Acto de repudio a vidrieras de ETECSA apedreadas durante un apagón

De acuerdo con el medio oficialista Radio Sierra Maestra, el 19 de mayo se realizó en el municipio un 'acto de reafirmación revolucionaria', como le llaman a los actos de repudio
De acuerdo con el medio oficialista Radio Sierra Maestra, el 19 de mayo se realizó en el municipio un 'acto de reafirmación revolucionaria', como ellos le llaman.
 

Reproduce este artículo

Autoridades y seguidores del régimen cubano realizaron un nuevo 'acto de repudio' en las oficinas de Etecsa y un establecimiento del CIMEX del municipio Guisa, provincia Granma, que fueron apedreados el 18 de mayo durante un apagón en la ciudad.

De acuerdo con el medio oficialista Radio Sierra Maestra, el 19 de mayo se realizó en el municipio un 'acto de reafirmación revolucionaria', como ellos le llaman.

El acto fue "en repudio a los hechos ocurridos en la noche del 18 de mayo en un establecimiento de Cimex y la oficina comercial de Etecsa, donde un elemento inescrupuloso aprovechando un fallo del fluido eléctrico apedreó cristales de ambas instalaciones, intentando empañar la tranquilidad ciudadana y la imagen de la Revolución Cubana",

Seguidores del régimen cubano gritaron consignas oficialistas como ¡Viva la Revolución Cubana!, ¡Viva el Partido! , ¡Viva Fidel!, ¡Viva Raúl!, ¡Viva Diaz-Canel!.

Habitualmente, el régimen de La Habana realiza actos de repudio contra activistas, periodistas y opositores. Sin embargo, en los últimos meses ha creado una nueva modalidad: actos "de reafirmación" a paredes y establecimientos estatales que tengan carteles o sean vandalizados.

En enero de 2022, un grupo de estudiantes cubanos menores de edad realizó uno de estos actos recitando versos de José Martí ante la pared azul y vacía de una oficina de ETECSA en la Villa Panamericana, La Habana, donde días antes había aparecido un cartel opositor.

También a finales de enero pasado autoridades cubanas y personas afines al régimen de La Habana realizaron un acto de repudio ante una pared de Santos Suárez, La Habana, donde apareció un cartel contra el gobernante Miguel Díaz-Canel.