Díaz-Canel le declara la guerra al Movimiento San Isidro

“Algunos se empeñan en protagonizar shows mediáticos contra la Revolución, envenenando y mintiendo en las redes. El pueblo revolucionario cubano dará el combate”, afirmó el presidente designado de Cuba, desde una postura beligerante
Díaz-Canel le declara la guerra al Movimiento San Isidro
 

Reproduce este artículo

El presidente Miguel Díaz-Canel, designado por el general Raúl Castro para administrar su dictadura, se refirió en un tuit a los sucesos relacionados con el Movimiento San Isidro y la solidaridad recibida por estos activistas tanto de gobiernos y organizaciones internacionales, como de muchos cubanos dentro y fuera de la isla.  

“Cuba soberana no acepta injerencias”, expresó al compartir un texto publicado en el diario del Partido Comunista, Granma, donde tratan de presentar al MSI y los actos espontáneos de solidaridad como un supuesto plan de Estados Unidos. 

Díaz-Canel escogió lanzar un mensaje beligerante al compartir un artículo de Granma donde se menciona al Movimiento San Isidro: “Algunos se empeñan en protagonizar shows mediáticos contra la Revolución, envenenando y mintiendo en las redes. El pueblo revolucionario cubano dará el combate”, continúo en su tuit Díaz-Canel, apoyando tácitamente la violencia contra los activistas pacíficos, que se ha intensificado.

“Los funcionarios del Gobierno de Estados Unidos, Mike Pompeo, secretario de Estado; Michael Kozak, subsecretario interino de la Oficina de asuntos del hemisferio occidental del Departamento de Estado, y Mara Tekach, coordinadora de la Oficina de asuntos cubanos del Departamento de Estado, han intervenido en estos días, de manera reiterada y sin ningún recato, en los asuntos internos de nuestro país”, se dice en el libelo comunista, bajo la firma del agente de la Seguridad del Estado Raúl Capote.

Aunque lo asegurado el Granma, y apoyado por el mandatario castrista, no se aparta del relato habitual del régimen, llama la atención que este viernes a los cientos de cubanos plantados fuera del Ministerio de Cultura, les hicieron creer que otros aires comenzarían a soplar para el MSI, incluyendo el cese de su demonización en los medios de propaganda, algo que no ha sucedido.   

“La actitud injerencista de estos políticos yanquis en apoyo al denominado Movimiento San Isidro es violatoria de las leyes internacionales y de los principios de respeto que deben existir entre dos países vecinos”, aseguraron en Granma, aunque nada impide que pueblos y gobiernos extranjeros se solidaricen con civiles violentados en protesta pacífica, como es el caso.

Capote afirma en el Granma otra falsedad: que “el Gobierno de EE.UU. busca a toda costa un pretexto que le permita escalar la situación, creada por ellos mismos”, desconociendo los reclamos justos del MSI y los muchos sectores que los apoyan. Y ante esto, Díaz-Canel se limita a repetir lo escrito por un agente de la Seguridad, y muestra una vez más su poca capacidad de estadista, su efectiva continuidad de la dictadura.