honestos y denle honor a su profesión, no sean más voceros de un único partido. El periodismo es imparcialidad”, dijo a los pretendidos periodistas de los medios oficiales, pero en la práctica auténticos propagandistas de un régimen que se niega a democratizar la comunicación pública.

“No tienen por qué seguir órdenes. Solo el día que lo lleven a capítulo tendré el honor de llamarlos colegas… ¡Qué vergüenza de prensa! ¡Qué vergüenza de periodismo! ¡Qué vergüenza de gobierno!”, condenó el periodista independiente en varios momentos de su escrito de crítica y denuncia al oficialismo, compartido en su perfil de Facebook.

La causa de sus quejas estuvo en que en una emisión del noticiero del Sistema Informativo de la Televisión Cubana se le acusó de “mercenario” y “terrorista” por estar vinculado al Movimiento San Isidro y haber estado junto a la activista Anamely Ramos y el encargado de negocios de la Embajada de Estados Unidos en La Habana en una visita que éste hiciese al homónimo barrio habanero para interesarse por la salud del rapero Maykel “Osorbo”.