Indignante: régimen organiza acto de repudio contra Iliana Hernández

Una turba convocada por el régimen castrista se congregó frente a la casa de Iliana Hernández y la sometió a un acto de repudio, lleno de gritos, ofensas y mentiras
Acto de repudio contra Iliana Hernández
 

Reproduce este artículo

Una multitud convocada por el régimen cubano se congregó frente a la casa de la opositora Iliana Hernández para hacerle un acto de repudio este 8 de diciembre, como puede verse en las imágenes que compartió Hernández a través de CiberCuba.

Hernández, que reside en la localidad de Cojímar, confirmó que ninguno de los presentes era de la zona, lo que confirma las prácticas del régimen: reunir personas ajenas al barrio para intentar avasallar y denigrar al disidente.

En las imágenes se escucha música de fondo y son visibles personas encargadas de organizar y conducir el bochornoso espectáculo. Hay banderas cubanas, carteles con consignas oficialistas, entre otros afeites con que el castrismo adorna estos acontecimientos.

Hernández ha estado sometida a estricta vigilancia policial y obligada a permanecer en su casa desde que fuera liberada por el régimen el 26 de noviembre en la noche.

Horas antes, la policía y la Seguridad del Estado desalojaron la sede del Movimiento San Isidro donde se encontraba junto a una decena de manifestantes pacíficos, quienes pedían la liberación del músico contestatario Denis Solís.

La víspera, había denunciado los movimientos de los agentes alrededor de su casa a través de un corto video.

A los medios independientes han llegado las denuncias de las profesoras Omara Ruiz Urquiola y Anamely Ramos, el artista Luis Manuel Otero, el colaborador de ADN Cuba Esteban Rodríguez, entre otros.

Las manifestaciones del Movimiento San Isidro comenzaron el 18 de noviembre, como medio para exigir la liberación de Solís, injustamente encarcelado y sometido a un juicio sumario, sin garantías legales. Como respuesta, varios integrantes de la organización comenzaron una huelga de hambre.

El desalojo de la casona ubicada en Damas 955 provocó una protesta de varios artistas e intelectuales ante el Ministerio de Cultura a favor de más libertades y respeto a los movimientos opositores, tildada por algunos como demasiado conciliadora con el régimen y celebrada por otros por su contenido contestatario.