Cubana a vocero castrista Humberto López: “Eres un triste y como tal te recordarán”

El presentador Humberto López se ha convertido en uno de los rostros más visibles de la operación gubernamental de odio y difamación contra el Movimiento San Isidro y el grupo 27N
Humberto López en la Televisión Cubana
 

Reproduce este artículo

El presentador de televisión Humberto López, quien un par de años atrás engordaba su gris carrera repitiendo las sesgadas informaciones matutinas de la Televisión Cubana, hoy es muy mentado entre sus compatriotas. ¿Las razones? Las peores. Se ha convertido en uno de los rostros más visibles de la operación gubernamental de odio y difamación contra el Movimiento San Isidro y el grupo 27N.

López, ya había hechos sus pininos como contumaz ventrílocuo castrista en el programa Hacemos Cuba, el espacio de propaganda a favor de la precaria Constitución que hizo aprobar la dictadura. Sin embargo, indigna sobremanera la abyección del mencionado vocero, por lo visto y escuchado en sus apariciones durante los últimos días, entre lo que se incluyen manipulaciones, descalificaciones sin fundamentos y medias verdades utilizadas para enjuiciar en la prensa partidista a los artistas, activistas independientes, juristas y ciudadanos de bien que se han solidarizado con el MSI y sus demandas de libertad.

“Estos vídeos macabrones (sic) del Canal Caribe ya disecan al picadillo de mi paciencia. Humberto López, cuando pasen los años y veas para lo que te has prestado y para lo que te han cogido, no soportarás el peso de tu vergüenza”, opinó la cubana Gretther Yedra Rodríguez.

“El desprecio con que hablas es solo directamente proporcional a la estulticia que desprendes, compadre”, dijo en su perfil personal de Facebook la joven, conocida por sus canales de redes sociales Lluvia de Mayo, en los que con peculiar estilo recomienda literatura.

Y continuó: “Ese halo de cinismo con que intentas defenestrar al Profe [Julio Fernández], a Carlitos [Manuel Álvarez], a Iliana [Hernández], a todos los que han pasado por tu cuchilla, da vergüenza ajena. Eres un triste y como tal te recordarán. ¿Recuerdas esa frase `tristemente célebre´? Bueno, pues ya te tocará. Lo risible de todo esto es que la fuerza que hacen ahora ya no es verosímil; nadie les cree, recojan la serpentina. Esa dictadura cianótica que intenta salvarse mientras hunden y enlodan, transmite una repulsión sin límites. Esos teatros que andan formando en la televisión lo que dan es vergüenza”.

La Gretther Yedra comentó que cuando los cubanos creen que lo han visto todo del castrismo, cuando creen “que no pueden caer más bajo, te salen con estas tallas muyyyyyyyyyyyy cheas”.

“Están incitando al odio, están intentando justificar la masacre que sobrevendrá. Quieren, desesperadamente, exponer todas las causas que tienen a la mano para comenzar a fabricar causas a los que molestan, a los que disienten y estorban. Se vienen tiempos duros en Cuba y estos esbirros están moviendo todas las fichas para hundir a los cubanos en el más absoluto terror. Temo por la vida de Iliana, de Tania [Bruguera], de Carlos [Manuel Álvarez], de Denis [Solís], de Luisma [Otero], de Maikel [Osorbo]; temo por la vida de todos y cada uno de los que están en esa isla maldita de la desgracia”, terminó su post.

El rechazo hacia Humberto López y otros como Lázaro Manuel Alonso, cómplices de las injusticias que suceden ahora mismo en Cuba, no ha dejado impasibles ni a periodistas vinculados con los medios oficialistas.

El crítico de cine y televisión Joel del Río, con una larga trayectoria en medios e instituciones estatales cubanas, fustigó la semana anterior la campaña oficialista contra los artistas y activistas del Movimiento San Isidro y quienes se plantaron el 27 de noviembre delante del Ministerio de Cultura a exigir respeto a libertades y derechos humanos.

“Yo quisiera vivir en una Cuba cuya televisión jamás le conceda a Humberto López, ni a otros tan irresponsables como él, el derecho a denigrar, manipular e instigar a unos contra otros, y mucho menos le diera el derecho a sembrar en la mente del espectador la infamia de que inconformidad es sinónimo de mercenarismo, y también le quiten la posibilidad de confundir la necesidad de diálogo de unos con las agendas entreguistas de otros. Si no le otorgan rápido un puesto diplomático, muchos cubanos padeceremos su retórica del odio”, expresó del Río.