Régimen prohíbe que activistas y diplomático socorran a Maykel Osorbo

La activista e historiadora de arte, Anamely Ramos, denunció que la policía del régimen prohibió que pudiera acceder a la residencia donde se encuentra en La Habana Vieja, el huelguista del Movimiento San Isidro, Maykel Castillo “Osorbo”
Prohíben a activistas y diplomático socorrer a Osorbo. Foto: Katherine Bísquet
 

Reproduce este artículo

La activista e historiadora de arte, Anamely Ramos, denunció a través de una transmisión en vivo por la página de Facebook de ADN Cuba, que la policía del régimen prohibió que pudiera acceder a la residencia donde se encuentra en La Habana Vieja, el huelguista del Movimiento San Isidro, Maykel Castillo “Osorbo”.

Ramos, logró salir de su residencia -sitiada por agentes de la Seguridad del Estado y el Ministerio del Interior-, en el auto del encargado de Negocios de la Embajada Estados Unidos en La Habana, Timothy Zúñiga-Brown. La activista por la democracia en la isla, señaló que pidió al diplomático estadounidense que la trasladará hasta donde se encuentra el rapero contestatario Maykel Osorbo, cuya salud está en peligro luego de permanecer más de una semana en huelga de hambre.

La policía política ubicó una patrulla frente a la casa donde se encuentra Osorbo e impidió que pudieran si quiera acercarse al lugar. El activista y reportero independiente, Héctor Luis Valdés Cocho, quien acompañaba también a Anamely Ramos, señaló a ADN Cuba:“Intentaron abrir el carro del embajador para sacarme de ahí. El diplomático no accedió, declarando que era una ilegalidad”.

Ramos señaló que en la residencia donde se encuentra Maykel Osorbo, apenas hay cobertura a Internet, y no pueden dar seguimiento a su estado de salud. Indicó además, que se desconoce cómo tiene la glicemia y que el huelguista había expresado que sentía muchos dolores.

Exijo al gobierno que lo dejen salir de donde se encuentra, que me dejen llegar, verlo y trasladarlo a un lugar seguro. Si el gobierno cubano tiene la mínima intención de que viva me tienen que dejar llevarme a Maykel. Me comprometo que lo revisará un médico de nuestra confianza. Él se niega a recibir asistencia médica del régimen”.

“Hago un llamado a la Unión Europea, al Vaticano, a diplomáticos, que miren lo que está pasando en Cuba. Necesitamos que se pueda ver a Luis Manuel Otero. Hay que sacar a Denis Solís, para que ellos puedan salvarse”, acotó la activista en una directa realizada desde la casa de Esteban Rodríguez, colaborador de ADN Cuba e integrante del Movimiento San Isidro y cuya residencia también se encuentra bajo el cerco policial.

 

Un grupo de activistas, artistas y periodistas independientes se atrincheraron en la sede del Movimiento San Isidro para que sea liberado el joven músico Denis Solís González, condenado a ocho meses de prisión por ‘desacato’, tras ser detenido violentamente el 9 de noviembre de 2020, en las calles Habana y Paula, a unas cuadras de su casa, y le realizaron un juicio sumario dos días después.

Algunos iniciaron una huelga de hambre, ante el acoso sistemático de la policía política, y no recibir una solución ante la arbitrariedad cometida contra Solís.

Los huelguistas y el resto de los activistas, acuartelados en el local de  Damas 955 en La Habana Vieja, fueron desalojados luego de un operativo policial que terminó abruptamente, y de manera violenta, la protesta pacífica para exigir la libertad Solís. Horas después del arresto arbitrario, fueron puestos en libertad, aunque sus viviendas permanecen desde entonces con vigilancia policial.

Luis Manuel Otero, líder del Movimiento, dijo estar dispuesto a volver a San Isidro, pero la policía se lo impide. Luego de la liberación, lo llevaron a casa de la poeta y activista, Katherine Bisquet, pero él insistió en regresar a su sede, donde está prohibido el paso, por lo que volvió a ser apresado.

Luis Manuel Otero Alcántara se le prohibió regresar a su casa y presuntamente se le tiene contra su voluntad en el hospital Manuel Fajardo. Va para nueve días en huelga de hambre, al igual que Maykel “Osorbo” Castillo, y no la van a dejar hasta que liberen a Denis Solís, por lo que representa para Cuba, señaló la historiadora de arte y activista, Anamely Ramos, en otra transmisión por Facebook.